Menu
Necesarias propuestas ambientales de altura

Necesarias propuestas ambientales d…

ACTA PÚBLICA Claudia Rod...

Recursos extraordinarios para los estados mediante convenio no burla PEF

Recursos extraordinarios para los e…

Javier Bárcenas El presi...

Los dobles de los presidenciables en obras de arte, según la app viral de Google

Los dobles de los presidenciables e…

Uno de ellos aparece ...

FOVISSSTE mantendrá compromiso por la calidad e innovación para cumplir el Programa de Crédito 2018

FOVISSSTE mantendrá compromiso por …

Se emprenden acciones p...

Asesores ominosos, la catadura del PRI

Asesores ominosos, la catadura del …

Libros de ayer y hoy Ter...

Testosterona, la Hormona del Poder y el Sexo (y la risa)

Testosterona, la Hormona del Poder …

La Secretaría de Cultura ...

El peligro de un mal producto con millones de pesos de respaldo

El peligro de un mal producto con m…

ACTA PÚBLICA Claudia Rod...

La CDMX, difícil paa candidato del PRD

La CDMX, difícil paa candidato del …

DE FRENTE Y DE PERFIL   ...

La danza de los millones para comprar firmas

La danza de los millones para compr…

DIARIO LEGISLATIVO  Pedr...

Enrique Peña, en precampaña

Enrique Peña, en precampaña

Utopía  Eduardo Ibarra A...

Prev Next
Miércoles, 17 Enero 2018
21:59:05

Joan Didion: la periodista para quien el centro se encontraba en cualquier lugar de la periferia

 

Ricardo Martínez Llorca - 22-12-2017

La sinceridad es un valor escaso. En este caso, Joan Didion se nutre de aquella joven que conjugaba el periodismo con algo que uno llamaría crueldad si hubiera caído en manos de un escritor con menos talento. Y ese periodismo era un espectáculo que se conjugaba, a su vez, con la tinta de la máquina de escribir en la que tecleaba unos artículos en los que el orden contradecía la anarquía en la que, se nos dicta, estaba enfrascada su vida

Leer ms ...

Comprender lo invisible: el periodismo en la era nuclear; de los efectos de arrojar una bomba atómica sobre la conciencia

Bernardo Álvarez-Villar - 08-12-2017

fronterad

Y, se dijo,

en esta indudable cumbre de los siglos

en estas horas de deidad metódica

produzcamos un ángel:

ni corto ni perezoso

afanóse en hincar plumas de bronce y uranio

en el desvalimiento de la espalda de un hombre.

Jorge Riechmann

 

I.

 

No sabemos si la unidad militar en la que Claude Eatherly estaba destinado recibía The New Yorker. No sabemos, por lo tanto, si el 31 de agosto de 1946 el piloto Claude Eatherly pudo leer el relato de John Hersey sobre lo que sucedió el 6 de agosto del año anterior a 2.440 metros bajo la carlinga de su avión. Sí sabemos que se lo imaginaba y que se le aparecían en sueños rostros ensangrentados, una suerte de mecanismo inconsciente de la culpa. Sabemos también que pasó varios días sin hablar al conocer la magnitud del ataque y que a su vuelta a Estados Unidos estuvo dos semanas ingresado en una clínica psiquiátrica, pues al decir de los psicólogos Eatherly presentaba “sentimientos injustificados de culpa”. No sabemos, pero podemos imaginarlo, que aquel 31 de agosto el médico del cuartel le ocultó al piloto el ejemplar de The New Yorker, no fuera a ser que esos sentimientos de culpa encontrasen justificación (¡y qué mal le caería a un psiquiatra que un periodista le contradiga!). Otra cosa que sí sabemos es que Eatherly no se parecía en nada al presidente Harry Truman, que se jactó de haber “dormido como un bebé” la noche que ordenó bombardear Hiroshima.

Leer ms ...
Suscribirse a este canal RSS

.Cuando un idiota entrevista a Alejandro Jodorowsky

Rocío Nahle reservas al Presupuesto de Egresos 2018

Miércoles, 17 Enero 2018
21:59:05