Menu
Enorme presión para definir Ingresos y egresos del 2020

Enorme presión para definir Ingreso…

LOS CAPITALES EDGAR GONZ...

La 4T va de gazapo en gazapo

La 4T va de gazapo en gazapo

22 de agosto de 2019 ÍND...

Se consolida el G4 de los Diputados

Se consolida el G4 de los Diputados

DIARIO LEGISLATIVO   Ped...

El Juego de las Cámaras

El Juego de las Cámaras

DE FRENTE Y DE PERFIL  ...

Firman Hacienda y SFP Convenio Para Construir Nuevo Sistema de Contrataciones Públicas

Firman Hacienda y SFP Convenio Para…

Firma del Convenio de Col...

Alientan la confrontación entre originarios y mexicanos VII/VIII

Alientan la confrontación entre ori…

La Costumbre del Poder *...

Detenido, el agresor del reportero Juan Manuel Jiménez de adn40

Detenido, el agresor del reportero …

La Secretaría de Seguri...

Las Autoridades de Gobernación Sostienen Encuentros con Grupos de Autodefensas; ya Quieren la Paz

Las Autoridades de Gobernación Sost…

Sánchez Cordero reconoce ...

Le Llegó su Fiestecita

Le Llegó su Fiestecita

Teresa Gurza. Comprobamo...

Cada vez más claro. La 4T va tras la corrupción de Osorio Chong

Cada vez más claro. La 4T va tras l…

21 de agosto de 2019  Ba...

Prev Next
Miércoles, 21 Agosto 2019
21:40:23

Educación y Cultura

Urge regular la medicina privada en México

  • Esta, debe colaborar con sector público para hacer realidad derecho a salud y bienestar de población

Guillermo Pimentel Balderas

En el marco del Foro Normativo de la Medicina Privada en México, se resaltó que la medicina privada puede y debe participar, en colaboración con el sector público, para hacer realidad el derecho a la salud y el bienestar a toda la población.

Leer ms ...

Laboratorio de Geoquímica Orgánica del IMP apoya a la industria petrolera

El laboratorio de Geoquímica Orgánica del Instituto Mexicano del Petróleo (IMP) está especializado en la realización de pruebas para la identificación geoquímica de muestras de roca y de fluidos, con lo que aporta información imprescindible para las actividades de exploración y producción de sistemas petroleros. 

Gracias a la experiencia acumulada de 40 años de trabajo ininterrumpido desde su creación y a la preparación de su personal altamente calificado, ha desarrollado la capacidad de implementar nuevas metodologías de geoquímica de alta resolución, consolidándose así como un laboratorio único en su tipo a nivel nacional. 

El laboratorio brinda la interpretación de los resultados analíticos que genera y proporciona entrenamiento técnico. Todo esto bajo la acreditación de la norma de requisitos generales para la competencia de los laboratorios de ensayo y calibración. 

La gama de análisis de este laboratorio incluye más de 650 parámetros por muestra, lo que lo convierte también en un referente internacional por su nivel de alcance. 

Cuenta con equipo de vanguardia, entre el que destacan tres analizadores Rock Eval 6 turbo y uno de reciente adquisición el software geoquímico Geoworks y un módulo Quick-Kinectics; un cromatógrafo de líquidos de alta resolución con diseño innovador que permite trabajar con columnas de mayor capacidad y dos cromatógrafos de gases modelo Agilent Intuvo 9000 para espectrometría de masas, que se caracterizan por una mayor sensibilidad y el empleo de bombas sin aceite, además de un sistema automatizado de limpieza.

Con toda esta infraestructura y el alto nivel académico de sus especialistas, este laboratorio  le permite a los tomadores de decisiones de la industria petrolera, desde conocer el potencial generador de hidrocarburos y la madurez de la materia orgánica, hasta establecer rutas de migración del hidrocarburo con base en las correlaciones existentes entre roca y aceite o entre aceites, y las alteraciones de la cuenca petrolera, la compartimentación del basamento o el porte de volúmenes de producción del pozo a la terminal.

Leer ms ...

Personas ingratas: El «veneno» del desagradecimiento

Rincón de la Psicología

Link to Alimenta tus Neuronas :)

Posted: 19 Aug 2019 02:20 AM PDT

Dicen que quien ayuda debe tener la memoria corta, pero quien recibe debe asegurarse de tener una memoria larga. Ayudar, dar y facilitar son verbos que se conjugan con agradecimiento. No cabe duda de que ayudar es un acto que nos hace sentir bien, en sí mismo. Pero tampoco cabe duda de que recibir agradecimiento por el esfuerzo, la atención o el tiempo brindados es muy reconfortante. Porque a fuerza de ayudar, sin recibir nada a cambio, el corazón también se agota.

