Menu
El papa, pacificación y reconciliación con sus efectos

El papa, pacificación y reconciliac…

Libros de ayer y hoy Ter...

Migrantes, Border Patrol Mexicana y Durazo

Migrantes, Border Patrol Mexicana y…

TAL CUAL Luis Carlos Rod...

Desgaste y zozobra

Desgaste y zozobra

ENTRESEMANA MOISÉS SÁNCH...

Oportunismo y desvergüenza

Oportunismo y desvergüenza

Juan Chávez La comodidad...

La concordia pro priista

La concordia pro priista

ACTA PÚBLICA Claudia Rod...

Resistencia al cambio. Los infiltrados en el próximo gobierno

Resistencia al cambio. Los infiltra…

ÍNDICE POLÍTICO FRANCISC...

Priistas Testimoniales

Priistas Testimoniales

DE FRENTE Y DE PERFIL  R...

Afectara el recorte a los más vulnerables

Afectara el recorte a los más vulne…

DIARIO LEGISDLATIVO  Ped...

La historia giró. Hace millones de años cayó un meteorito en Yucatán

La historia giró. Hace millones de …

Puntos Cardinales 16-07-1...

De Tailandia a México

De Tailandia a México

La Costumbre del Poder *...

Prev Next

Sucesión presidencial III/X

Sucesión presidencial III/X

La Costumbre del Poder

*Si optan por el gobierno de coalición para transitar a la verdadera reforma del Estado, pudiera considerarse como una solución definitiva, lo que abre la interrogante sobre el acuerdo más difícil de lograr: coalición, sí, ¿encabezada por quién?

 Imágenes integradas 2Imágenes integradas 3

Gregorio Ortega Molina

No hay organismo político ajeno a alguna de las diversas modalidades de corrupción. Los que no ceden por ambición, lo hacen por el miedo que les infunden las amenazas.

Esa debilidad por los haberes y el poder fracturó al presidencialismo imperial, lo colocó fuera de toda ética, moral, legalidad y norma política. Fechar el inicio o la piedra de toque de esa decadencia es difícil, porque lo mismo puede concederse la razón a José López Portillo, que así como se autoproclamó el novato de oro de Los Pinos, también decidió nombrarse el último presidente de la Revolución.

O también pensar en cómo evitó Miguel de la Madrid Hurtado que México se le deshiciera en las manos. Hay un hecho incuestionable, el poder presidencial quedó tan debilitado que Carlos Salinas de Gortari debió compartirlo todavía más, y negociar, en contra de sus propios intereses y los de los mexicanos -quizá fue a la inversa, y su claudicación nos benefició-, su legitimación con el PAN. A riesgo de que el lector me considere repetitivo, le recomiendo la lectura del libro de Martha Anaya: 1988: año que calló el sistema.

     ¿Cómo podrán, entonces, encontrar al candidato adecuado para el tiempo de transición que se requiere, pues el poder está más fracturado que los segmentos electorales que podrían llevarlo a ejercer una Presidencia de la República vacía, sin fuerza ni respaldo?

     La experiencia de Jaime Rodríguez Calderón es un atisbo de lo que pudiera ser una solución intermedia -sin llegar a la conceptualización y articulación de otro modelo político-, a pesar de que el gobernador de Nuevo León resultó un mediocre, sin mayores atributos humanos y políticos.

 

Imágenes integradas 4

     Las alianzas electorales son un espejismo, porque se establecen compromisos para hacerse con la silla del águila, pero se posponen las verdaderas y urgentes necesidades para solucionar los problemas estructurales del tipo de gobierno que, a duras penas, funciona.

     La fragmentación del electorado lleva a los profesionales de la política y a los analistas a encontrar, en los gobiernos de coalición, una solución, cuya principal dificultad es su operatividad y su transitoriedad. ¿Qué te toca a ti, y qué me toca a mí?

     Si optan por el gobierno de coalición para transitar a la verdadera reforma del Estado, pudiera considerarse como una solución definitiva, lo que abre la interrogante sobre el acuerdo más difícil de lograr: coalición, sí, ¿encabezada por quién?

     En mi vida profesional de periodista sólo conocí a un político dispuesto a ceder, a descender, a ser humilde para lograr acuerdos: Fernando Gutiérrez Barrios. Hoy no existen.

     Mañana, algo sobre la fragmentación del electorado.

Del Demonio de Sócrates. ¿Qué llevará EPN al Salón Oval? ¿Es suficiente con la dignidad? ¿Tiene idea del valor de México en la geoestrategia de seguridad regional y nacional de EEUU, y del auténtico peso de la economía fronteriza o de la riqueza que les produce la mano de obra legal e ilegal?

     Lo siguiente me lo narró uno de los asistentes a la primera reunión entre Miguel de la Madrid Hurtado y Ronald Reagan. Exigió el presidente de EEUU la entrega de la península de Baja California, y, con firmeza y dignidad, el señor de la Madrid Hurtado dijo NO.

     Después le confío a su testigo, sí, años después, que ese fue el momento más difícil de su presidencia. Decir NO a las pretensiones de los estadounidenses.

www.gregorioortega.blog 

Modificado por última vez enMiércoles, 25 Enero 2017 13:13
volver arriba
Martes, 17 Julio 2018
17:44:51