Menu
El peñato, en el fondo y en la forma, fue un foxismo reloaded

El peñato, en el fondo y en la form…

ÍNDICE POLÍTICO FRANCISC...

En Los Pinos no

En Los Pinos no

La Costumbre del Poder ...

Tráfico de Pasajeros de Viva Aerobús Creció 26% el Pasado Septiembre

Tráfico de Pasajeros de Viva Aerobú…

 ·  En septiembre de 2018...

Plantea Diputada Tagle agenda de la Comisión de Gobernación, acorde con las exigencias sociales

Plantea Diputada Tagle agenda de la…

La comisión de Gobernació...

Gerardo Ruiz Esparza mintió al Senado sobre socavón de Cuernavaca; CNDH señala posible esquema de corrupción

Gerardo Ruiz Esparza mintió al Sena…

La Comisión Nacional de...

Urgencia del «Paz y Bien» de San Francisco para el Brasil actual

Urgencia del «Paz y Bien» de San Fr…

2018-10-10  En nuest...

Minera de materiales para NAICM expulsa a Espriú e impide observación

Minera de materiales para NAICM exp…

Minera expulsó a equipo d...

Minera de materiales para NAICM expulsa a Espriú e impide observación

Minera de materiales para NAICM exp…

Minera expulsó a equipo d...

Fe, esperanza y caridad…

Fe, esperanza y caridad…

ENTRESEMANA MOISÉS...

Revira Brasil en caso Odebrecht

Revira Brasil en caso Odebrecht

ACTA PÚBLICA Claudia Rod...

Prev Next
Lunes, 15 Octubre 2018
15:56:42

Mi Voto no Cuesta una Sopa Maruchan

Mi Voto no Cuesta una Sopa Maruchan

Francisco Gómez Maza

Análisis a Fondo

  • Tu voto no vale una sopa maruchan 
  • Meade ganará haciendo chanchullo

Advierte Andrés Manuel, el satanizado candidato de la izquierda electorera, a la gente pobre: si les ofrecen una despensa, un monedero electrónico, dinero en efectivo, materiales de construcción, o lo que sea, acéptenlo, pero no voten por ellos porque gracias a ellos ustedes son pobres y hay millones como ustedes, muchos que mueren de hambre, o mueren de enfermedades curables, en este país que ellos dicen que ya es una potencia, ya entró a la modernidad, porque el petróleo está ya en manos de poderosos inversionistas particulares tanto extranjeros como nacionales.

 

Y es que, como ha ocurrido siempre, como pasó en las elecciones presidenciales del 2012, en las que repartieron cientos de miles de tarjetas Monex o en las elecciones en el Estado de México, el año pasado (2017), el gobierno gasta miles de millones de pesos, robados del Erario, para “ganar” una elección que a los padrinos de la hermandad le interesa. Y vaya que les interesa el negocio, pingüe negocio, de la presidencia de la república. De qué otra manera puede obtenerse una residencia de 7 millones de pesos, o un moderno palacete de 86 millones.

Es muy difícil que la mayoría de los electores entienda lo que les está pidiendo el tabasqueño. La inmensa mayoría enloquece con una tarjeta con $3,000, a cambio de su voto, que nunca han tenido en sus manos. Con tres mil pesos, un ciudadano pobre se siente millonario, aunque el dinero se lo acabe en unos cuántos días. Mas lo que le interesa al candidato del partido corruptor no es si el votante sigue siendo pobre, miserable o indigente – eso es lo que menos le importa -, sino que ya votó a su favor en las urnas. Y así, de grano en grano, llena el buche esa gallina.

Afirma el empleado de Peña en el llamado Comité Ejecutivo Nacional del inexistente partido revolucionario institucional, que éste ganará, en las elecciones del primero de julio venidero, con un 40 por ciento del electorado porque así lo profetizó el Financial Times de Londres. Y “ganará” pero no porque lo vaticine el diario de la Citi, sino porque los priistas robarán las elecciones, comprarán millones de votos entre los pobres a los que les cae muy bien las pendejaditas que los políticos priistas les regalan con tal de que voten por Meade. Si. Ganará el PRI como ha ganado siempre, como ganó perdiendo con los triunfos de Fox y Calderón. Y… los mexicanos seguirán tan campantes, quejándose eternamente de la corrupción, de la impunidad, de las matanzas, de la inseguridad pública, de los secuestros, de las desapariciones forzadas, de los presidentes, gobernadores, presidentes municipales, diputados, senadores ladrones. Porque los mexicanos sólo es eso saben hacer: quejarse de los ladrones – de las ratas, dicen -, pero siguen votando por los ladrones a cambio de una tarjeta de 3,000.

Pero mi voto, el mío, el de Gómez Maza, no vale 3,000. Vale infinitamente más, mucho más. Es más no tiene precio y no se vende, en un país como México (y no me cansaré de repetirlo), en donde los barones de la democracia usan la palabra democracia, inexistente, fantasiosa,  para manipular y comprar conciencias y destruir dignidades, para dominar a las masas de votantes (80 y tantos millones), muchos de los cuales votan hasta por una sopa maruchan que si acaso cuesta $10. Y que no me diga que no tengo razón el mentiroso de Enrique (Caramba, por qué será que se me olvidan sus apellidos), el empleado de EPN en el CEN del PRI.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.   Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

volver arriba
Lunes, 15 Octubre 2018
15:56:42