Sin embargo, algunas personas no comparten esta perspectiva. Se trata de personas que podríamos calificar como ingratas porque no reconocen ni valoran lo que los demás hacen por ellas. Esas personas no solo no agradecen la ayuda recibida, sino que luego vuelven a pedir otro favor. Y así una y otra vez. Hasta que se convierte en la norma y obligación. Y el día que decidimos parar, porque tenemos la ligera sospecha de que nos están utilizando/manipulando, nos echa en cara nuestra poca empatía, haciéndonos sentir culpables por no volver a ayudarles. ¿Qué se esconde realmente tras el comportamiento de las personas ingratas?

La gratitud no es solo un sentimiento, también es una habilidad y una manera de ver el mundo

Durante mucho tiempo se pensó que la gratitud era únicamente un sentimiento que experimentamos cuando somos objeto de acciones beneficiosas por parte de los demás. Si alguien nos da una mano cuando más lo necesitamos, nos hace un regalo o nos dedica parte de su tiempo, se debería activar automáticamente un sentimiento de gratitud.

Sin embargo, la gratitud no es solo una emoción, también tiene un componente cognitivo. Para que podamos sentirnos agradecidos primero debemos ser capaces de apreciar. Apreciar el gesto que han tenido para con nosotros, apreciar sus efectos positivos y apreciar el esfuerzo o la intención del otro. Y la apreciación es una habilidad que las personas ingratas no han desarrollado.

De hecho, psicólogos del Hope College de Michigan creen que las personas ingratas simplemente carecen de la habilidad de sentirse agradecidas. Afirman que la gratitud “es una experiencia de abundancia, con la conciencia de que uno es el receptor de un buen regalo del donante”, lo cual implica apreciar el acto en sí mismo. También explican que “la gratitud versa sobre los donantes, regalos, destinatarios y las actitudes de los donantes y destinatarios entre sí. Es una emoción profundamente social”.

Psicólogos de la Universidad de Manchester han ido un paso más allá al sugerir que la gratitud no solo es una habilidad, sino que se experimenta a nivel disposicional. Afirman que se trata de una actitud ante la vida que implica ser capaces de notar y apreciar lo positivo que existe en el mundo. Por tanto, las personas ingratas estarían programadas para ver los favores, la ayuda y/o los regalos como si no fueran lo suficientemente buenos o no estuvieran a su altura, de manera que no pueden experimentar gratitud.

Todo esto nos indica que es probable que la ingratitud se geste durante los primeros años de vida. Si los padres no enseñaron a sus hijos a valorar y apreciar lo que los demás hacían por ellos, es probable que los niños terminen desarrollando lo que se conoce como Síndrome del Emperador. Como resultado, arrastrarán esa visión egocéntrica del mundo a la adultez y asumirán que los demás están obligados a satisfacer sus necesidades y deseos. Esa forma de comprender el mundo les impedirá experimentar gratitud.

Los 5 riesgos que corren las personas ingratas

La ingratitud no es una buena compañera de viaje. Es cierto que quien ayuda puede sentirse desilusionado si no percibe agradecimiento en el otro, pero quien no siente gratitud se lleva la peor parte.

1. Infelicidad crónica. La infelicidad es una enfermedad contagiosa causada por una deficiencia crónica de gratitud”, escribió Mokokoma Mokhonoana y la ciencia lo confirma: la capacidad para experimentar gratitud se ha vinculado con elevados niveles de felicidad. De hecho, el estudio realizado en el Hope College de Michigan comprobó que la gratitud es un excelente predictor del nivel de felicidad, el bienestar y la satisfacción en la vida.

La ingratitud, al contrario, nos condenaría a un bucle de infelicidad crónica. Dado que el agradecimiento no se experimenta solo hacia las personas que nos brindan su ayuda sino también ante la vida, las personas ingratas estarían condenadas a un bucle de insatisfacción. Al no ser capaces de apreciar la vida como un regalo extraordinario, es más probable que se sientan permanentemente insatisfechas y descontentas.

2. Atadas al trauma. No hay mejor herramienta que la gratitud para lidiar con las situaciones adversas y los traumas psicológicos. Varios estudios han demostrado que podemos sentirnos agradecidos en diferentes condiciones, incluso en las difíciles. De hecho, las personas que logran recuperarse de un trauma con mayor rapidez son aquellas que aprenden a centrarse en las cosas positivas de su vida, sintiéndose agradecidas por ellas, en vez de enfocarse en lo que han perdido o no tienen.

