Menu
Crimen de lesa Patria. El traidor EPN privatizó el agua

Crimen de lesa Patria. El traidor E…

ÍNDICE POLÍTICO FRANCISC...

El Hilador, una Historia de Amor con Algunos Daños Colaterales

El Hilador, una Historia de Amor co…

Invitación al estreno:  ...

Corrupción, Tema Prioritario

Corrupción, Tema Prioritario

DE FRENTE Y DE PERFIL  R...

Entra en desesperación alianza PAN, PRD y MC por eminente derrota

Entra en desesperación alianza PAN,…

Utilizan “guerra sucia”...

Cuando el tecolote canta, el indio muere. Eso no será verdad pero sucede

Cuando el tecolote canta, el indio …

Puntos Cardinales 18-06-1...

Concesionarán a empresas agua de 300 cuencas hasta por 50 años

Concesionarán a empresas agua de 30…

by Sididh_master   ...

Concesionarán a empresas agua de 300 cuencas hasta por 50 años

Concesionarán a empresas agua de 30…

by Sididh_master   ...

Del corporativismo sindical al empresarial

Del corporativismo sindical al empr…

La Costumbre del Poder *...

Prev Next

Un nuevo plan de acción de Hollywood contra el acoso

En sentido de las manecillas del reloj: America Ferrera y Eva Longoria; la abogada Nina L. Shaw; Reese Witherspoon; la productora Shonda Rhimes, y la abogada Tina Tchen. En sentido de las manecillas del reloj: America Ferrera y Eva Longoria; la abogada Nina L. Shaw; Reese Witherspoon; la productora Shonda Rhimes, y la abogada Tina Tchen. Credit En sentido de las manecillas del reloj: las primeras dos fotos, Brinson+Banks para The New York Times; Oriana Koren para The New York Times; Jimmy Morris/European Pressphoto Agency; Brinson+Banks para The New York Times; Alex Wong/Getty Images

Motivadas por la indignación y decididas a corregir el desequilibrio de poder que parecía incontrolable hace algunos meses, trescientas actrices famosas y agentes, escritoras, productoras y ejecutivas de la industria del entretenimiento han formado una iniciativa ambiciosa y en expansión para combatir el acoso sexual sistémico en Hollywood y en los lugares de trabajo de todo el país.

La iniciativa incluye:

— Un fondo de defensoría jurídica, que cuenta con 13 millones de dólares en donaciones, para ayudar a las mujeres menos privilegiadas —como las conserjes, las enfermeras y las que trabajan en el campo, las fábricas, los restaurantes y los hoteles— a protegerse de las conductas sexuales inadecuadas y los efectos colaterales por denunciarlas.

— Legislación para penalizar a las empresas que toleren el acoso reiterado y evitar el uso de acuerdos de no divulgación para silenciar a las víctimas.

— Una campaña para alcanzar la paridad de género en los estudios y las agencias de talentos que ya ha comenzado a prosperar.

— Una petición para que las mujeres que caminen por la alfombra roja en la entrega de los Globos de Oro alcen la voz y generen conciencia vistiendo de negro.

 

El movimiento, llamado Time’s Up (Es hora de que termine), se anunció el lunes con una apasionada promesa de apoyo a las mujeres de la clase trabajadora en una carta abierta que firmaron cientos de mujeres del mundo del espectáculo, muchas de las cuales son figuras consumadas. La carta también se publicó en un desplegado en The New York Times y en La Opinión, el diario en español más leído de Estados Unidos.

“La lucha para que las mujeres se abran paso, escalen posiciones o simplemente se hagan oír y sean reconocidas en los lugares de trabajo dominados por los hombres debe acabar; el tiempo se acabó para este monopolio impenetrable”, se lee en la carta.

El grupo es una respuesta a la interrogante de cómo responderían las mujeres en Hollywood al torrente de acusaciones que ha trastocado las carreras de hombres poderosos en una industria donde la prevalencia de conductas sexuales predatorias ha tenido como resultado el cliché minimizador del “sofá para seleccionar al reparto” y donde el silencio ha sido la condición para la contratación.

Time’s Up también ayuda a apaciguar las críticas de que la atención en el movimiento #MeToo (#YoTambién) ha estado dominada por las mujeres que acusan a los hombres de alto perfil, mientras que los esfuerzos de las mujeres de la clase trabajadora habían pasado inadvertidos.

Esto fue evidente en noviembre, cuando las 700.000 mujeres que trabajan en el campo publicaron una carta abierta en la que manifestaron su apoyo a las actrices hollywoodenses en su lucha contra el abuso. Las mujeres que forman parte del movimiento Time’s Up dijeron que la carta reafirmaba sus esfuerzos no solo en Hollywood, sino también en otros ámbitos.

“Es muy difícil para nosotras hablar justamente sobre el resto si no hemos limpiado nuestra propia casa”, comentó Shonda Rhimes, productora ejecutiva de las series de televisión Grey’s AnatomyScandal y How to Get Away With Murder, quien ha estado estrechamente vinculada con el grupo.

“Si este grupo de mujeres no puede luchar para ser un modelo para las demás que no tienen tanto poder ni privilegios, ¿entonces quién puede hacerlo?”, continuó Rhimes.

Entre algunas de las participantes de Time’s Up se encuentran Ashley Judd, Eva Longoria, America Ferrera, Natalie Portman, Rashida Jones, Emma Stone, Kerry Washington y Reese Witherspoon; la productora ejecutiva Jill Soloway; Donna Langley, presidenta de Universal Pictures; las abogadas Nina L. Shaw y Tina Tchen, quien fungió como jefa de personal de Michelle Obama, y Maria Eitel, experta en responsabilidad corporativa, quien además es copresidenta de la Fundación Nike.

Otro grupo, 50/50by2020, está presionando a las organizaciones de la industria del entretenimiento a aceptar para alcanzar la igualdad de género en sus posiciones de liderazgo en dos años. Y ya puede sumar una victoria: a principios de diciembre, después de que Rhimes lo presionó, Chris Silbermann, director ejecutivo de ICM Partners, prometió que su agencia de talentos cumpliría con esa meta.

volver arriba
Martes, 19 Junio 2018
03:29:57