El problema se originó porque el gobierno estatal construyó un muro de contención para que los ejidatarios y habitantes de Sacramento no pasen por un camino vecinal, que utilizan porque no consideran justo pagar la caseta de peaje de manera cotidiana, que se encuentra entre la ciudad de Chihuahua y el ejido, a unos 25 kilómetros.

La Secretaría de Hacienda informó está mañana que la actual administración aumentó en casi un 35 por ciento la cantidad de tarjetas de descuento en el cruce de la caseta Sacramento de la carretera Chihuahua-Juárez, en beneficio de pobladores de las zonas aledañas a dicha instalación.