Menu
Ebrard le miente a AMLO. Trump no dará dinero para Centroamérica

Ebrard le miente a AMLO. Trump no d…

24 de julio de 2019  Bal...

Absurdamente obligan a la COFECE a retractarse

Absurdamente obligan a la COFECE a …

LOS CAPITALES Los notari...

Cambios, Cuando se Requieran

Cambios, Cuando se Requieran

DE FRENTE Y DE PERFIL  R...

Convenio marco PA-SADER para lograr el derecho de propiedad a mujeres y jóvenes de núcleos agrarios

Convenio marco PA-SADER para lograr…

Guillermo Pimentel Bald...

Cuánto vale un elogio de Trump

Cuánto vale un elogio de Trump

La Costumbre del Poder *...

“Big Brother te está observando”

“Big Brother te está observando”

La Secretaría de Cultura ...

Las mil y una noches del feminicidio

Las mil y una noches del feminicidi…

Libros de ayer y hoy Ter...

Prev Next
Miércoles, 24 Julio 2019
03:29:59

Scherer, campanazo de la historia

Francisco Gómez Maza

Análisis a Fondo           

  • El periodismo que no es incómodo es propaganda 
  • Una generación de reporteros, única, irrepetible

Y qué puede hacerse, colegas. Duele que mueran los periodistas que antes no morían. Quienes, tan acostumbrados a reportear, a denunciar, a vivir, nunca pensaban que morirían.

 


Duele que mueran los que se constituían en voz de quienes no tenían voz, los desheredados, los explotados, los excluidos; los que vivían la vida destapando cloacas, porque los políticos salían de las cloacas para aprovecharse de los incautos. Los que no dejaban que los políticos los ahogaran en las cloacas, en el mismo estercolero.

El consuelo que me queda, como dice la canción, es que por allá, quién sabe dónde, quizá debajo de la tierra, quizá encima de las nubes, o en alguna corriente de agua torrencial, o en el fuego, o en el cuerpo de un colibrí, o en el de mi perro Jami, volveremos a encontrarnos, con la conciencia de que la muerte nos iguala con el mismo rasero.

Lo bueno es que sí aprendí y mucho de estos periodistas únicos, inigualables, irrepetibles, contradictorios, profanadores de sacralidades, iconoclastas, como toda esa generación que nos arrimamos a un personaje que no cabía en esta sociedad del desconocimiento, de la inconciencia, de la simulación, de la mentira, de la corrupción y de la impunidad.

Y estoy hablando de todos los que se han ido antes que yo. De Fausto Fernández Ponte, de Raúl Torres Barrón, de Carlitos Borbolla, de mi Tocayo Paco Ponce, - hijo del Brujo, mi amigazo de la sección de deportes -, de mi tocayo Paco Fe Álvarez, el de la voz fuerte y seca, como la mía, que podemos caer mal al principio;  de Miguel Ángel Granados Chapa, de Vicente Leñero, de la maravillosa Elenita Guerra.

Todos, en un Excélsior libre, profesional, el periódico de habla hispana más importante del mundo de habla hispana. Un diario en el que, como decía un colega, hasta el más chimuelo mascaba tuercas. Una pléyade de genios, de preclaros, de reporterazos, de dueños, de egos.

Y en medio de todos, como un tlatoani, como una divinidad, Julio Scherer García, el director, madreando a medio mundo digno de ser madreado, desde presidentes de la república hasta policías asediados por las moscas de Abel Quezada. Que ese era el mandato del periodista: divulgar lo que no le gusta a los poderosos. Periodistas, a modo de la parcialidad, porque el periodista verdadero nunca podrá ser imparcial. Siempre tendrá que tomar parte de quienes son los agraviados por los poderosos.

La más maravillosa experiencia de mi vida como reportero. Llegar a aquel Excélsior y ser recibido por Julio Scherer García. Y escuchar de sus labios, en aquella oscura oficina desde donde daba las órdenes de trabajo, en Reforma 18. Don Francisco, hay que dar un campanazo.

Y luego, el éxodo, empujados por la violencia del desgraciado de Luis Echeverría, aquel desgraciado 8 de julio de 1976, cuando el sátrapa mandó a una legión de sombrerudos velazqueanos a darle sepultura a la libertad de prensa, al profesionalismo periodístico, y darle posesión al que era el dedo chiquito de Julio, Regino Díaz, quien todavía tuvo la osadía de repetir en público la advertencia que habíamos pronunciado Fernando Meraz y yo, horas antes de la malhadada asamblea de cooperativistas, de que si se iba Julio nos íbamos nosotros. ¡Fariseo simulador!

Y luego el Semanario Proceso – había que continuar haciendo periodismo, destapando cloacas -, el hijo enfermo de Julio del 76, desde donde nos imaginábamos, enfermizamente, en Reforma 18, la derruida Catedral del Periodismo mexicano.

Y ahora, como ocurre con todo proceso de vida, Julio Scherer García ha pasado a vivir en la Eternidad Feliz, en el cielo de los reporteros incómodos a los poderosos, de los reporteros iconoclastas, de los reporteros que plantean preguntas molestosas, igual si el gobierno de de izquierda o si es de derecha. Si existe el cielo proclamado por las religiones, voy a creer que ese reporterazo está ya cuestionando las contradicciones celestiales. Jajaja.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.analisisafondo.com

Modificado por última vez enMiércoles, 07 Enero 2015 14:50
volver arriba
Miércoles, 24 Julio 2019
03:29:59