Menu
No me importa tu opinión sobre mi vagina

No me importa tu opinión sobre mi v…

JEN GUNTER 23 de novi...

PEN celebra el fallo histórico sobre publicidad oficial en México

PEN celebra el fallo histórico sobr…

23 de noviembre de 2017. ...

Nueva cornucopia mexicana

Nueva cornucopia mexicana

La Costumbre del Poder *...

Feminicidio en un hotel de la colonia Felipe Ángeles en la V. Carranza

Feminicidio en un hotel de la colon…

TARJETA INFORMATIVA (Fem...

Ocho Miserables Pesos, ni Medio Litro de Leche

Ocho Miserables Pesos, ni Medio Lit…

Zozobra por los mínimos ...

Noticias desde el Congreso

Noticias desde el Congreso

Diputados listos para dis...

PRI, sin Fracturas ni Golpeteo

PRI, sin Fracturas ni Golpeteo

DE FRENTE Y DE PERFIL  R...

Triunfadores del Primer Concurso Nacional de Fotografía “Miradas por un Buen Trato” 2017

Triunfadores del Primer Concurso Na…

El Director General del I...

Los espontáneos

Los espontáneos

Acento SALVADOR  FLORES ...

¿Quién del PRI ajusticiaría a EPN?

¿Quién del PRI ajusticiaría a EPN?

ÍNDICE POLÍTICO FRANCISC...

Prev Next
Jueves, 23 Noviembre 2017
16:21:57

Mancera mancilla, Mancera macula

Mancera mancilla, Mancera macula


Si no le tuviera respeto al millonario empresario que desempeña el cargo de jefe de gobierno de los cedemexinos, Miguel Ángel Mancera Espinosa, me atrevería a decir, que dentro de las 64 semanas que le faltan para ser arrasado en las urnas, se le recordará como el Mancillator, o tal vez como el ángel mancillador, o quizá peor, como Mickey el maculador, maculador de veras, o el incinerator. Miguel Ángel Mancera Espinosa, con un objetivo economicista, lucroteísta y ruín, se ha propuesto que su gobierno entre al negocio sucio de la incineración de basura.

A Miguel Ángel Mancera Espinosa, MAME, se le ocurrió, en lugar de cumplir con la Ley de Residuos Sólidos del DF, con el Código de la Biodiversidad del Edomex en su Reglamento respecto a los residuos sólidos y con la Ley para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos y su Reglamento, e incluso el artículo 3 de esa extraña nueva Constitución de la CDMX o el 13, que postula el derecho a un medio ambiente sano que ya nos había reconocido la propia Constitución de la República en su artículo cuarto, MAME también va a tratar de violentar con su  neronismo ígneo quemando la basura.

¿A quién se le ocurre, que en lugar de que tratemos de no generar basura, de que separemos adecuadamente la que final o irremediablemente generemos en la realidad, a que ocupemos los residuos orgánicos para transformarlos en alimentos del suelo, de las plantas o de los animales para fortalecer a la naturaleza y no seguir debilitándola, en lugar de eso, decimos, tratar de quemarla, incinerarla, incendiarla, ponerla en combustión, para que se convierta en humo y gas o cenizas y con el calor de “ese fuego letal que me calcina” producir, aparte de dinero para los mercachifles involucrados, dizque electricidad que podría ser generada por energía solar, eólica, geotérmica, mareica  o de cualquier otra forma ambientalmente menos agresiva?  Lo que hay detrás es un negocio asqueroso, quemar recursos naturales para que unos cuantos sinvergüenzas saquen dinero del patrimonio ecológico, ambiental o natural de México.

El argumento que da MAME y sus cómplices potenciales es el mismo que utilizaron el epiléptico Julio César, el vesánico Teófilo de Alejandría o el loco califa Omar de Damasco, decir y pensar en incendiar, en quemar, para producir algo mejor. Tal vez usted se acuerda de la quema de libros en Fahrenheit 471 del inmortal Ray Bradbury o la quema nazi de los libros en mayo del 33 en Alemania. Pobre Mancera, pensar que incinerando va a purificar el ambiente, cuando en realidad a 2240 metros de altura a nivel del mar, todo proceso de combustión, así sea el de un simple y maldito coche, genera daños a la salud, al aire y a los ecosistemas.

Él es abogado, malón, como este escribano, pero abogado al fin y sabe que todos los juicios de garantías, amparos, que se presenten contra la edificación y funcionamiento de sus desdichadas incineradoras disfrazadas de “plantas de “aprovechamiento de poder calorífico” o de “termólisis” o de “termo valorización”, etc., los concederá la Suprema Corte a los cedemexinos y ciudadanos del estado de México o de donde sea; en igual forma la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, al igual que la CNDH le mandarán su recado oportuno. Los de la Facultad y la Academia Mexicana de Derecho Ambiental dicen que van a optar por acciones colectivas y aunque la tierra de Hitler los apoya, para finales del año entrante todo habrá terminado. No, MAME, recapacite. Expulse a los mercaderes del Templo. 

 

Acerca del Autor

Ramón Ojeda Mestre

Déje un comentario

volver arriba

.Cuando un idiota entrevista a Alejandro Jodorowsky

Rocío Nahle reservas al Presupuesto de Egresos 2018

Jueves, 23 Noviembre 2017
16:21:57