Menu
Buscará México la Modernización del TLC con la UE

Buscará México la Modernización del…

CIUDAD DE MÉXICO, 17 de d...

PRI Busca Candidatos

PRI Busca Candidatos

DE FRENTE Y DE PERFIL  R...

Seguridad interior es madre de las reformas estructurales

Seguridad interior es madre de las …

La Costumbre del Poder *...

Cumplirá FOVISSSTE con sus Metas

Cumplirá FOVISSSTE con sus Metas

·        El Vocal Luis An...

Homo Espacios… anuario 2017

Homo Espacios… anuario 2017

Glen Rodrigo Magaña Dest...

Ninis, ejército de reserva, con  otro futuro

Ninis, ejército de reserva, con ot…

Libros de ayer y hoy Ter...

Víctor Hugo Romo y 16 Dirigentes del PRD se van con AMLO

Víctor Hugo Romo y 16 Dirigentes de…

Manifiestan unidad en t...

De delincuentes a delincuentes ¿Quién da más?

De delincuentes a delincuentes ¿Qui…

De la Ciudad Guillermo P...

Queda totalmente aprobada la Ley de Seguridad Interior; la publicará el Poder Ejecutivo

Queda totalmente aprobada la Ley de…

Cámara de Diputados envía...

Prev Next
Lunes, 18 Diciembre 2017
10:43:15

La lista de Asia y la copa rota contra Weinstein

La lista de Asia y la copa rota contra Weinstein

02 Nov 2017

       

 

La actriz italiana Asia Argento ha hecho publica una lista de 93 mujeres que sufrieron violencia sexual por parte del productor norteamericano Harvey Weinstein

 

 

es que quiero, con el filo de esta copa, borrar la huella de un beso traicionero que me dio.

«La copa rota»

Hablemos del caso Weinstein. A principios de octubre, los periódicos norteamericanos The New York Times y The New Yorker publicaron decenas de testimonios de mujeres que confirmaban haber sido víctimas de acoso, abusos sexuales y violación por parte del productor americano Harvey Weinsten.

La noticia ha generado un movimiento internacional de indignación. En las redes sociales se han creado campañas de solidaridad, y los hastags #YoTambién, #MeToo o #balancetonporc se han hecho virales; estos representan tanto la solidaridad que miles de mujeres de todo el mundo han querido manifestar, como el triste hecho de que la violencia de género es una violencia endémica, presente en todos los ámbitos de la sociedad.

No hay sector que escape de esta violencia. Ni siquiera las instituciones europeas son territorios libres de violencia de género, como podemos comprobar tras leer el dossier que un periódico británico publicó la semana pasada con los testimonios de más de una decena de asistentes y secretarias que aseguraban haber sufrido acoso sexual por parte de eurodiputados.

Si las denuncias de violencia sexual no se habían publicado hasta ahora, si habían permanecido en silencio, es debido a que nuestra sociedad ha normalizado que si una mujer quiere ocupar el espacio público –un espacio dominado por hombres– tiene que aceptar las consecuencias que su elección implica: humillación y violencia. Como si la sociedad hubiera asumido que sufrir violencia es el precio que una mujer tiene que pagar por querer ocupar el espacio público.

¿Cómo es posible que esta forma de violencia sea omnipresente y sin embargo sea tan difícil nombrarla y denunciarla?

Por medio de una imagen muy plástica, Amnistía International ilustra las distintas formas de violencia que sufren las mujeres. Como un iceberg, la parte que asoma a la superficie representa las formas de violencia más visibles, como son el homicidio (en este caso, feminicidio), la agresión física, la violación, el abuso sexual, y el sometimiento violento a través de los gritos, los insultos y las amenazas. Pero hay una parte invisible, una violencia oculta tras los siguientes actos: desprecio, humillación, ignorancia, chantaje, culpabilización, control, humor sexista, publicidad sexista, invisibilización, lenguaje sexista, anulación, micromachismo.

 

 

Es de esta parte oculta del iceberg –esta enorme montaña invisible pero indispensable para que la otra siga existiendo– que tenemos que partir para analizar las reacciones que se han producido en Italia tras la publicación del caso Weinstein. El caso italiano es muy significativo ya que nos permite definir, de un modo transparente, un concepto fundamental de la violencia de género: la cultura de la violación.

Este concepto, que ha nacido en el seno de los estudios de género y de la literatura feminista, sirve para analizar y describir una cultura en la cual la violación –así como otras formas de violencia sexual– no solo están al orden del día, sino que además los medios de comunicación la normalizan, la justifican e incluso la fomentan a través de sus posturas, prácticas y opiniones.

El caso de Asia Argento nos permite visibilizar y reconocer una serie de argumentos que fomentan y perpetúan la cultura de la violación. Asia Argento, una actriz italiana con una reconocida trayectoria internacional, fue una de las primeras víctimas que denunció públicamente a Weinstein.

