Sus victimarios lo despojaron de una fuerte suma de dinero que había obtenido por la hipoteca de su casa.

En el momento en que iba a abordar su vehículo, marca Honda, los de la motocicleta se le acercaron y, sin mediar palabra alguna, le dispararon en varias ocasiones y se apoderaron de un portafolio que portaba la víctima y se dieron a la fuga.

Aunque algunos medios locales ya lo dan por muerto, Rueda se debate entre la vida y la muerte, en un nosocomio de la localidad.

Sus colegas informaron que Omar Rueda tenía más de cinco años que había dejado el periodismo, razón por la que creen que su ataque se debió más por asaltarlo.