Menu
Deslinda Nieto a Kuri y al gobernador Domínguez del Caso Caja Libertad

Deslinda Nieto a Kuri y al gobernad…

Al salir de una reunión c...

Como Representante Permanente ante la OMC fue nombrado Ángel Villalobos Rodríguez

Como Representante Permanente ante …

Ángel Villalobos Rodrígue...

FIBRA Prologis Declara Distribución del Trimestre

FIBRA Prologis Declara Distribución…

CIUDAD DE MÉXICO, 19 de j...

AMLO anuncia que empresa de internet comunicará 300 mil comunidades del país

AMLO anuncia que empresa de interne…

AMLO anunció internet...

El origen ruso del término 'economía moral' empleado por AMLO para definir su política económica

El origen ruso del término 'economí…

Reuters || Carlos Jasso...

Flor temprana

Flor temprana

  Ilsa Barea  - ...

El Chapo y los minisismos, ¿quién es el culpable?

El Chapo y los minisismos, ¿quién e…

Libros de ayer y hoy Ter...

Beatriz, ¿cómo Hillary?

Beatriz, ¿cómo Hillary?

19 de julio de 20...

Dice Muñoz Ledo: si quieren me quedo

Dice Muñoz Ledo: si quieren me qued…

DIARIO LEGISLATIVO  Pedr...

Prev Next
Viernes, 19 Julio 2019
21:51:35

La gendarmería tendría que dar seguridad inmediata

Juan Ibarrola, periodista que tomó la estafeta de Javier Ibarrola en la especialización de los temas de las fuerzas armadas, advierte que la gendarmería nacional, propuesta por el presidente Enrique Peña Nieto, debería solucionar, casi de inmediato, las necesidades de seguridad pública de la nación.

 

Por lo tanto, Ibarrola pegunta: Quién debe administrar la gendarmería nacional. ¿Civiles? ¿Militares? Por lo anterior, agrega en su columna semanal dedicada exclusivamente a los asuntos militares, el debate no debe centrarse, ahora, en cuándo estará lista, o cuántos recursos se utilizarán para su creación.

El aspecto importante. Advierte, es el análisis profundo de cómo su función empatará adecuada y correctamente la realidad que en materia de seguridad pública tiene el país.

Dentro de ésta, la constante ha sido el debilitamiento —corrupción, impunidad, inacción— que los cuerpos policiacos municipales y estatales han tenido a partir del control que la delincuencia organizada impone en extensiones importantes de nuestro país; y se menciona debilitamiento precisamente porque dejan de cumplir con su función de Estado; es decir, proteger y salvaguardar los intereses físicos y materiales de los ciudadanos, lo que al final debe llevar a la reflexión —sin carga política— sobre cuál es el camino correcto para fortalecerlas.

“Si lo que se quiere crear es un nuevo cuerpo policiaco que asemeje las actividades y responsabilidades de la Policía Federal, un cuerpo armado que únicamente se despliegue en los puntos críticos del país y que salga en auxilio solamente cuando los alcaldes y gobernadores los llamen, entonces que se administre y tutele desde y por la civilidad, sugiere. Pero aclara que el resultado será el mismo que se logró con la otrora Policía Federal Preventiva (PFP), que tanta esperanza sembró a finales del sexenio zedillista. Al final llegaron los panistas a reconvertirla en lo que conocimos, por lo menos hasta el final del 2012, es decir, en la Policía Federal.

El proyecto de creación de la gendarmería nacional no debe ser una reconfiguración de lo existente para obtener un híbrido que se le pueda mostrar a la gente. En otras palabras, no puede ser concebido como un proyecto político. Una gendarmería es una fuerza armada permanente que no puede —ni debe— someterse a un plan sexenal. Debe sustentarse como un proyecto, necesariamente, de nación, mismo que tenga una figura institucional y jurídica lo suficientemente sólida para que no corra el riesgo de desaparecer en seis, 12 o 18 años. No debe quedar en la vaguedad de cumplir una promesa de campaña, comenta.

La fortaleza de una gendarmería radica en la capacidad de respuesta a la ciudadanía, soportada en valores esenciales como son la disciplina, el orden, la lealtad y, por supuesto, también en el respeto y obediencia que sus integrantes le rindan a la cadena de mando. Estos valores solamente pueden encontrarse hoy en las fuerzas armadas.

Nuevamente. ¿Quién debe administrar la gendarmería nacional?

En México, la constante de por lo menos los últimos tres años en materia de seguridad pública ha sido la urgente intervención de soldados y marinos para regresar al orden a las policías municipales, situación que ha derivado en que tengan que patrullar las calles de ciudades que se encontraban —y algunas todavía se encuentran— a merced de un crimen organizado que es protegido y custodiado por los cuerpos policiacos. Y más allá de la protección y custodia, también participando activamente como sicarios de la delincuencia. Cuántos policías municipales y estatales han estado involucrados materialmente en asesinatos, secuestros, cobro de piso y paso, etc.

La concepción original de las policías (servir y proteger) ha sido rebasada por el poder de los grupos criminales; también es resultado de la realidad que los policías tienen al no contar con la certeza de una proyección profesional adecuada, sumada a la flexibilidad de las leyes al momento en que se les llama a rendir cuentas. Una gendarmería nacional bajo la administración y tutela del Ejército no corre estos riesgos, ya que se dará certidumbre a sus integrantes, amén de la seguridad que brindará a los ciudadanos, quienes deberán conocer que bajo esta figura las amenazas de corrupción, impunidad y excesos se minimizan de manera significativa.

En los países donde se cuenta con gendarmerías, un gendarme es un civil bajo un mando militar. Un gendarme está sujeto a las leyes, derechos y prerrogativas de la jurisdicción militar. Un gendarme es apartidista, sirve a la nación al igual que los militares.

Solo por citar un ejemplo. Dentro de la legislación militar de nuestro país, un soldado que se le descubre compartiendo información con los delincuentes se le dicta una condena de 63 años.

¿Quién debe hacerlo?

volver arriba
Viernes, 19 Julio 2019
21:51:35