La reevaluación centrada en los beneficios implica un enfoque más positivo que activa emociones beneficiosas y provoca reacciones neurofisiológicas positivas. La gratitud nos ayuda a desconectarnos de las emociones tóxicas y los pensamientos rumiativos, permitiéndonos enfocarnos en lo positivo. O como dijera Sonja Lyubomirsky “la gratitud es un antídoto para las emociones negativas, un neutralizador de la envidia, la hostilidad, la preocupación y la irritación”.

3. Más problemas psicológicos. A la larga, la ingratitud genera un estado psicológico malsano caracterizado por ciclos de expectativas irreales y frustraciones en los que la persona es incapaz de apreciar en su justa medida lo positivo que le ha ocurrido.

Por eso no es extraño que un estudio realizado en la Virginia Commonwealth University revelara que las personas ingratas tienen un riesgo mayor de padecer trastornos psicológicos como la depresión mayor, el trastorno de ansiedad generalizada, diferentes tipos de fobias, bulimia nerviosa, así como de caer en comportamientos adictivos, ya sea a la nicotina, el alcohol y las drogas.

4. Condenadas a la desesperanza. Uno de los mayores peligros a los que se enfrentan las personas ingratas es que su vida se convierte en una profecía autocumplida. La ingratitud hace que los demás renuncien a ser amables con ellos, por lo que las personas ingratas terminan atrapadas en la trampa que han tendido. Cuando dejan de recibir ayuda, pensarán que el mundo es un sitio hostil donde no existe la bondad, sin darse cuenta de que han sido sus actitudes las que han alejado a los demás, dejándoles solos.

Una investigación realizada en la Universidad de Manchester mostró que las personas ingratas son más dependientes y menos autónomas que quienes experimentan gratitud, lo cual significa que, en el fondo, tienen una gran necesidad de los demás. Estas personas también tienen problemas de autoaceptación y a menudo les falta un propósito en la vida.

5. Peor salud. La ingratitud no solo condena a la persona a la amargura, sino que también puede pasarle factura a su salud física. Se ha comprobado que la gratitud disminuye el nivel de estrés, la ansiedad y las preocupaciones, por lo que no es extraño que un estudio realizado en la Universidad de Michigan haya descubierto que las personas ingratas suelen reportar niveles más elevados de estrés y un mayor número de síntomas físicos.

La gratitud también mejora considerablemente la calidad del sueño. No solo nos permite dormirnos más rápido sino que nos asegura un sueño más profundo y reparador. ¿Por qué? La gratitud inhibe los pensamientos automáticos negativos que nos impiden conciliar el sueño cuando ponemos la cabeza en la almohada.

La buena noticia es que la gratitud se puede desarrollar. Una persona ingrata no está condenada al desgradecimiento de por vida. El secreto es muy simple: no des nada por sentado. Comienza a pensar en tu vida como en un maravilloso regalo. Al fin y al cabo, como escribió el novelista Thornton Wilder “solo podemos decir que estamos vivos en esos momentos en que nuestros corazones son conscientes de nuestros tesoros”.

 

Fuentes:

Witvliet, C. et. Al. (2019) Gratitude predicts hope and happiness: A two-study assessment of traits and states. The Journal of Positive Psychology; 14(3): 271–282. 

Wood, A. M. et. Al. (2010) Gratitude and well-being: A review and theoretical integration. Clinical Psychology Review; 30(7): 890-905.

Witvliet, C. V. O. et. Al. (2010) Compassion-focused reappraisal, benefit-focused reappraisal, and rumination after an interpersonal offense: Emotion-regulation implications for subjective emotion, linguistic responses, and physiology. The Journal of Positive Psychology; 5(3): 226-242.

Wood, A. M., Joseph, S., & Maltby, J. (2009) Gratitude predicts psychological well-being above the big five facets. Personality and Individual Differences; 46: 443−447.

Krause, N. (2006) Gratitude toward God, stress, and health in late life. Research on Aging; 28: 163−183.

Nelson, J., & Harvey, A. G. (2003) An exploration of pre-sleep cognitive activity in insomnia: Imagery and verbal thought. British Journal of Clinical Psychology; 42: 271−288.

Kendler, K. S. et. Al. (2003) Dimensions of religiosity and their relationship to lifetime psychiatric and substance use disorders. American Journal of Psychiatry; 160: 496−503.

