Menu
Sesión Permanente y la Paranoia Legal de México

Sesión Permanente y la Paranoia Leg…

Libros de ayer y hoy lai...

La magia de América… capitales del Amazonas

La magia de América… capitales del …

Glen Rodrigo Magaña Tres...

Videgaray no pifa

Videgaray no pifa

Columnaria Juan Chávez ...

Los bancos y la guerra electoral

Los bancos y la guerra electoral

Diario Ejecutivo•       C...

Mercancías y servicios ¡First!

Mercancías y servicios ¡First!

POR LA ESPIRAL Claudia L...

El Declive de Margarita Zavala

El Declive de Margarita Zavala

DE FRENTE Y DE PERFIL  R...

La guerra sucia caracteriza al sexenio de EPN

La guerra sucia caracteriza al sexe…

ÍNDICE POLÍTICO FRANCISC...

Títere de V. Putin

Títere de V. Putin

La Costumbre del Poder *...

Su rumbo lo perfiló hace meses al dejar la bancada del PRD

Su rumbo lo perfiló hace meses al d…

Palestra / Rodrigo Ramón ...

Espías sin conflicto

Espías sin conflicto

ENTRESEMANA MOISÉS SÁNCH...

Prev Next
Domingo, 25 Junio 2017
00:20:55

¿Suicidio?

¿Suicidio?

Columnaria 

Juan Chávez 

Concediendo que si se quitó la vida, cómo se hizo de la cuerda para colgarse de los barrotes.

 

Además, la inmediata baja del director y jefe de vigilancia del penal ¿no siembran más dudas?

No se hallaba solo, en la celda que ocupaba, se encontraban otras tres personas, sujetas a investigación y observación, como el “suicidado”.

El caso del presunto abusador sexual y asesino de Valeria, la niña de 11 años, debe traer de cabeza al gobernador Eruviel Ávila.

Por lo menos el Fiscal de Justicia del estado de México no va a encontrar descanso hasta que el alma de José Octavio N. deje de “perseguirlo”.

A los medios radiofónicos y televisivos, ese fiscal, igual que su jefe inmediato el secretario de Gobierno José Manzur, no cesó de contarle sus “cuentos”, basado en suposiciones, más que la veracidad del ahorcamiento.

Llegó a decir la barbaridad que se le encontró “amarrado” a los barrotes de la celda, en lugar de decir que se le había encontrado colgado de una cuerda, ahorcado, sin vida.

El hallazgo se dio a las cinco de la mañana, en que los otros tres ocupantes de la celda lo informaron a los custodios del penal de Neza Bordo.

¿Cómo no escucharon ningún ruido ni los estertores de la muerte del ahorcado?

¿A poco en la penumbra, sin hacer el menor ruido, amarró el cordón, se lo pasó por el cuello y se dejó caer? ¿En qué sostuvo el cuerpo?

El fiscal llegó a decir otra barbaridad: que en el área de observación e investigación no hay cámaras. Es creíble; pero hubo tres testigos. Los tres tendrán sueños tan profundos que no registraron ruido extraño alguno. ¿O le habrán ayudado?

Es más creíble pensar, por el horripilante crimen que cometió, que sus acompañantes en la celda le ahorcaron.

Dios, el de la justicia divina, en todo caso, pudo haberles dado una manita.

En fin, hay que esperar nueva investigaciones… porque los padres de Valeria no aceptan el “suicidio”.

volver arriba

"Si no puede, sepárese del cargo", Rocío Nahle a Coldwell

Domingo, 25 Junio 2017
00:20:55