Menu
Ocho Miserables Pesos, ni Medio Litro de Leche

Ocho Miserables Pesos, ni Medio Lit…

Zozobra por los mínimos ...

Noticias desde el Congreso

Noticias desde el Congreso

Diputados listos para dis...

PRI, sin Fracturas ni Golpeteo

PRI, sin Fracturas ni Golpeteo

DE FRENTE Y DE PERFIL  R...

Triunfadores del Primer Concurso Nacional de Fotografía “Miradas por un Buen Trato” 2017

Triunfadores del Primer Concurso Na…

El Director General del I...

Los espontáneos

Los espontáneos

Acento SALVADOR  FLORES ...

¿Quién del PRI ajusticiaría a EPN?

¿Quién del PRI ajusticiaría a EPN?

ÍNDICE POLÍTICO FRANCISC...

Otra vez

Otra vez

La Costumbre del Poder *...

88.36 al Mínimo, ¿Y a los Máximos cuánto?

88.36 al Mínimo, ¿Y a los Máximos c…

Libros de ayer y hoy Ter...

Hospital “Pascacio Gamboa” con equipo nuevo para atender al bebé prematuro

Hospital “Pascacio Gamboa” con equi…

Secretaría de Salud ent...

La renegociación del TLCAN está en un punto muerto

La renegociación del TLCAN está en …

ANA SWANSON y ELISABE...

Prev Next
Jueves, 23 Noviembre 2017
07:12:03

Cuando el Periodista es Noticia

Cuando el Periodista es Noticia

Libros de ayer y hoy

Teresa Gil

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

 “Todos estos hechos evidencian -dice-, que el Estado mexicano ya es incapaz de garantizar el ejercicio de la libertad de expresión y de proteger la vida de los informadores

La agresión al gremio, a la vida de comunicadores, a los principios más elementales del periodismo, han conseguido lo que muchos negaron -agarrados de la vieja teoría-, que el periodista sea noticia. Una noticia terrible,  triste, agresiva. Y se logró, en horas lamentables además, que  medios de diferentes sectores, algunos conspicuos, con periodistas  mas reacios, se unieran para expresar  su sentir en un documento singular, el  BASTA YA. Más de 30 medios nacionales y alrededor de 15 internacionales, “unidos como una sola voz”. lanzaron la indignada protesta para denunciar “la ofensiva asesina” que se ha lanzado contra informadores de muchas partes del país con asesinatos, secuestros, agresiones físicas diversas y censuras y bloqueos informativos. “Hoy en México, -dicen los medios-, la impunidad, la corrupción, y, en especial el crimen organizado han puesto en riesgo una labor fundamental para la sociedad”. Cuando el tema se repite por días no está de demás reiterarlo. La información sigue vigente porque los últimos asesinatos, los de Miroslava Breach y Javier Valdez, así como la desaparición de Salvador Adame en Michoacan, están impunes. Como lo siguen aunque se hayan presentado presuntos culpables, los casos de Regina Martínez en Veracruz, de Rubén Espinosa asesinado en la colonia Narvarte junto con  otras cuatro personas y Cecilio Pineda en Guerrero, entre muchos. Y al revisar a lo largo de los  meses y años los casos  de los periodistas ultrajados y salvajemente asesinados por criticar al poder cualquiera que este sea, la gran mayoría también sigue impune. La noticia como un  ideal, siempre ha estado  imbíbita en el verdadero periodista, que la concreta en un  hecho externo, la busca, la consigue, la trasmite, la da y la promueve y aunque utiliza reglas que han ido cambiando, la deja florecer haciéndose a un lado. El sistema, como ahora lo hacen algunos de sus ramales, ha querido  leerles la plana a ciertos medios, para decirles lo que es el periodismo e imponer reglas que violan la Constitución. La SEDENA lo acaba de hacer con el diario La Jornada. A lo largo de los años y en la variada literatura del periodismo mexicano se ha insistido en esa seducción  oprobiosa de los poderosos para controlar a la prensa. Muchos cayeron en el garlito y hubo épocas en las que algunos empresarios y periodistas oficiales,  entregaban las preseas el presidente  en turno, “por permitir la libertad de expresión”. El BASTA YA avizora un cambio importante en el sector de la comunicación.  De los libros que tengo a la mano, destaco el de Humberto Musacchio Historia Crítica del Periodismo Mexicano (Colección Kiosco octubre 2016) en el que se hace un recorrido desde las colonia a la época actual. El periodista sonorense, columnista de Excélsior, puntualiza al periodismo como una actividad eminentemente política cuya relación con el poder es difícil y cambiante. Y va delineando su transcurrir hasta arribar al cambio que experimenta el poder, cuando la prensa o ciertos sectores de ella, no se adaptan a su concepto de noticia. En el capítulo final del libro, Musacchio  menciona los asesinatos y agresiones diversas a ese sector y la impunidad en la que los hechos han quedado. “Todos estos hechos evidencian -dice-, que el Estado mexicano ya es incapaz de garantizar el ejercicio de la libertad de expresión y de proteger la vida de los informadores”. Tal como lo estamos viendo y contra lo que se pronuncia el BASTA YA de una gran mayoría de la prensa mexicana.

Modificado por última vez enMartes, 30 Mayo 2017 20:42
volver arriba

.Cuando un idiota entrevista a Alejandro Jodorowsky

Rocío Nahle reservas al Presupuesto de Egresos 2018

Jueves, 23 Noviembre 2017
07:12:03