Menu
Copy-paste, “piratería”, el fallido estilo de EPN

Copy-paste, “piratería”, el fallido…

ÍNDICE POLÍTICO FRANCISC...

Realizará IMSS concursos por más de 62 MMDP en infraestructura, bienes y servicios

Realizará IMSS concursos por más de…

Presenta Estrategia par...

El Show del Juicio a Duarte

El Show del Juicio a Duarte

DE FRENTE Y DE PERFIL  R...

La belleza nos salvará de la crisis. Reflexiones sobre la necesidad de los recuerdos a partir de Malick, Dostoievski y el Papa Francisco

La belleza nos salvará de la crisis…

fronterad "Knight of c...

Buenas noticias para Peña y su grupo gobernante

Buenas noticias para Peña y su grup…

Utopía  Eduardo Ibarra A...

FOVISSSTE reforzará acciones para construcción de viviendas en Tabasco: Godina

FOVISSSTE reforzará acciones para c…

Javier Bárcenas El Vocal...

La rebelión de los Zapotitlanes

La rebelión de los Zapotitlanes

Diario Ejecutivo•       E...

Convoca CROC a seguir trabajando para restituir el tejido social del país

Convoca CROC a seguir trabajando pa…

Firma con SEGOB conveni...

Narro-Gamboa, la diarquía

Narro-Gamboa, la diarquía

La Costumbre del Poder *...

La “fe” de Osorio Chong

La “fe” de Osorio Chong

Columnaria Juan Chávez  ...

Prev Next
Viernes, 21 Julio 2017
03:41:34

El poder de China

Xi Jinping Xi Jinping

Columnaria

Juan Chávez 

Igual que hace 65 años, China tiene pariendo chayotes al mundo.

 

E igual que hace ese tiempo, va a imponer sus criterios.

Sin tener la potencia nuclear que Estados Unidos y Rusia, por ejemplo tienen, y sin siquiera intentar convertirse en mediador, le basta la diplomacia práctica para echarse de capirucho a todos los que osan meter las narices en la tan disputada península de Corea, donde las dos Corea –la comunista y la otra—estampan nuevo capítulo en la historia de sus profundas y cruentas discrepancias.

Todo comenzó en junio de 1950 cuando sorpresivamente, apoyada por China, Norcorea cruzó el paralelo 38 e invadió a Corea del Sur.

La guerra coreana originó el “deshielo” en las relaciones de los países de Occidente y del Este y comenzó la guerra fría que Estados Unidos y la entonces Unión de Repúblicas Soviéticas Socialistas (URSS), con sus aliados, protagonizaron por más de 40 años.

China todavía, a nivel mundial, actuaba por órdenes de Mao Tse Tung, su viejo líder que construyó el país comunista inspirado en su “revolución cultural”.

Mañana viernes, en Hamburgo, Alemania, los líderes de los países protagonistas de la guerra coreana, de la “guerra fría” y las cuestiones internacionales torales que se han sucedido a lo largo de 65 años, se verán cara a cara.

La reunión del G-20 –potencias mundiales y países emergentes—es ocasión propicia para que el desaforado presidente Donald Trump busque con China y Rusia un acuerdo que impida la reanudación de las hostilidades entre Corea del Sur y Corea del Norte.

Aquí, en Latinoamérica, estamos entretenidos con el restablecimiento del orden constitucional en la Venezuela de Nicolás Maduro, el neocomunista que sueña con ser el nuevo Fidel Castro para mantener vivas las ideas del marxismo-leninismo en el Continente.

El presidente Peña Nieto conversó este jueves con el presidente Macron en París y el viernes tendrá una reunión de media hora con Trump en Hamburgo.

El mandatario mexicano fue tras el apoyo de Francia para ir con el estoque en la mano a su encuentro con el multimillonario yanqui que nos trae asoleados con su política antinmigrante y el impedir que el capital gringo siga fluyendo a México.

Lo relevante es que Alemania y China, según parece, ya pactaron una alianza para que Estados Unidos interrumpa las demostraciones de su poderío armamentista en Corea del Sur, donde desde tiempos de la guerra tiene acantonados poderosos cuerpos de su ejército y armada.

Actualmente son 150 mil los soldados gringos los que custodian a Corea del Sur.

El G-20, como foro, bien podría sustituir al Consejo de Seguridad de la ONU que, desde la guerra coreana, con su armisticio en 1952, dejó de operar con eficacia.

Ahora mismo Estados Unidos, que prohijó el desgaste del Consejo de Seguridad, solicita a la organización mundial que endurezca sanciones a Norcorea, advirtiendo de paso que “está dispuesto a usar la fuerza para frenar el programa nuclear” de la Corea comunista.

Pero tal programa es auspiciado por China, que le entregó a Norcorea toda la tecnología nuclear y se ha declarado su aliada, sin miramiento alguno.

China busca el reconocimiento de una sola China. Anda tras la recuperación de Taiwán y otras porciones --¿el Tíbet? --, y por eso busca aliados en el Occidente. Alemania, por ejemplo y quizá Francia.

volver arriba

"Si no puede, sepárese del cargo", Rocío Nahle a Coldwell

Cuando un idiota entrevista al maestro Alejandro Jodorowsky

Viernes, 21 Julio 2017
03:41:34