CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Justo en medio de las precampañas, cuando el PRI sigue en tercer lugar y crecen las versiones sobre el estancamiento del aspirante presidencial priista, José Antonio Meade –y su eventual sustitución por Aurelio Nuño–, estalló una bomba política que implica también al principal factor de poder en el gobierno de Enrique Peña Nieto: Luis Videgaray.