Menu
¿No que no sonabas, pistolita?

¿No que no sonabas, pistolita?

Colaboración Exclusiva M...

Continúa la Recuperación del Peso en su Paridad Cambiaria

Continúa la Recuperación del Peso e…

LOS CAPITALES ÉDGAR GONZ...

El Cine Gana la Pelea por Nocaut, Ante la Bancada de Morena en la Cámara, en defensa del FideCine

El Cine Gana la Pelea por Nocaut, A…

Glen Rodrigo Magaña   E...

AMLOVE empresarial

AMLOVE empresarial

La Costumbre del Poder L...

Oportunidad a Modo

Oportunidad a Modo

DE FRENTE Y DE PERFIL  R...

Vamos Para atrás: Carbón y Combustóleo, en Lugar de Viento y sol

Vamos Para atrás: Carbón y Combustó…

ÍNDICE POLÍTICO FRANCISC...

COVID-19: ¿El final del made in China?

COVID-19: ¿El final del made in Chi…

David López Cabia | e...

Las Reservas del Banxico Aumentaron 250 mdd en la Semana Concluida el 22 de Mayo

Las Reservas del Banxico Aumentaron…

Banco de México reportó a...

Prev Next
Miércoles, 27 Mayo 2020
10:12:07

La fuerza que nos permitirá superar cualquier situación, por dura que sea

La fuerza que nos permitirá superar cualquier situación, por dura que sea

Rincón de la Psicología


Posted: 23 Mar 2020 02:51 AM PDT

  •  

En los campos de concentración, las pequeñas cosas se convertían en grandes cosas. Y también en señales premonitorias. “Cuando veíamos a un camarada fumar sus propios cigarrilos en vez de cambiarlos por alimentos, ya sabíamos que había renunciado a confiar en su fuerza para seguir adelante y que, una vez perdida la voluntad de vivir, rara vez se recobraba”, contó el psiquiatra Viktor Frankl sobre su estancia en los campos de concentración nazis de Auschwitz y Dachau.

Frankl se dio cuenta de que en los campos de concentración no siempre sobrevivían los más jóvenes y fuertes. Muchas personas que aparentemente no tenían ninguna probabilidad de sobrevivir, superaron aquel horror. ¿La clave? Una vida interior rica apuntalada por un sentido, una meta futura, algo por lo cual luchar y a lo cual aferrarse.

No busques fuera, mira dentro

Nuestra sociedad – al menos la sociedad que fuimos hasta hace poco – vivía completamente volcada hacia afuera. Nos animaba a buscar las satisfacciones de nuestra insatisfacción interior en las cosas. Nos animaba a mantenernos continuamente ocupados. Haciendo siempre más. Comprando siempre más. En un estado de narcotización continua que enajenaba el pensamiento y nos alejaba cada vez más de nosotros mismos.

De repente todo eso se ha detenido y muchos se han quedado sin asideros, experimentando un auténtico síndrome de abstinencia. Abstinencia de ese flujo constante de estímulos exteriores con el que se adormecía la conciencia.

Sin embargo, para afrontar las situaciones límite necesitamos desarrollar una vida interior más rica. Mirar dentro. Ser consciente de uno mismo. Dejar de volcarse hacia afuera en busca de fuerzas y encontrar esa fuerza en nuestro interior. Se trata de asumir el reto. El tiempo que nos tocó vivir. Las condiciones particulares de cada uno.

Esa intensificación de la vida interior” nos permite “refugiarnos contra el vacío, la desolación y la pobreza espiritual de la existencia” cuando las cosas se tuercen, aseguraba Frankl.

Alimentar esa vida interior no implica cerrar los ojos ante la realidad, sino encontrar cobijo y consuelo yendo más allá de lo que podemos ver y tocar. “Las personas con una vida intelectual rica sufrieron muchísimo, pero el daño causado a su ser íntimo fue menor porque eran capaces de aislarse del terrible entorno retrotrayéndose a una vida de riqueza interior y libertad espiritual”, explicó el psiquiatra.

Busca tu sentido

Cuando debemos enfrentarnos a desafíos extremos, muchas veces la fuerza mental apuntala la fuerza física. La capacidad para seguir adelante, pase lo que pase, surge de que tengamos un motivo para luchar. Y de que seamos capaces de aferrarnos a este con uñas y dientes. Como diría Nietzsche: “quién tiene algo por qué vivir, es capaz de soportar cualquier cómo”.

El sentido de la vida, ese motivo para luchar, es único e inalienable. Es la única posesión que nos queda cuando nos reducimos a la existencia desnuda, cuando tocamos fondo emocionalmente. Es eso a lo que nos aferramos y lo que da sentido a nuestra vida, más allá de la vida misma. Es lo que nos anima a decirle «sí a la vida», a pesar de todo.

Ese motivo no se suele encontrar al azar. Frankl estaba convencido de que necesitamos una “voluntad de sentido”, que implica ser capaces de discernir lo esencial de lo superfluo, clarificar nuestros valores y plantearnos una meta futura, sin la cual es fácil dejarnos vencer por las circunstancias.

Ante una situación excepcional, podemos “convertir la vida en un triunfo interno o bien ignorar el desafío y limitarnos a vegetar”, con la secreta esperanza de que todo sea una pesadilla y que mañana, cuando abramos los ojos, todo vuelva a ser como antes.

Pero cuando atravesamos situaciones excepcionales – aquellas que ponen del revés nuestro mundo psicológico – nada volverá a ser como antes. Quien haya encontrado su fuerza, podrá llevarla consigo para afrontar los nuevos retos que vendrán. Esta vez con más serenidad y confianza.

 

 

Fuente:

Frankl, V. (2015) El hombre en busca de sentido. Barcelona: Editorial Herder.

La entrada La fuerza que nos permitirá superar cualquier situación, por dura que sea se publicó primero en Rincón de la Psicología.

volver arriba

El crack del 29 y la Gran Depresión

Seguimiento en vivo de Coronavirus

Pulsa aquí si no puedes visualizarlo (mapa elaborado por la Universidad Johns Hopkins.)