Menu
Busca Gobierno congruencia en atención de programas de vivienda para población de bajos recursos

Busca Gobierno congruencia en atenc…

Reorientará esquemas de...

Ceremonia por el CVI aniversario luctuoso de Francisco I. Madero

Ceremonia por el CVI aniversario lu…

Aniversario luctuoso de F...

#EnVivo #ConferenciaPresidente Conferencia de prensa matutina

#EnVivo #ConferenciaPresidente Conf…

El Presidente Andrés Manu...

Por fin, Habrá Guardia Nacional

Por fin, Habrá Guardia Nacional

DE FRENTE Y DE PERFIL  R...

Freno a farmacéuticas transnacionales

Freno a farmacéuticas transnacional…

Diario Ejecutivo Venden ...

El concierto de los serviles; Trump canta con ellos

El concierto de los serviles; Trump…

Libros de ayer y hoy Ter...

Señor Presidente: la inmoralidad también es sancionable

Señor Presidente: la inmoralidad ta…

ÍNDICE POLÍTICO FRANCISC...

Chiapas, la Gran Estafa del Siglo XXI

Chiapas, la Gran Estafa del Siglo X…

+ Corrupción en Salud, Ed...

Wenses y Lala,  cautivadora historia de amor, llega al Helénico

Wenses y Lala, cautivadora histori…

     Reconocida por los...

Pemex a la cúspide

Pemex a la cúspide

La Costumbre del Poder *...

Prev Next
Viernes, 22 Febrero 2019
15:01:40

Ochoa, pesadilla verdirroja

Ágora Deportiva

Jesús Yáñez Orozco

Da grima endilgar el epíteto de “héroe” a Guillermo Francisco Ochoa Magaña. Fue, para usar una metáfora divina, Dios con guantes de portero durante 90 minutos. Porque tuvo un imaginario halo celestial. No es un exceso asegurar que miles de millones de ojos en todo el mundo miraron su “excelsa” actuación bajo los tres palos.  

 

Incluso la Mafia-FIFA, con su inconmensurable arte de la manipulación de las conciencias en torno al baloncito, de 70 centímetros de diámetro y 350 gramos de peso, se desvivió en elogios hacia el guardameta mexicano –que se sumó al de otros destacados deportistas—etiquetándolo de “héroe”.

Al grado de que consideran ya que uno de los tres goles, cantados, que paró a Neymar, delantero del Barcelona, entre los mejores jugadores del mundo, comienza a ser calificada “la mejor atajada” en la historia de los 20 mundiales jugados con este.

Se convirtió en Dios con guantes de portero. Y con el cabalístico número 13 en la espalda. No requirió de ropas talares para alcanzar la divinidad futbolística. De manera simbólica, su actuación significó un ‘triunfo’ sobre Brasil. Hizo recordar al ruso Lev Yashin, la “araña negra”, el mejor guardameta de la historia del balompié del siglo pasado. 

Igual que él, Ochoa fue un arácnido en su marco. Más diría: un verdadero pulpo. Octópodo con zapatos de futbol soccer.

Pobreza, misérrima, es lo que miramos del futbol de copas del mundo como espectáculo, para que una jugada de estas características se convierta en un hecho mediático mundial. De haber existido un equipo triunfador, las repercusiones del “paradón”, serían magras.

Ya diarios brasileños, han destacado en sus portadas, en portugués, la filosofía del estulto Chapulín Colorado, que con El Chavo --personajes crápulas de Roberto Gómez Bolaños—son un fenómeno televisivo en Brasil que tiene la foto del guardameta mientras evita el gol de Neymar:

“No contaban con mi astucia”.

El encabezado de un diario mexicano destacó, con una pátina de creatividad:

“Memo…rable”

Ahora ya hasta tiene un corrido. Los Tres Tristes Tigres le compusieron uno a la voz de ya, que titularon:

“El corrido de Memo”.

Este martes salió el guardameta, de manera simbólica, con el trébol de cuatro hojas entre sus ropas, como suelen hacerlo jugadores colocándose imágenes religiosas bajo las espinilleras, para que la divina divinidad impida que sean fracturados.

Porque como dice esa máxima panbolera: portero sin suerte no es portero.

