Menu
¿Por qué los maestros apoyan a Delfina?

¿Por qué los maestros apoyan a Delf…

Diario Ejecutivo  Esce...

El Abstencionismo, principal enemigo a vencer en estas elecciones: Ivonne Álvarez

El Abstencionismo, principal enemig…

A poco menos de dos seman...

PRI puesto para discutir temas de seguridad, después de elecciones de 4 junio

PRI puesto para discutir temas de s…

Javier Bárcenas El vicec...

Lecciones para el cinco de junio

Lecciones para el cinco de junio

DE FRENTE Y DE PERFIL  R...

EPN, Videgaray, Meade… ¡asesinaron nuestra economía!

EPN, Videgaray, Meade… ¡asesinaron …

ÍNDICE POLÍTICO FRANCISC...

Militares podrán mancomunar sus créditos de vivienda con el de sus cónyuugues derechohabientes del ISSSTE

Militares podrán mancomunar sus cré…

Los integrantes del Ejérc...

Narro, "El Nopalito" de Videgaray

Narro, "El Nopalito" de V…

ÍNDICE POLÍTICO FRANCI...

Portal: corrupción “muy grande” en México, pero sin facultades para "pescar peces gordos"

Portal: corrupción “muy grande” en …

Ciudad de México, Méxic...

Las unidad del hundimiento

Las unidad del hundimiento

Libros de ayer y hoy Ter...

Prev Next
Lunes, 29 Mayo 2017
12:05:01

Fin a interdicción económica: China

Fin a interdicción económica: China

Columnaria

Juan Chávez

China va a fondo contra Donald Trump.

 

Nada de proteccionismo y aislamiento en materia comercial.

Pugna por un desarrollo abierto, una economía mundial abierta.

Y como reconoce que el comercio es el motor de la economía, lanza un proyecto que incluye el desarrollo de todos los países y su participación en un comercio que a “todos beneficie”.

El presidente de China, Xi Jimping, acaba de anunciar el plan que pretende poner punto final al rezago de los países en desarrollo y de los llamados emergentes, entre los que figura México.

No quiere, para decirlo claro, que existan países  interdictos que por no estar debidamente desarrollados, dependen de los altamente desarrollados y su miseria se convierte en el acelerador del terrorismo, la migración de gentes, los millones de refugiados y los problemas que son el lastre del mundo.

Belt and road es el plan anunciado por el mandatario chino como “el proyecto del siglo que beneficiaría a todo el mundo”.

Es la respuesta directa, en otras palabras, al “America firts” que el neoyorkino impulsa desde la Casa Blanca, como el exclusivismo que ha puesto en marcha para volver “hacer grande a los Estados Unidos”.

En los tiempos que corren la contienda entre las potencias, no es por las ideologías, como en la “guerra fría”.

En los tiempos actuales, el comercio, como sustento de la economía en todos sus roles, es la disputa.

Y China se mete a ella, con muchos millones de dólares. Con chingo y medio de billetes verdes, diría el opinador colectivo.

Ya no es el “Libro Rojo” de Mao que en aquellos primeros años de la segunda mitad del siglo pasado circuló clandestinamente  para convencer a las juventudes de que la vía del comunismo era la solución a los problemas que aquejaban a las naciones.

Ahora, según lo definió el mandatario chino, se trata de invertir en infraestructura para que los países despeguen realmente hacia el desarrollo y participen de un comercio mundial que se sustente en tratados regionales.

Para ello, Jimping comprometió millonaria cantidad de dólares a los países que se tambalean en el subdesarrollo y constituyen la masa de los interdictos económicos.

También anunció la inversión de dos billones de dólares (millones de millón) en apoyo a la importación de la producción de las naciones atrasada por los próximos cinco años.

Sacarlos pues de esa posición de interdictos en que doctrinariamente no fue posible rescatarlos y ahora, con la nueva “ruta de la seda” y un cinturón o red de comercio, China se dispone hacerlo.

China le apuesta a la globalización y prende motores por un comercio mundial.

Con un eclecticismo así –un socialismo-capitalismo de tambor batiente—China busca crear un camino de paz, inclusividad y libre comercio.

Algo que el mundo demanda a gritos y que entraña, según el presidente chino abandonar “modelos antiguos que se basan en juegos de rivalidad y poder diplomático”.

En otras palabras, China se adueña de la baraja política-económica con todo y comodín y deja a Trump con sus necedades aislacionistas, proteccionistas y unipersonales en ese modelo de “America first” con el que está casado.

Claro que en la China convertida en el “Tigre asiático” predominan los capitales de las trasnacionales. La diferencia estriba en que el gigante de Asia supo jugar a las “escondidillas” y sin abandonar sus teorías socialistas se montó, con dinero extranjero, en la posición de potencia comercial número uno.

Un eclecticismo de gloria que se dispone escalar todos los cielos.

volver arriba

"Si no puede, sepárese del cargo", Rocío Nahle a Coldwell

Lunes, 29 Mayo 2017
12:05:00