Menu
El barco y el avión

El barco y el avión

Perfiles Políticos  Fran...

Industria y Senado firman Acuerdo Nacional por una Nueva Economía del Plástico

Industria y Senado firman Acuerdo N…

 Publicado: Jueves, 05 Di...

Peligra aprobación de Etiquetados

Peligra aprobación de Etiquetados

Invierten millones de d...

Sensata actitud de legisladores en el asunto del outsourcing

Sensata actitud de legisladores en …

LOS CAPITALES EDGAR GONZ...

Mediciones de Popularidad

Mediciones de Popularidad

DE FRENTE Y DE PERFIL  ...

Mujica: anteponer la política por sobre la economía y el mercado

Mujica: anteponer la política por s…

Diario Ejecutivo   ...

Designa Senado a Margarita Ríos-Farjat ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación

Designa Senado a Margarita Ríos-Far…

La nueva integrante de la...

Prev Next
Viernes, 6 Diciembre 2019
19:48:29

¿Puede (y debe) Argentina dejar de pagar la deuda externa?

¿Puede (y debe) Argentina dejar de pagar la deuda externa?
 || sputniknews
 

No importa el país. Las deudas externas no permiten desendeudarse. Sputnik conversó con dos economistas especializados en el tema: Beverly Keene y Alejandro Olmos Gaona, que explican cómo son ilegales e ilegítimas las cláusulas con los acreedores y las maniobras de los políticos para seguir pagando, una lógica que impera en el hemisferio sur.

 

Días después de que el presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, anunciara que no reclamará los 12.300 millones de dólares restantes del préstamo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), cabe preguntarse por las consecuencias a las que deberá someterse el país para lograr cumplir con los vencimientos de la deuda pública más gigantesca de su historia.

"Nosotros estamos convencidos de que la única manera de avanzar es romper con la lógica de endeudamiento. Hoy se habla de quita, de prolongar plazos, de pagar más suavemente, pero sabemos, por lo que ha pasado en la historia, que eso es un camino a mayor endeudamiento", dijo a Sputnik Beverly Keene, economista estadounidense radicada en Argentina, especializada en deuda externa, organismos multilaterales de crédito y tratados de libre comercio.

 

También docente de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Keene ha fundado y coordina la red tricontinental Jubileo Sur/Diálogo 2000 que aboga por la abolición de la deuda externa para todos los países del hemisferio sur. La experta representa a organizaciones que se oponen a seguir pagando una deuda que juzgan ilegítima e ilegal.

 

A su juicio, la postura sumisa de todos los gobiernos desde el inicio de la vuelta de la democracia debe ser cuestionada por no oponerse mediante acciones legales y alternativas a un sistema que consideran de perpetua dependencia.

"Desde el inicio de la última dictadura militar [1976-1983], la deuda pública argentina ha crecido de 8.000 millones de dólares a casi 350.000 millones, y en ese mismo tiempo ya hemos pagado más de 550.000 millones de dólares [acumulados]", aseguró Keene.

Argentina tiene hoy una deuda equivalente a casi el 95% de su PBI, más de la mitad emitida durante la presidencia de Mauricio Macri. Se encuentra en el puesto 33 en el ranking de los países más endeudados del mundo, con el diferencial de que sufre de una grave restricción externa (falta de divisas) y está sumido en una profunda recesión, con una caída estimada del 3% de su PBI para 2019, además de una inflación anual de 50%.

La deuda insostenible

 

Para Keene, la continuidad de la dependencia con los acreedores del mercado financiero resigna una verdadera soberanía nacional, ya que cede jurisdicción a tribunales internacionales. Es decir, se vuelve rehén de la deuda, lo que termina desfavoreciendo las necesidades internas del país. Por ejemplo, impide la puesta en marcha de un modelo que priorice el bienestar de los ciudadanos en simultáneo con el cuidado del medioambiente.

 

En ese sentido, la economista aseguró que la única manera de que Argentina pueda afrontar su nivel actual de deuda es a través de más deuda, de aumentar impuestos o regalías o de emisión monetaria, y en todo caso de insistir en la explotación de los recursos naturales mediante la extracción de hidrocarburos y minerales y la agroganadería no sustentable, principales fuentes de dólares necesarios para seguir pagando.

"Tenemos una América Latina convulsionada porque todos los pueblos están experimentando las consecuencias del mismo sistema, la aplicación de la misma lógica. Tenemos el desafío de construir alternativas, que empiezan en casa, no van a venir de afuera", insistió.

La deuda incuestionada

"A Alberto Fernández lo único que se le ocurre es que va a pagar. Pedirá una moratoria, por dos años o por tres, pero va a pagar, sin quitas y sin discutir nada", criticó Alejandro Olmos Gaona, historiador y experto en derecho internacional, durante una ponencia sobre la deuda argentina en Buenos Aires, organizada por Diálogo 2000.

 

Peso argentino y dólar estadounidense
© AP PHOTO / NATACHA PISARENKO
Olmos es hijo del reconocido abogado y político argentino del mismo nombre, quien condujera durante 18 años la mayor auditoría de los mecanismos fraudulentos de endeudamiento durante la dictadura militar. La causa Olmos terminó en el año 2000 y dio por probados más de 470 actos ilícitos que no llevaron a condenas por estar prescritos los cargos; ni a la nulidad, apelación o reducción de la deuda.

 

"Una cosa son los discursos en televisión contra el imperialismo y contra Macri y otra cosa es accionar. La deuda no es solo de Macri, es de la mayor parte de la dirigencia política con representación parlamentaria porque el presidente no emitió un solo bono que no haya sido autorizado por el Congreso", remarcó Olmos Gaona.

La deuda infinita

Olmos Gaona fue quien encabezó la auditoría de la deuda externa de Ecuador durante la presidencia de Rafael Correa (2007-2017). A su juicio, todas las deudas, sin importar el país, responden a un sistema jurídico estructurado a favor de los acreedores, con cláusulas leoninas, que han tenido siempre del lado local a funcionarios dispuestos a permitir el ultraje y que siempre se vieron beneficiados en carácter personal a través del tráfico de influencias.

Como ejemplo, el experto mencionó lo ocurrido durante la dictadura, período en el que se liberó el mercado bancario para inaugurar la especulación financiera, se quintuplicó la deuda externa y se estatizó las deudas en dólares de las principales empresas privadas del país, un rescate financiero inédito en la historia.

 

Asimismo, cuestionó la manera en que el Gobierno de Macri lanzó en 2017 bonos a 100 años por 2.750 millones de dólares a tasa del 7% anual, anticipándose expresamente a la crisis que llegaría en 2018, con emisión de deuda por la que fue cuestionado el entonces ministro de FinanzasLuis Caputo.

 

Caputo, amigo de la infancia del presidente Macri, renunció finalmente a su cargo, acusado de ser titular de empresas que compraron estos títulos públicos desde el extranjero así como de ocultar de su declaración jurada el figurar en sociedades opacas radicadas en paraísos fiscales.

"Hay montones de cosas para cuestionar la deuda, pero claro, para ponerlo en funcionamiento hay que tener poder político o hay que movilizarse o denunciarlo, no quedarse callado. El FMI hizo un préstamo político para sostener a un presidente no porque la economía permitiera que se pagara. Esto serviría para hacer un planteo en la Justicia argentina, en la Asamblea de Naciones Unidas. ¿Pero quién se anima?", se preguntó Olmos.

Más en esta categoría: « México felicita a Alberto Fernández
volver arriba
Viernes, 6 Diciembre 2019
19:48:29