Menu
López Obrador presenta dictamen con dos opciones viables sobre la viabilidad del Nuevo Aeropuerto

López Obrador presenta dictamen con…

https://es.rt.com/649q  ...

El regreso a clases en Acapulco del Ejército

El regreso a clases en Acapulco del…

ACTA PÚBLICA Claudia Rod...

Llegó el momento. No es tarea de un solo hombre. ¡Manos a la obra!

Llegó el momento. No es tarea de un…

ÍNDICE POLÍTICO FRANCISC...

La VW, ejemplo de abuso hacia México

La VW, ejemplo de abuso hacia Méxic…

Diario Ejecutivo  Por cu...

Propone el PAN a la Oposición Armar un Dique

Propone el PAN a la Oposición Armar…

DIARIO LEGISLATIVO  Pedr...

Aprovecha el Outlet Interjet 2018, Compra Ahora y Viaja de Ahora al 31 de Marzo de 2019

Aprovecha el Outlet Interjet 2018, …

  Hasta 70% de descu...

En la Renegociación del TLCAN, AMLO debe escuchar al sector social

En la Renegociación del TLCAN, AMLO…

Considera “México mejor...

La Reafirmación del FDN

La Reafirmación del FDN

DE FRENTE Y DE PERFIL  R...

¿Esclavitud o trata?

¿Esclavitud o trata?

La Costumbre del Poder *...

Prev Next

Oportunismo y desvergüenza

Oportunismo y desvergüenza

Juan Chávez

La comodidad de viajar para donde convenga, sin que nadie se atreva a pararlo en seco, es el paso que este domingo dio René Juárez Cisneros al renunciar a la dirigencia nacional del  PRI.

 

La debacle de la que fue parte aunque haya estado apenas  dos meses liderando al partido perdedor de las pasadas elecciones, le importó un carajo.

Había anunciado que permanecería en el tricolor “hasta que lo considerara necesario” y que “renunciaría si veía la necesidad de hacerlo”. Esto, agregó, “será en el momento oportuno”,

¿Oportuno para quién?

No hay duda, para él, que se va a la Cámara de Diputados para coordinar la mini fracción del Partido Revolucionario Institucional.

Así como ha actuado, así lo hizo en la campaña del candidato perdedor José Antonio Meade.

No lo empujó en ningún momento, no lo acercó a la militancia priista, considerada en más de 6 millones de miembros, supuestamente con credencial.

Ahora simplemente al anunciar su dimisión, lanzó un inoportuno llamado a la unidad y abogó por que “La transformación futura  del PRI debe ser del  tamaño de la derrota actual”.

Él obvio, se hace a un lado para no estorbar, se supone. No quiere entrarle al toro grande de la reestructura o nuevo nacimiento del  partido que deja resquebrajado, sin timón porque ya estaba roto desde hace tres años y que Juárez Cisneros terminó de destrozar.

Muchos de los viejos militantes se han alejado del  PRI. Ya no hay coyuntura para refundarlo. Entre otras razones, como ya lo hizo en dos ocasiones anteriores, tiene que cambiar de nombre y darse nuevos documentos.

En síntesis, requiere de moderna estructura y definición de ideología acorde con los sucesos del 1 de julio, que lo enterraron agónico, casi muerto… y ahora, sin dinero, empobrecido por su baja votación.

Ganar el 16% de los votos emitidos para Presidente, lo postra más ante una realidad que no se percibirá siquiera en las cámaras del Congreso de la Unión.

Viene un caudal de transformaciones a las leyes y a la Constitución también y como se trata de los cambios estructurales conseguidos por el Pacto de México nacido en las filas de Los Chuchos del PRD  y que Peña Nieto secundó, Juárez Cisneros no podrá oponerse porque traicionaría a lo que queda del PRI y a Peña mismo.

Juárez Cisneros pasará desapercibido, a  no ser que acepte “ser comprado” por la Morena de López Obrador para integrar la mayoría calificada que abra paso a los cambios de la Carta Magna, como la desaparición de la reforma educativa que tanto vitorearon Peña, Aurelio Nuño como titular de la SEP y Meade mismo.

Pero Juárez Cisneros se observará doblegado y humillado junto con la “fraccioncita” que va a coordinar en San Lázaro.

Lo más seguro es que Morena logre la alianza que necesita con la diputación del PRD… y pueque que con la del PAN, si es que aún no se apaga la rebelión iniciada por Ernesto Cordero, todavía presidente del Senado… hasta el 31 de agosto.

En fin: veo como salvador del angustiado partido a Jorge Carlos Ramírez Marín, a quien se le negó la candidatura al gobierno de Yucatán y el PRI sumó una derrota más.

Pero de que hay oportunismo y desvergüenza en Cisneros Juárez, no hay duda. ¿O no?

volver arriba
Viernes, 17 Agosto 2018
23:23:30