Menu
Busca Gobierno congruencia en atención de programas de vivienda para población de bajos recursos

Busca Gobierno congruencia en atenc…

Reorientará esquemas de...

Ceremonia por el CVI aniversario luctuoso de Francisco I. Madero

Ceremonia por el CVI aniversario lu…

Aniversario luctuoso de F...

#EnVivo #ConferenciaPresidente Conferencia de prensa matutina

#EnVivo #ConferenciaPresidente Conf…

El Presidente Andrés Manu...

Por fin, Habrá Guardia Nacional

Por fin, Habrá Guardia Nacional

DE FRENTE Y DE PERFIL  R...

Freno a farmacéuticas transnacionales

Freno a farmacéuticas transnacional…

Diario Ejecutivo Venden ...

El concierto de los serviles; Trump canta con ellos

El concierto de los serviles; Trump…

Libros de ayer y hoy Ter...

Señor Presidente: la inmoralidad también es sancionable

Señor Presidente: la inmoralidad ta…

ÍNDICE POLÍTICO FRANCISC...

Chiapas, la Gran Estafa del Siglo XXI

Chiapas, la Gran Estafa del Siglo X…

+ Corrupción en Salud, Ed...

Wenses y Lala,  cautivadora historia de amor, llega al Helénico

Wenses y Lala, cautivadora histori…

     Reconocida por los...

Pemex a la cúspide

Pemex a la cúspide

La Costumbre del Poder *...

Prev Next
Viernes, 22 Febrero 2019
14:11:53

Lucía Morett

Lucía Morett

Libros de ayer y hoy

Teresa Gil

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

 

Ahora resulta que el asunto de Lucía Andrea Morett es sacado de nuevo a la luz pública. La joven sobreviviente de los hechos de Santa Rosa de Sucumbios en los limites con Ecuador en los que murieron cuatro estudiantes mexicanos en marzo del 2008,  es traído a colación en  un  medio citadino, que al parecer se ha dado su tiempo para investigar el caso y solicitar incluso informes a la PGR. Una vez más vuelve la persecución contra esa joven, cuyo nexos con las FARC no han quedado claros, en momentos en los que esa organización mantiene discusiones de paz con el gobierno colombiano y tiene como interlocutor al gobierno cubano, ahora en relaciones diplomáticas con Estados Unidos. Como  que es mucho insistir en una muchacha como Lucía, aludiéndola  con vínculos terroristas cuando ese mismo adjetivo no puede aplicarse a las propias FARC ¿Quien determina el estatus de terrorista en el mundo  sino los mismos gobiernos que suelen practicarlo impunemente con invasiones, destrucción de países y recursos y solventando la lucha interna para generar guerras fraticidas? La respuesta mundial a los actos violentos que costaron la vida a más de 120 personas en París recientemente, no fueron como esperaban los países poderosos. Se condenaron los hechos, pero se puso énfasis en la culpa de esos países, que han creado resabios, venganzas y amenazas que terminan pagando gente inocente. El caso de Lucía es paradigmático. Hollande recibió en Francia como heroína a una presunta delincuente como Florence Cassez ( a quien la Suprema Corte jamás exoneró) pero aquí, el gobierno de Felipe Calderón hizo caso omiso de Lucía, cuando gravemente herida fue rescatada sin auxilio de su país. Después se inició contra ella una inicua persecución que la llevó a desaparecer. Ahora, según el medio en cuestión aparece en Uruguay,  trabajando como actriz y se insiste en ella como cuchillito de palo, cuando decenas de terroristas -esos si- mexicanos, pululan por el país y las instituciones públicas sin que se les persiga. Roban, saquean, violan, destruyen, pero ahí siguen. El misogismo aflora, además, en este momento, Nestora sigue en la cárcel, Gisela Raquel es asesinada y Lucía es perseguida. Estuve una vez  compartiendo mesa con Lucía después de los hechos que la involucraron y vi a una joven tranquila, agradable, culta, hija de familia -su padre es académico-, lo mismo que vieron partidos que la hicieron candidata a diputada. Igual pueden decir académicos de Texcoco que le dieron clases, algunos con trayectoria importante. A Lucía no le han probado nada, ¿qué pretenden los que reviven el caso, quien está detrás? Como aquel personaje del catalán Juan Marsé, de su novela  Un día Volveré (Plaza Janés & Editores S. A. 1998), a la joven texcocana deben dejarla regresar a su terruño, pero a diferencia de Jan Julivert Mon ella si puede hacer realidad  sus ideales en un  país que como en el de la posguerra franquista, necesita urgentemente de jóvenes que luchen. La obra del autor de Si te dicen que caí y Ultimas tardes con Teresa, entre muchas, crea una gran esperanza en el barrio barcelonés que ve llegar a Jan- ex presidiario-, como el anarquista del que se espera respuesta a un régimen militar que aniquiló a gran parte de los opositores. Pero el tiempo pasa y el hombre se subsume en la vida diaria, como si hubiera olvidado sus antiguos anhelos. Los últimos capítulos vierten al lector un sentimiento de desánimo y decepción y la idea de “que nos están cocinando a todos en la olla podrida del olvido, porque el olvido es una estrategia del vivir, si bien algunos por si acaso aún mantenemos el dedo en el gatillo de la memoria...” 

Modificado por última vez enJueves, 07 Enero 2016 09:31
volver arriba
Viernes, 22 Febrero 2019
14:11:53