Miércoles 20 de enero de 2021 marca, para la historia de los Estados Unidos y del mundo, el fin de la farsa que durante los últimos cuatro años protagonizaría como Presidente, Donald Trump, quien en su papel estelar de gobernante nunca pudo actuar como político, porque adolece del don, y en medio de su desequilibrio mental, transformado en fobias y deseos de venganza, llevaría, sustentado en la mentira y populismo exacerbado, a la confrontación social y al desequilibrio económico financiero a los Estados Unidos.