Tennen, H., & Affleck, G. (2002) Benefit-finding and benefit-reminding. En C. Snyder & S. Lopez (Eds.), Handbook of positive psychology (584–597). Oxford University Press: Nueva York.

La entrada Personas ingratas: El «veneno» del desagradecimiento se publicó primero en Rincón de la Psicología.

Leer ms ...

Apoyos a la cultura, movimientos en la SC… y en la información semanal

Glen Rodrigo Magaña

La entrega de los Apoyos a la cultura del Programa S268, se llevó a cabo el pasado miércoles 14 de agosto en el tlaxcalteca Palacio de Cultura, dando resultados a los compromisos realizados por la Secretaría de Cultura (SC) con los legisladores de la Comisión de Cultura y Cinematografía de la Cámara de Diputados, municipios y colectivos de la sociedad civil. Mientras que el jueves 15 de agosto, Edgar San Juan deja la Subsecretaría de Desarrollo Cultural, la secretaria Alejandra Frausto Guerrero nombró a Marina Núñez Bespalova como la nueva titular de esta subsecretaría y al frente del FONCA, designó a la historiadora y editora Adriana Konzevik Cabib. En más información de esta semana: el desplome del techo de la bodega en el anexo del Museo Nacional de la Estampa (MUNAE) el pasado 15 de agosto; la entrevista de la titular de la SC en el programa “John y Sabina” de Canal Once el pasado martes 13 de agosto y las actividades celebradas por el Día Nacional del Cine Mexicano 2019.

Leer ms ...

No aspires a ser distinto a los demás, sé un atopos

Rincón de la Psicología

Link to Alimenta tus Neuronas :)

Posted: 14 Aug 2019 02:34 AM PDT

Ser distinto a los demás

Hoy todo el mundo quiere ser distinto a los demás. Pero en esa voluntad de ser distinto prosigue lo igual”, escribió el filósofo Byung-Chul Han.

Ser auténtico se ha convertido prácticamente en un imperativo social, un imperativo que hemos interiorizado hasta tal punto que muchos lo han convertido en el leitmotiv de su vida.

¿Y si nos estuviésemos equivocando? ¿Y si esa búsqueda de la diferenciación nos igualara cada vez más? ¿Y si ese discurso normalizado nos alejara progresivamente de nuestra esencia haciendo que nos convirtamos justo en lo que pretendemos evitar?

El terror de lo igual

La aspiración a la autenticidad y la necesidad de diferenciación provienen de nuestro profundo deseo de trascender. Necesitamos vivir en sociedad y, por tanto, compartir algunos de sus valores y acatar algunas de sus normas de comportamiento. Pero también necesitamos el oxígeno psicológico que proviene de la libertad de elección que nos permite ser nosotros mismos.

Como resultado, lo igual nos da miedo porque es sinónimo de indiferenciación, es como si nuestro “yo” se diluyera en la masa, perdiendo nuestra identidad, eso que nos convierte en nosotros mismos. En el fondo, el terror de lo igual es una expresión sublimada del miedo a la muerte. Diferenciarnos de los demás no solo nos permite sobresalir, sino que nos reafirma como personas únicas y asegura la supervivencia del ego encapsulado en nuestra mente.

Por supuesto, querer ser nosotros mismos no es malo. No es malo buscar quiénes somos y expresarlo. El problema comienza cuando esa búsqueda de la diferenciación y la autenticidad nos lleva a un laberinto sin salida que nos conduce a la homogeneización.

El atopos perdido

Sócrates fue un filósofo singular. Tan singular que sus discípulos se referían a él como un atopos, una palabra de origen griego que se utilizaba comúnmente para indicar aquello fuera de lugar, extraño o inaudito, pero que también indicaba “el otro que no tolera ninguna comparación” porque todo atributo que se pretenda utilizar para realizar el paralelismo sería forzosamente falso, torpe y mortificante.

Sócrates era, por tanto, incomparable y singular. Que no es lo mismo que ser distinto o auténtico. Byung-Chul Han explica la diferencia: “la singularidad es algo totalmente distinto de la autenticidad. La autenticidad presupone la comparabilidad. Quien es auténtico, es distinto a los demás”. Sin embargo, un atopos es incomparable, lo cual significa que “no solo es distinto a los demás, sino que es distinto a todo lo que es distinto a los demás”.

Un atopos es una persona segura de sí misma, que no necesita compararse ni buscar la confirmación externa de su unicidad. Así logra liberarse de la necesidad de ser distinto, porque simplemente ES, con mayúsculas.