La paradoja de esta historia es que Paco Memo no tiene equipo tras jugar cuatro años en el futbol de Francia con el Ajaccio.

Literal: está desempleado.

Aunque hay versiones de que podría enrolarse --con nada más y nada menos—en el Barcelona de Lionel Messi y Neymar.

Mas, luego de su actuación, le lloverán ofertas como si fuera época de ‘aguas’.

Para quienes eventualmente vemos las actuaciones por cable, no sorprendieron sus acciones de guardavallas: ni su salvada ni su actuación en general. 

Incluso, columnistas de economía y finanzas claman, con sorna, porque Paco Memo llegue al Senado de la República para que ‘ataje’ todas las reformas que colocarán aún más de decúbito frontal al país ante la rapiña de las empresas trasnacionales, sobre todo las petroleras y de telecomunicaciones.

Algunos especialistas de prensa escrita consideran que Ochoa tuvo varias intervenciones de “antología”. Fue, incluso,  nombrado por la Mafia-FIFA –esa que no deja títere con cabeza cuando se presenta ocasión para ostentarse como la neta del planeta: incorruptible-- como mejor jugador del partido.

Siguen los analistas: en un momento “sublime” atajó a una mano un cabezazo de Neymar que se metía junto a su poste derecho, a los 25 minutos; de nuevo fue empleada la alta tecnología: el Ojo de Halcón evidenció que el balón no entró gracias a la desviada de Memito.

Poco antes del descanso, el guardameta paró un tiro a quemarropa de David Luiz, luego de que Thiago Silva bajó el balón con el pecho para dejarlo frente al portero.

Ochoa coronó su actuación en la segunda mitad, cuando ahogó el grito de gol de la desesperada y nerviosa tribuna a los 68 minutos, con otra enorme atajada con el pecho para contener un zurdazo de Neymar, y a pocos minutos del final sacó la mano derecha, de puro reflejo, para tapar un potente cabezazo a quemarropa de Thiago.

Era un virtual imán de carne y hueso del esférico.

Con su actuación en sólo 90 minutos eclipsó, casi borró de golpe y porrazo, la historia de Antonio Carbajal, el único mexicano que durante varias décadas tuvo el récord de haber disputado cinco copas del mundo, bajó al arco de los Ratones Verdejos

Porque la posición de portero es la más compleja y de mayor responsabilidad dentro de la cancha. Un yerro significa la derrota. En contraste con un  delantero que puede fallar cualquier cantidad de goles ante el marco rival.

Pero todo cambia si acierta uno.

Echarse el equipo a la espalda, como hizo Memo, exige estar más preparado sicológicamente, que el resto de sus compañeros de juego.

El sitio oficial de la gandalla-FIFA, en internet, publicó una crónica destacando la participación de Ochoa. El cancerbero debe estar en los cuernos de la luna.

Además de volverse trending topic, tener “memes” alusivos a su actuación y recibir felicitaciones de grandes personalidades del deporte como Radamel Falcao, futbolista colombiano, Kobe Bryant, basquetbolista del país de las Bardas y las Estrellas, así como de su compatriota, Sergio (pa)Checo Pérez, piloto de Fórmula Uno, entre otros, la FIFA-Mafufa subrayó uno de los momentos claves de Ochoa.

La descripción, con metáfora silvestre, dice:

La pelota voló hacia el área. El centro era perfecto. El 10 brasileño (Neymar) quedó suspendido en el aire en un salto prodigioso y, como si de un martillo se tratara, golpeó el balón con su cabeza hacia la red. Para detenerlo, hacía falta desafiar la ley de gravedad.

Y, entonces, como si fuera un superhéroe, apareció un portero. Con un salto acrobático y una mano prodigiosa, alejó el peligro y dejó una estampa para la posteridad.

Esta descripción, dicen algunas crónicas en internet, podría haberse utilizado por muchos para narrar la que, hasta ahora, ha sido la mejor atajada en la historia de las Copas Mundiales de la FIFA: la del inglés Gordon Banks a Pelé.

Pero no es el caso esta vez. La jugada en cuestión tuvo como protagonistas a Neymar y el arquero mexicano Guillermo Ochoa que, además, tuvo otras intervenciones “sublimes” para preservar el cero en su meta ante los Penta-anfitriones en Fortaleza.

