Menu
¿Y cuándo nuestra independencia de EU?

¿Y cuándo nuestra independencia de …

Francisco Gómez Maza Aná...

Punto para México y Centroamérica: cómo el tráfico ilegal de armas se ha colado en la agenda estadounidense

Punto para México y Centroamérica: …

Javier Buenrostro || ht...

Septiembre, mes de la “Familia Burrón”

Septiembre, mes de la “Familia Burr…

Nuevas generaciones deb...

(VIDEO) El fiscal anticorrupción de Veracruz también debe irse

(VIDEO) El fiscal anticorrupción de…

Sep 13, 2019 | Destacad...

Universidad del Pueblo Trabajador de Nezahualcóyotl, “brazo que lucha y espíritu que crea”

Universidad del Pueblo Trabajador d…

Guillermo Pimentel Balder...

ESPECIAL: Flujo de migrantes a Ciudad Juárez baja por más control migratorio de México

ESPECIAL: Flujo de migrantes a Ciud…

Spanish. xinhuanet. com...

¿Fracasa la cruzada antichina? El déficit presupuestario de EU supera el billón de dólares

¿Fracasa la cruzada antichina? El d…

El déficit presupuestar...

Cae 9.7% el mercado automotriz mexicano

Cae 9.7% el mercado automotriz mexi…

LOS CAPITALES EDGAR GONZ...

¡Ya dejen a Mireles en paz!

¡Ya dejen a Mireles en paz!

Balconeando Francisco ...

Prev Next
Domingo, 15 Septiembre 2019
15:04:15

El dilema del Foro Social Mundial: su identidad

Sergio Ferrari y D’jalma Costa

Entrevista con Joaquín Piñero, del MST de Brasil


Une nueva edición del Foro Social Mundial (FSM) se abre el próximo 26 de marzo en Túnez. Los retos de este espacio alter mundialista son muchos. El principal, tal vez, el de su propia identidad. Así lo señala Joaquim Piñero, miembro de la Coordinación Nacional del Movimiento de Trabajadores Rurales sin Tierra (MST) de Brasil. Piñeiro realiza tareas en el sector de relaciones internacionales y en particular en la Secretaría Operativa de los Movimientos Sociales del ALBA (Alternativa Bolivariana de las Américas)

 

P: ¿Cuáles son las expectativas del MST de cara al próximo Foro Social Mundial que se desarrollará entre el 26 y el 30 de marzo en Túnez?

R: El próximo FSM tiene lugar en un país con una fuerte simbología, derivada de la llamada “primavera árabe”. Hay que recordar que a partir del 2010 se dieron en Túnez enormes movilizaciones de masas que voltearon al entonces presidente Ben Alí, quien ocupaba el poder desde 1987.

Significó la victoria de la primera gran revuelta popular que luego se extendería a buena parte del mundo árabe. Por otra parte, la próxima edición del FSM se realizará en un momento donde se profundizan las crisis generadas por el sistema capitalista. A la base, se trata de una crisis sistémica cuya amplitud es difícil todavía de medir. Sin duda, es un muy buen momento para pensar alternativas y propuestas que superen el actual sistema. Ojalá los representantes de las organizaciones que participen allí logren avanzar aportando propuestas concretas.

P: ¿El MST estará presente en Túnez?

R: Sí. Sin embargo por la distancia y por los costos que ese largo viaje representa no podremos enviar una delegación muy grande.

P: ¿Cuál será el principal desafío de esta edición nor-africana del FSM?

R: De manera general, el FSM vive un dilema, una crisis de identidad. Frente a esta brutal crisis sistémica sabemos que “otro mundo es posible”. La pregunta es: ¿Qué otro mundo? ¿Cuál otro mundo? ¿Cómo construirlo? ¿El pueblo organizado, los sectores movilizados, en las calles, serán parte de ese proceso? Si el FSM no estuviera en consonancia con esas grandes movilizaciones a favor de las transformaciones que se dan en diferentes lugares del mundo, entonces perdería la razón de ser.
En fin, son muchas las preguntas esenciales que, una sobre otra, expresan el gran desafío de esta próxima edición.

P: ¿Y el balance que hace el MST sobre el proceso del FSM desde su nacimiento en 2001 hasta ahora?

R: El origen del FSM, del cual el MST fue partícipe, fue fruto de una coyuntura muy difícil para los movimientos sociales y para la clase trabajadora en general en nuestro continente. Vivíamos un periodo de hegemonía total de las políticas neoliberales y nos confrontábamos a gobiernos totalmente dependientes de los intereses del gran capital, especialmente expresado en las políticas de anexión de los Estados Unidos de América y de algunos gobiernos europeos.

Las iniciativas articuladas en ese periodo por las organizaciones y movimientos sociales para salir de esa situación fueron diversas. Algunas exitosas y otras no tanto. Una de las primeras iniciativas pensadas en conjunto fue la Campaña por los 500 años de resistencia indígena, negra y popular que constituyó una suerte de alternativa a la conmemoración de los 500 años del descubrimiento de América promovida por los Gobiernos de España y Portugal y que contó con un apoyo decidido de los gobiernos latinoamericanos de la época.

Luego vinieron la campaña contra la deuda; contra el Tratado de Libre Comercio de las Américas (ALCA); las movilizaciones de Seattle, de Génova etc. El Foro Social Mundial es parte de ese proceso. Fue un espacio de articulación entre numerosas fuerzas, movimientos, ONG, que tenían como principal objetivo la lucha contra el neoliberalismo en contraposición al Foro Económico de Davos que siempre fue el espacio del gran capital. Por tanto, el FSM cumplió enormemente su tarea en ese período en el ámbito de los movimientos sociales, asegurando la realización de acciones articuladas y combinadas en ese espacio, como fueron la protesta contra los transgénicos de la empresa Monsanto (en Brasil) y la gran movilización mundial contra la invasión de EU al Irak en 2003.

Sin embargo, la realización de los foros en espacios de tiempo corto; así como la multiplicación de los mismos en temáticos, regionales, locales, imposibilitaron que las organizaciones sociales, involucradas en una intensa agenda de luchas diarias, puedan participar regular e intensamente. No podemos asegurar que militantes/dirigentes de nuestros movimientos puedan destinar la mayor parte de su tiempo a viajes y reuniones de un foro al otro. Primero, porque pensamos que tenemos que disponer de un mínimo de energías para las acciones y luchas. En segundo lugar, porque no contamos con tantos recursos materiales para tantos viajes. Por lo tanto, con ese “modus operandi” se corre el riesgo de que participen solo los que tienen tiempo y recursos…

P: ¿Es el altermundialismo una concepción siempre válida, de actualidad, aún en 2013?

R: El poeta brasileño Paulo Leminski escribió un poema que dice: “En la lucha de clases, todas las armas son buenas, piedras, noches y poemas”

*Entrevista realizada por Sergio Ferrari y D’jalma Costa
Colaboración de prensa de E-CHANGER, ONG suiza de cooperación solidaria activa en el Foro Social Mundial, con el apoyo de la FEDEVACO y la FGC | Redes Cristianas

volver arriba
Domingo, 15 Septiembre 2019
15:04:15