Menu
El fardo de la subcontratación y las desavenencias de la reforma sobre el outsourcing (I)

El fardo de la subcontratación y la…

José Luis Ríos Vera...

¿Quién sigue…?

¿Quién sigue…?

De la Ciudad Guillermo P...

Presuntos asesinos de la niña Fátima, internados en el Reclusorio Oriente y en Santa Martha

Presuntos asesinos de la niña Fátim…

La Fiscalía General de Ju...

Trabajadores del Estado con Padecimientos Cardiacos Pueden ser Atendidos en el Hospital Adolfo López Mateos de CDMX

Trabajadores del Estado con Padecim…

Los padecimientos del cor...

Carlos Montemayor, Diez Años de Homenaje Sonoro (Concierto)

Carlos Montemayor, Diez Años de Hom…

A partir de su prosa brev...

Notimex, error de AMLO

Notimex, error de AMLO

Perfiles Políticos  Fe...

CENSO 2020. Preguntar para saber y que ese saber sirva

CENSO 2020. Preguntar para saber y …

Libros de ayer y hoy Ter...

Sanders una gran opción presidenciable

Sanders una gran opción presidencia…

Armando García Editor ...

Escándalos Fiscales; el SAT va con Todo

Escándalos Fiscales; el SAT va con …

Diario Ejecutivo   Fi...

Prevén nuevo recorte a las tasas bancarias en marzo

Prevén nuevo recorte a las tasas ba…

LOS CAPITALES EDGAR GONZ...

Prev Next
Viernes, 21 Febrero 2020
16:21:12

Regadero

Regadero

LA COSTUMBRE DEL PODER 

  30 Jun 2016 

* Supongo, no es más que una hipótesis elaborada en soledad, que así como ven con malos ojos a los gobiernos de Nicolás Maduro, Evo Morales y Daniel Ortega, el presidencialismo mexicanos pierde la confianza de amplios grupos de poder y organismos internacionales de derechos humanos. La desestabilización llama a la puerta

 

“No entienden que no entienden”. Esta sentencia político-periodística, breve y lapidaria, ahora adquiere su verdadera dimensión, puede ubicársele su lugar en el tiempo político que padecemos.

El último que entendió -se condujo como  yes man, empeñado en conseguir trabajo en EEUU, aunque primero debiera cubrir el requisito de ser presidente constitucional de México, oficio donde aprendió a servir- se llama Ernesto Zedillo Ponce de León.

El carismático y mandilón de Vicente Fox decidió entregar el poder a Marta, aunque al hacerlo incumpliera su mandato constitucional; el pequeñín de las manos limpias, Felipe Calderón, tuvo tanto miedo de AMLO, que decidió ensuciárselas con tal de desempeñarse como presidente de los de antes, con poder imperial, pero no lo tuvo, lo compartió con las Fuerzas Armadas.

Hoy, inmersos en la peligrosa obsesión de mover a México, costare lo que costare, profundizaron la pobreza, debilitaron la institución presidencial, se aproximaron como nunca al riesgo de heredar un Estado fallido, y anudaron de tal manera la dependencia, casi total, de ciertos grupos de poder, que reconstruir el proyecto de nación y restituir en los mexicanos la idea de patria y unidad -sin por ello sustraernos a la globalización y a la integración a América del Norte, en un proyecto geoestratégico que, bien aprovechado, puede contribuir a solucionar muchos problemas nuestros, entre ellos el de la seguridad y los derechos humanos-, requiere que los políticos hoy en el poder, su gran mayoría, asuman que no entienden que nos obligan a pagar a todos, el costo de su corrupción e impunidad.

Claro que el proceso de decadencia no concluirá abruptamente, pero es irreversible; ahora la ONU, por conducto del relator especial del organismo, Christof Heyns, denuncia las ejecuciones extrajudiciales y la impunidad en México, como principales obstáculos al crecimiento económico y al desarrollo de la democracia. Como producto de su visita a México en 2013, advierte sobre las deficiencias del sistema jurídico, el aumento de la delincuencia organizada, la militarización de la policía y la falta de rendición de cuentas.

La nota de El País indica que Heyns “recogió la información sobre México antes de que el país se viera sacudido por las tragedias recientes; un año antes de la noche en la que la Policía Municipal de Iguala matara tres estudiantes e hiciera desaparecer a 43, el 26 de septiembre de 2014. Unos meses antes, en junio de 2014, 22 personas fueron ejecutadas arbitrariamente por el Ejército en un descampado de Tlatlaya.

En mayo de 2015, 42 civiles fueron asesinados en una redada policial y militar en Tanhuato (Michoacán), y en enero de este año, la Policía de Veracruz hizo desaparecer a cinco jóvenes en el municipio de Tierra Blanca. El relator, no obstante, fue informado de estos sucesos antes de presentar su informe el lunes 20 de junio último, ante la Asamblea General de Naciones Unidas”, justo al día siguiente de los hechos de Nochixtlán, Oaxaca.

Supongo, no es más que una hipótesis elaborada en soledad, que así como ven con malos ojos a los gobiernos de Nicolás Maduro, Evo Morales y Daniel Ortega, el presidencialismo mexicanos pierde la confianza de amplios grupos de poder y organismos internacionales de derechos humanos. La desestabilización llama a la puerta.

www.indicepolitico.com

www.almomento.mx

www.analisisafondo.com

volver arriba
Viernes, 21 Febrero 2020
16:21:12