El sitio Fifoso, agrega:

“No debe sorprender entonces que, al terminar el encuentro, el 13 del Tri tuviera una sonrisa de oreja a oreja. A fin de cuentas, no todos los días se entra en la historia. Y, con amabilidad y emoción, describió muy vívidamente su milagrosa salvada a FIFA.com y analizó su actuación en general en el partido:

“Yo venía siguiendo la jugada, y cuando vi que Dani Alves iba a sacar el centro, volteé al área y vi a Neymar bien marcado por Rafa Márquez”.

Sigue: “No pensé que alcanzara a rematar, pero aun así hice mi recorrido para estar preparado. De pronto lo vi ganar el salto y después fue todo por instinto. Coloqué los pies, me estiré lo más que pude y logré sacar la pelota”.

Desde el momento en que sucedió, la jugada fue comparada con aquella salvada de Banks a Pelé en México 1970 –‘la atajada del Siglo’--, y si se ven ambas acciones juntas, el parecido es realmente sorprendente.

Con humildad, Ochoa no pudo ocultar su alegría por ser comparado con uno de los grandes momentos en la historia de las Copas Mundiales.

“¡Claro que conozco la jugada! ¡La he visto muchas veces! Sé que es considerada la mejor atajada de la historia. Es un verdadero honor que digan que la mía fue parecida. Realmente me siento muy halagado”.

Sin embargo, reconoce, lo ocurrido este martes 17 de junio tuvo algo especial: “No es lo mismo, por supuesto. En un Mundial, contra el anfitrión… era el mejor escenario posible. Estaba realmente motivado para hacer un buen partido y creo que pude ayudar cuando se me requirió”.

Francisco Guillermo nació el 13 de julio de 1985 en Guadalajara, Jalisco. Cumplirá 29 años. Mide 1.85 metros de estatura y pesa 78 kilogramos. Debutó con América en 2003. Y en 2011 pasó al Ajaccio.

El 23 de agosto del 2013, pidió no ser convocado a la Decepción Nacional tras los partidos contra la selección de Honduras y el representativo de los Cara Pálida.

¿Argumento?: evitar crear mal ambiente si no tenía garantizada la titularidad.

El 24 de septiembre del 2013 aceptó regresar a con los Roedores con Pata de Palo, tras el pedido del fugaz técnico Víctor Manuel Vucetich.

Eric Nepomuceno, en un texto especial para  el Periódico La Jornada, fechado el 17 de junio en Río de Janeiro, puso los puntos sobre las íes:

“Un partido raro, que nos dejó un gusto raro en la boca. Si repetimos la actuación de ayer frente a otros equipos de mayor peso, estamos fritos. Si nos dejamos apretar por selecciones más poderosas como nos dejamos por México, que no es tan tan, estamos perdidos”.

Añade:” Ochoa. Guillermo Ochoa. Un nombre que, desde ayer, se cierne sobre las almas de todo un país. Cuatro defensas espectaculares frente a una selección brasileña que mostró un juego flojo, desarticulado, pifio. Pero que de no ser por esa pared con nombre y apellido hubiera ganado un juego importante.

“Porque para un brasileño, vale reiterar, cualquier partido es importante. Tanto vale si es contra un equipo frágil o poderoso: el brasileño no acepta un segundo lugar. O se es primero o nada sirve”.

Y remató con más potencia que Neymar frente a Ochoa:

“México nunca ha sido un adversario peligroso para el pentacampeón. Bueno, casi nunca: hay antecedentes negativos, pero jamás en un Mundial. Hemos perdido dos partidos decisivos en los últimos años, como la final de los Juegos Olímpicos en Londres, en 2012, o en la Copa Confederaciones, en 1999.

“Pero jamás en un Mundial. En las tres ocasiones en que nos encontramos en el torneo máximo del futbol, fuimos implacables... o casi.

“Ochoa. Guillermo Ochoa. Ése es el nombre de la pesadilla. ¿Con qué derecho jugó de manera tan formidable?”

No hay derecho, dijo un abogado.

Modificado por última vez enJueves, 19 Junio 2014 07:41
volver arriba
Viernes, 22 Febrero 2019
15:01:40