Menu
México, séptimo país más visitado del mundo

México, séptimo país más visitado d…

Valija Viajera Cifras hi...

Cambios en Hacienda generan más confianza y credibilidad

Cambios en Hacienda generan más con…

Prisma empresarial Banxi...

Rebelión en Chiapas

Rebelión en Chiapas

DE FRENTE Y DE PERFIL  R...

Peña Nieto en campaña; instruyó a su gabinete a que hagan ganar al PRI a como dé lugar

Peña Nieto en campaña; instruyó a s…

ACENTO SALVADOR  FLORES ...

Ciudadanos se enfrentan al gobierno por la instalación de una cervecera

Ciudadanos se enfrentan al gobierno…

La guerra del agua en...

Así empiezan caos y represión

Así empiezan caos y represión

La Costumbre del Poder *...

La agenda de transformación del FOVISSSTE le permite otorgar mayor monto en créditos hipotecarios

La agenda de transformación del FOV…

La agenda de transformaci...

Agenda Forbes | Citas con la renegociación del TLCAN y Davos

Agenda Forbes | Citas con la renego…

Estos son los eventos m...

Cinco cinema HE: Futuristas

Cinco cinema HE: Futuristas

Glen Rodrigo Magaña En n...

Renuncia a su Partido, la Bancada del Verde Ecologista

Renuncia a su Partido, la Bancada d…

Tuxtla, 20 de enero.- El ...

Prev Next
Domingo, 21 Enero 2018
20:17:52

Siria, pieza estratégica de consenso

Siria, pieza estratégica de consenso

Portada > Red Forbes > 

Desde que se discute la especulación sobre el uso de gas sarín contra la población siria, los debates sobre la eventual intervención de EU para castigar al régimen sirio han sido el eje del análisis.

 

Dentro y fuera de Estados Unidos se ha debatido sobre el derecho de intervención que (casi por derecho divino) ha tenido el hegemón del siglo XX y que durante el mandato del ex presidente Barack Obama vivió una intensificación de este debate cuando el mismo Obama anunció que siempre no sería él quien decidiría castigar a Siria, sino el Congreso.

Quizá este fue el más duro golpe que recibió su popularidad y aprobación a lo largo de los ocho años que pasó al frente de la Casa Blanca.

Los medios norteamericanos más críticos no frenaron sus ataques a Obama, subrayando que esta postura ambigua no hizo más que poner en ridículo a Estados Unidos ante la comunidad internacional; mientras los medios internacionales cuestionan la legitimidad del eventual ataque.

Son estos mismos medios internacionales los que hoy levantan la voz en contra de la decisión del ahora presidente Trump de marcar nuevos límites en la región al echar a andar su propia versión de la “política del gran garrote”.

Es cierto que el Derecho Internacional, los Códigos de Guerra y la Declaración Universal de los Derechos Humanos condenan a todas luces el uso de armas químicas contra la población civil y más aún cuando es su propio gobierno quien arremete contra civiles. En ese sentido, debe ser la Corte Internacional de Justicia quien condene el acto de lesa humanidad y no un país de la comunidad internacional.

Tampoco podemos olvidar que de acuerdo a los estatutos de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), es Estados Unidos quien puede llamar a la creación de una coalición militar intermediadora de paz; sin embargo, el contexto económico, social y político que atraviesa Estados Unidos han llevado al presidente Trump a usar el fast track, buscando la validación de una decisión que puede capitalizar políticamente y de inmediato, logrando el tan anhelado repunte en sus niveles de aprobación. (Claro, sin olvidar que en el mediano y largo plazo, la reactivación económica que ofrece una política exterior ofensiva y de alta intensidad puede mantener la puerta abierta de la Casa Blanca al Partido Republicano).

Lo que salta a la vista es que, dentro del Congreso, ha nacido una nueva coalición a partir de este debate; la oposición a la intervención militar en Siria está respaldada por el grupo “liberal Democrats” y por el “libertarian Republicans” ambos apoyando la idea de la libertad absoluta y el autodeterminismo de los pueblos.

Para el presidente Trump, los próximos días serán cruciales. El contexto internacional le ha favorecido en este momento. Una tensión militar al mejor estilo de los años de oro de la Guerra Fría puede ser el escenario perfecto para lograr el consenso, la unidad política y el apoyo del Poder Legislativo en temas subsecuentes.

Es como si el foco de atención se hubiera movido a temas que ofrecen una rentabilidad política inmejorable: Siria, Corea del Norte, Rusia, Irán, los atentados terroristas en Egipto y Suecia. El mundo se cimbra a un son que parece acercar a Donald Trump a conseguir que América sea Grande otra vez.

 

Contacto:

Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Twitter: @ArleneRU

Linkedin: Arlene Ramírez-Uresti

Google+: Arlene Ramírez

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

volver arriba

.Cuando un idiota entrevista a Alejandro Jodorowsky

Rocío Nahle reservas al Presupuesto de Egresos 2018

Domingo, 21 Enero 2018
20:17:52