Menu
¿Sustitución o Complementariedad entre TV de Paga y OTT?

¿Sustitución o Complementariedad en…

 Radamés Camargo radames...

Cómo abrir una Cuenta Bancaria en México desde EU

Cómo abrir una Cuenta Bancaria en M…

· Puedes hacerlo a trav...

Califica Morena a Toledo de “machista”

Califica Morena a Toledo de “machis…

Reporte Especial Paga ...

Inaugurará Diconsa cuarto almacén granelero en Veracruz

Inaugurará Diconsa cuarto almacén g…

Ratifican a Héctor Vela...

La epidemia de infalibilidad de Estados Unidos

La epidemia de infalibilidad de Est…

PAUL KRUGMAN | nytimes ...

El emperador Trump está desnudo

El emperador Trump está desnudo

MADRID — Ya vimos est...

La Rambo económica y el trumpito

La Rambo económica y el trumpito

Diario  Ejecutivo  Las...

Homenaje a Sinatra de Laura Dickinson hoy Viernes 24 de Marzo en el Fra Angélico del CUC

Homenaje a Sinatra de Laura Dickins…

    * Este viernes pr...

Más de 2 millones de personas se agregaron a la población en pobreza

Más de 2 millones de personas se ag…

A inaugurar el foro “La p...

Impartir justicia es una gran responsabilidad

Impartir justicia es una gran respo…

Recibe “Doctor Honoris ...

Prev Next

scT2015

Sábado, 25 Marzo 2017
02:50:04

EUA exige más dinero a la OTAN

EUA exige más dinero a la OTAN

POR LA ESPIRAL

Claudia Luna Palencia

@claudialunapale

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) nos ha regalado 68 años de “paz revoltosa” a veces prácticamente prendida con alfileres, pero al fin y al cabo paz.

 

El nuevo orden mundial emanado después de finalizar la Segunda Guerra Mundial no nada más repartió una esfera de influencia entre los países vencedores  también edificó el entramado de grandes instituciones, el juego de reglas globales para construir sobre todo, el basamento del multilateralismo.

            Ese mismo edificio que el actual presidente Donald Trump pretende dinamitar rompiendo el orden de lo establecido, de hecho, desafiándolo para ir a contracorriente.

            Ni la OTAN ha quedado exenta de la controversia en una aldea global que no conoce de más Muro de Berlín ni de bloque soviético si bien la Guerra Fría adquiere un cariz 2.0 en medio de tres ejes disputándole la sábana del poder a Estados Unidos: China, Rusia y la Unión Europea (UE).

            Y la amenaza contra el sistema no es el comunismo sino el totalitarismo ideológico-religioso del Estado Islámico entretejido en una telaraña de terrorismo, miedo y destrucción.

            Es el  nuevo desafío para un club de miembros cuyo selecto precepto es el de conservar-velar por la paz  global y defenderse uno al otro en caso de que uno de los miembro sea atacado o reciba intimidaciones y amenazas reales contra su población civil.

            Tampoco es algo desconocido para el cártel pacificador que en las últimas  siete décadas han emergido de forma virulenta diversos conflictos bélicos algunos más largos y sangrientos que otros, por ejemplo: la Guerra de Corea en 1953  implicó un desembolso por  740 mil millones de dólares para la OTAN de los que Estados Unidos aportó el  79 por ciento.

            De acuerdo con información del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEES) la guerra de Vietnam (marcó a varias generaciones) significó para los miembros de la OTAN incrementar su gasto en defensa  tan sólo en 1968 a 782 mil millones de dólares. Estados Unidos  desembolsó 602 mil millones de dólares, cabe mencionar que la guerra de Vietnam duró 19 años  5 meses y 29 días.

            Después, en los tiempos de la carrera espacial, la guerra de las galaxias, y el posicionamiento tecnológico-militar bajo la égida de Ronald Reagan al frente de Estados Unidos,  la OTAN  también recibió sendas presiones para incrementar sus aportaciones militares en pro de la defensa y la paz global.

            Aunque sin lugar a dudas, el nuevo parteaguas  lo constituyeron los atentados del 11 de septiembre de 2001; ex-ante a los ataques terroristas en territorio estadounidense, la OTAN había cerrado su presupuesto militar  en 689 mil millones de dólares.

            Tras el 11-S y la convocatoria del presidente George W. Bush de contar con una coalición internacional para atacar Afganistán, el gasto del cónclave del Atlántico Norte ascendió a 1 billón 135 mil millones de dólares, de los que la Unión Americana contribuyó con el 71.5 por ciento.

            Esencialmente los atentados terroristas en Estados Unidos fueron utilizados como baza por parte de Washington para exigirle a la OTAN que por vez primera activara la cláusula de protección que esgrime la protección y actuación inmediata para defender a uno de los países miembros cuando ha sido atacado.

            El resultado después de muchas presiones de Bush hijo fue la formación de una coalición junto con las tropas americanas para entrar en Afganistán para desmembrar a Al Qaeda señalado como presunto culpable de fraguar los actos terroristas así como encontrar al saudí Osama Bin Laden señalado de autor intelectual de la masacre.

A COLACIÓN

            El enemigo común sigue siendo el mismo: el terrorismo nada más que ahora diseminado por África y Medio Oriente  desestabilizando a varios países considerados pilares del llamado panarabismo; y  además Occidente está siendo escenario de los atentados yihadistas y también de Al Qaeda.

Para el presidente Donald Trump,  Europa tiene que poner más dinero del bolsillo de sus contribuyentes europeos para defenderse mucho mejor ante los avatares externos. Desde 2014, los países europeos miembros de la OTAN se comprometieron a aportar el 2% de su PIB para defensa, pero no todos están en condiciones de cumplirlo porque salir de la crisis económica ha implicado austeridad.

            Hay además un choque equidistante entre Estados Unidos y los europeos en el tenor de  las aportaciones y en la estrategia para luchar contra el terrorismo: Washington quiere el cuerpo a cuerpo y Europa bombardear desde el aire. Y mientras no se pongan de acuerdo…

volver arriba

"Si no puede, sepárese del cargo", Rocío Nahle a Coldwell

Sábado, 25 Marzo 2017
02:50:04