En 1997, cuando Asia tenía apenas 21 años, fue víctima de una agresión por parte del prestigioso productor. Pero en vez de recibir solidaridad y apoyo en su país, Italia, algunos periódicos italianos se ocuparon, en estas semanas, de difamar a la víctima, llegando incluso a poner en cuestión su testimonio. Algunos periodistas no han dudado en señalar al “pobre productor” como una víctima. Por ejemplo, la periodista Natalia Aspesi declaró en Vanity Fair:

“Por lo que leo, Weinstein no concedía citas profesionales normales, en su oficina, con un escritorio que separa ámbitos e intenciones. No hablaba de guiones. Pedía masajes. Y si tú me pides un masaje y yo te lo concedo, después es difícil sorprenderse de la evolución de los acontecimientos”.

Del mismo modo, la periodista Annalisa Chirico dice lo siguiente en Il Foglio:

“Es fácil lapidar a un Weinstein, pero si miráis más allá veréis a un hombre cazado por feministas trasnochadas y mujeres de carrera, a un hombre que para sobrevivir en la gender society tiene que renunciar a sí mismo. Sexo, hijos, matrimonio, una vida en retirada”.

En el mismo Il Foglio incluso han dedicado su tiempo al montaje de un vídeo despreciable. Y hay más: el infame artículo de Guia Soncini en el New York Times, donde se pone en duda el testimonio de Asia Argento y se declara que la actitud de la actriz no hace sino un flaco favor al feminismo italiano.

Cuando se justifica y se presta más atención al violador, que de pronto se convierte en víctima, se está perpetuando la cultura de la violación. A su vez, cuando se culpabiliza a la mujer violada y se indica que el verdadero responsable de esta situación es la mujer emancipada, libre, que ha elegido su propio destino, en verdad se está afirmando que la mujer, para vivir en paz, debe resignarse y aceptar las reglas que la sociedad patriarcal le impone y asimismo los roles que le asigna, esto es, ser madre, esposa y sujeto pasivo, o en algunos casos (como son las periodistas arriba citadas), colaboradora del sistema patriarcal que día a día las oprimen.

Pero, a pesar de estas críticas machistas y patriarcales, la actriz Asia Argento ha recibido un gran apoyo internacional y persiste, activamente, en su campaña de denuncia. En las redes sociales está actuando como portavoz de decenas de mujeres invisibles, recogiendo el testimonio de los abusos y las violaciones cometidas por Weinstein. En pocos días, ha recopilado 93 testimonios.

 

Esta es su lista completa, publicada el 30 de octubre en la cuenta de Asia Argento (@AsiaArgento). Este es el currículum criminal forjado durante los 37 años de larga carrera del violador Harvey Weinstein. Estas palabras son las acciones que le han otorgado poder y prestigio en la sociedad patriarcal en la que vivimos:

Harassed: abuso sexual

Rape: violación

Assault: agresión sexual

 

La lectura de cada caso es el testimonio de una vida destrozada. En la lista podemos reconocer los nombres de célebres actrices, como Rosanna Arquette, Ashley Judd, Angelina Jolie o Samantha Panagrosso.

O nombres de mujeres que no serán nunca famosas, porque, tras la experiencia traumática que vivieron con Weinstein, decidieron abandonar su carrera profesional, como Tara Subkof, Sofie Dix, Heather Kerr.

O simplemente mujeres de quienes no sabemos ni siquiera su nombre, solo el número de su testimonio, como la número 59, de quien sabemos que no era ni siquiera actriz, sino que trabajaba para Weinstein, o la número 63, de quien solo sabemos que era una madre con hijos.

El modus operandi de Weinstein se repite como una pesadilla en las varias líneas de los casos analizados. Utilizaba siempre habitaciones de hotel de lujo como set para castings improvisados, donde el guion era siempre el mismo: recibía a las actrices medio desnudo, solamente con una toalla rodeando y cubriendo su cintura, y pedía un masaje a las aspirantes a actriz. El masaje siempre degeneraba hacia una agresión sexual. Incluso, como muestra el testimonio número 85, Weinstein abusó de la masajista Juls Bind, que había sido contratada para realizar un masaje terapéutico.

Son testimonios muy duros, que muestran no solo la violencia física que Weinstein empleó contra sus víctimas, sino también la violencia psicológica y el poder que ejercía para aplastar o arruinar las carreras de las mujeres que osaban rechazarlo.

Cuando Asia Argento presenta esta lista subraya el hecho que ha sido confeccionada por las víctimas. La palabra «víctima», en este caso, no se utiliza para despertar un sentimiento de compasión, sino para crear una fuerza, una ética de la resistencia. Son las víctimas las que ahora han decidido pasar al ataque.

La modelo brasileña Juliana de Paula (testimonio número 67) cuenta que, en 2007, durante una fiesta en Nueva York, fue víctima de una agresión por parte de Weinstein. La modelo decidió abandonar la fiesta y escapar de los tentáculos del productor que, desnudo, la perseguía; para defenderse se sirvió de una copa rota. Se dice que entonces Weinstein respondió con una enorme carcajada ante esa muestra desesperada de defensa propia.

Hoy no solamente lo espera Juliana con la copa rota como puñal, sino todo un regimiento formado por las 93 víctimas que están listas para pasar al ataque.

Señor Weinstein, ¿todavía encuentra divertida esta escena?

 

Fuente : Investig’Action

volver arriba

.Cuando un idiota entrevista a Alejandro Jodorowsky

Rocío Nahle reservas al Presupuesto de Egresos 2018

Lunes, 18 Diciembre 2017
10:43:15