No es un mero juego de palabras. Ni una disquisición terminológica o un desvarío filosófico sino una importante diferenciación que se ha perdido a lo largo de los siglos – probablemente con toda intención – para evitar la unicidad en una sociedad que necesita desesperadamente la homogeneización.

De hecho, Byung-Chul Han considera que la proliferación de lo igual es la patología que sufre nuestra sociedad, una sociedad que expulsa la negatividad que representa el otro prescindiendo de la represión para recurrir a mecanismos psicológicos más sutiles.

En un régimen totalitario, es fácil distinguir los mecanismos de expulsión de lo distinto ya que se recurre a la represión, coerción, censura y restricción de todo tipo de libertades. En una sociedad aparentemente libre esos mecanismos son más complejos, pero nos atan igual de fuerte, aunque con cuerdas invisibles.

Libertad sin liberación

Nuestra sociedad nos brinda una libertad sin liberación. Nos pide que nos diferenciemos, pero solo dentro de ciertos límites. Nos pide que seamos auténticos, pero nos obliga a compararnos. Nos pide que seamos únicos, pero también que compitamos con los demás. Abrumados por esas contradicciones, no es extraño que terminemos acallando nuestra unicidad.

La cultura de la constante comparación igualatoria no consiente ninguna negatividad del atopos. Todo lo vuelve comparable; es decir, igual. Con ello resulta imposible la experiencia del otro atópico. La sociedad de consumo aspira a eliminar la alteridad atópica a favor de las diferencias consumibles, heterotópicas […] La diversidad es un recurso que se puede explotar. De esta manera se opone a la alteridad, que es reacia a todo aprovechamiento económico”, apuntó Byung-Chul Han.

O como dijo Noam Chomsky: “entendieron que era más sencillo crear consumidores que someter esclavos”. Cada vez que nos comparamos reducimos nuestra riqueza y unicidad a unos patrones que damos por válidos, como si ser más inteligente, más rico, más sociable o más atrevido que los demás significase algo. Cuando nos comparamos asumimos la vara de medir de la sociedad y la damos por válida – de manera más o menos consciente – alejándonos un poco más de nuestra esencia.

Por desgracia, estamos tan inmersos en ese tipo de pensamiento, que no nos damos cuenta de que vivimos en un estado de “conformidad potenciada”, un mecanismo que resulta mucho más eficiente que la homogeneización represiva de las sociedades totalitarias porque nos mantiene en el círculo vicioso de la competición social, aceptando los patrones de comparación que marcan nuestras metas en la vida y que han sido impuestos por alguien más.

Byung-Chul Han explica la trampa que esconde este mecanismo: “la autenticidad genera diferencias comerciables. Con ello multiplica la pluralidad de las mercancías con las que se materializa la autenticidad. Los individuos expresan su autenticidad sobre todo por medio del consumo. El imperativo de la autenticidad no conduce a la formación de un individuo autónomo y soberano. Lo que sucede más bien es que el comercio lo acapara por completo”.

Así se cierra el ciclo. Cuanta más confirmación externa de nuestra autenticidad busquemos, más dependeremos de esa confirmación. Y cuanto más distintos deseemos ser, más nos compararemos. Como resultado, “el yo se ahoga en sí mismo”. Y lo que podía haber sido una apasionante aventura de descubrimiento personal se convierte en una gris replicación de lo igual. Pero, desgraciadamente, pocos lo entenderán.

Fuente:

Han, B. (2017) La expulsión de lo distinto. Barcelona: Herder Editorial.

La entrada No aspires a ser distinto a los demás, sé un atopos se publicó primero en Rincón de la Psicología

Leer ms ...

Los extraños laberintos del pudor

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González el 14 agosto, 2019

Edith Sánchez ·  14 agosto, 2019 | lamenteesmaravillosa
Aunque el pudor está relacionado de alguna manera con la inhibición y la vergüenza, no es lo mismo. La persona pudorosa busca mantener una frontera entre la vida privada y la vida pública. Una cosa es querer ocultar y otra diferente no querer compartir. Ahí quizás esté la clave.
Leer ms ...

Amores de verano: ¿pasiones efímeras con fecha de caducidad?

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Valeria Sabater

 lamenteesmaravillosa | 14 agosto, 2019
Hay amores que aunque duren un verano valen una vida entera. Porque amar siempre merece la pena, y sobre todo la alegría. Esas experiencias que disfrutamos a veces en épocas estivales nos dan rodaje, experiencia y son legados maravillosos para la memoria.
Leer ms ...
Suscribirse a este canal RSS
Miércoles, 21 Agosto 2019
21:40:23