Menu
Cuarta Transformación requiere apoyo del Poder Legislativo

Cuarta Transformación requiere apoy…

Titular de Secretaría d...

Un debate maniqueo

Un debate maniqueo

Utopía ...

Distraen a la gente y hacen como que imparten justicia

Distraen a la gente y hacen como qu…

ÍNDICE POLÍTICO FRANCISC...

La Constitución Ante Todo

La Constitución Ante Todo

DE FRENTE Y DE PERFIL  R...

lOS recursos son escasos por lo que es necesario el trabajo en equipo: Secretaría de Bienestar

lOS recursos son escasos por lo que…

Guillermo Pimentel Balder...

La ley como objeto

La ley como objeto

La Costumbre del Poder *...

Informe anual de labores del Ministro Presidente de la SCJN #EnVivo

Informe anual de labores del Minist…

Informe anual de labores ...

Primer Acercamiento entre la CFE y el CENACE; su Objetivo: Suministro Confiable de Electricidad

Primer Acercamiento entre la CFE y …

El Director General del C...

Máquina Z china: Pekín desarrolla lo que puede convertirse en su mayor arma nuclear

Máquina Z china: Pekín desarrolla l…

https://es.rt.com/6emy  ...

El Helénico conmemora el primer lustro de The 24 Hour Plays México

El Helénico conmemora el primer lus…

Lo recaudado será donad...

Prev Next
Viernes, 14 Diciembre 2018
01:12:06

Se acabó la diversión…

Se acabó la diversión…

Francisco Gómez Maza

Análisis a Fondo 

·  Llegó el comandante y mandó parar, como canta Puebla 

·  Sólo uno que otro anda por ahí añorando la vida licenciosa

Como canta el inolvidable Carlos Puebla, (en México) se acabó la diversión; llegó el comandante y mandó parar… Aquella canción alegre, pegajosa, que cantaban los chavos de aquellos años maravillosos, recordando cuando Fulgencio Batista, más que presidente, padrote de uno de los prostíbulos más encantadores de los Estados Unidos, se fue a la goma y arribaron los barbones de la Sierra Maestra a La Habana.

 

Pues, guardadas las proporciones (aquí no hay una revolución marxista, ni balazos, ni ejecuciones, ni proyectos socialistas ni menos comunistas), eso es lo que pasó el primero de diciembre, cuando Enrique Peña Nieto, el expresidente del México de la corrupción, la simulación, el cinismo y la impunidad, tuvo que soportar con la cerviz inclinada el demoledor reclamo del ahora presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien, en campaña electoral y su inauguración como presidente constitucio0nal, se presentó como el adalid de la lucha contra la deshonestidad, la corrupción, la impunidad y todos los infortunios que para las mayorías de mexicanos representa el capitalismo de casino, el capitalismo de palenque de gallos, el capitalismo más salvaje que en la historia haya vivido pueblo alguno, a no ser los pueblos de América del Sur, en éste que, en aquellos años de luchas estudiantiles, denominábamos “Continente de la Esperanza”.

Y vaya que se acabó la diversión para aquellos que hicieron del poder un modus vivendi, su modus operandi, y asaltaron las arcas nacionales, como insatisfechos depredadores, dejando al país en ruinas, palabra que me trae a la mente las ruinas del grandioso Jorge Ibargüengoitia, ruinas que se encuentran en el camino entre la nostalgia y la ironía. Esas Ruinas que veis…

No era posible seguir viendo desfilar a una banda, a un cártel de facinerosos, ladrones, que se servían a sus anchas con la cuchara más grande sin importarles que las clases medias, los pobres, los miserables pasaran las de Caín, atormentados por el hambre y, sobre todo, por el hambre y sed de justicia. Todo era corrupción, cochupos, mordidas, moches, igualas millonarias para obtener un contrato, compra de dignidades, de libertades, complicidades, cuyos actores, como dice la gente del pueblo, no tenían llenadera.

México llegó a ser una de las sociedades más corruptas del mundo en todos los ámbitos, en el federal, en el estatal, en el municipal y la corrupción de convirtió en la filosofía de vida del mexicano, como la hipocresía era la filosofía de vida en las dictaduras que los pueblos de América Latina tenían que soportar a fuego y sangre, en los años 70.

Eran de lujuria las camadas de nuevos ricos que salían, como pan del horno, cada seis años, de la burocracia, empezando por el presidente de la república, y siguiendo por toda una cauda de ladrones que se autodenominaban servidores públicos. Tanta fue la avaricia de quienes “gobernaban” al país, que México se convirtió en uno de los países más corruptos del mundo.

En 2017 México ocupó la posición 135 de 180 países evaluados por la organización Transparencia Internacional.

Pero llegó el Comandante y mandó parar… como Carlos Puebla nos ponía a cantar a los jóvenes de los años 70, después de la gran represión del 68, que le abrió los ojos a medio mundo.

Hoy, las mayorías están convencidas de que la diversión se acabó y que, a los ladrones, los grandes peces, les convendría irse del país, a gozar de los millones que se robaron de la cuenta pública porque no vaya a ser que, en una de éstas, se les ocurra a los mexicanos agarrarlos y meterlos en la cárcel para que purguen sus delitos de robo, enriquecimiento fácil y traición a la patria, por lo menos. El nuevo presidente puede perdonarlos como ya lo prometió en público, pero el pueblo no olvida y de repente toma la justicia entre sus manos. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

volver arriba
Viernes, 14 Diciembre 2018
01:12:06