Menu
Islas Marías

Islas Marías

Uto...

(VIDEO) Aprueban Senadores Guardia Nacional

(VIDEO) Aprueban Senadores Guardia …

El mando, civil; tempor...

(VIDEO) Detecta Cofece concentración en la distribución de medicamentos

(VIDEO) Detecta Cofece concentració…

Marzam se compromete a ...

Ingresar al automóvil mediante voz se convirtió en una realidad: IPN

Ingresar al automóvil mediante voz …

Ingresar al automóvil med...

En Vivo, la Conferencia de Prensa Mañanera del Presidente López Obrador

En Vivo, la Conferencia de Prensa M…

Conferencia de AMLO hoy j...

Los Derechos Humanos y el Cuerpo Negro no Humano

Los Derechos Humanos y el Cuerpo Ne…

A. Kayum Ahmed SUR, ...

Estancias infantiles, ¿por qué el enojo, Presidente?

Estancias infantiles, ¿por qué el e…

ENTRESEMANA MOISÉS SÁNCH...

Feminizar el gobierno no lo hace eficiente

Feminizar el gobierno no lo hace ef…

   + Tampoco los homb...

Juicio a los ex presidentes, la base de la equidad social

Juicio a los ex presidentes, la bas…

ÍNDICE POLÍTICO FR...

(VIDEO) Las cosas de Ana: una propuesta teatral con mensaje social

(VIDEO) Las cosas de Ana: una propu…

Javier Malpica escribe y ...

Prev Next
Jueves, 21 Febrero 2019
18:23:13

Quién debe regir el deporte

Quién debe regir el deporte

DE FRENTE Y DE PERFIL 

RAMÓN ZURITA SAHAGÚN 

Será necesario que en México, los organismos deportivos sean regidos por el sector castrense, ya que los mejores resultados provienen de atletas vinculados a las fuerzas armadas.

 

Los medallistas de Río 16 son, en su mayoría, pertenecientes al Ejército o a la Marina.

Como siempre, al término del certamen afloran los viejos vicios de los organismos deportivos mexicanos.

Y es que terminado el certamen deportivo más importante del mundo, los Juegos Olímpicos y en los que, para variar, no se alcanzaron las metas trazadas, se inicia la búsqueda de los responsables, sin que nadie se atreva a considerar los resultados como un nuevo fracaso.

La historia es cíclica y cada cuatro años, la población en general se inserta en  debate sobre el porqué del fracaso o de que no se alcanzarán las metas fijadas o si la vara puesta es demasiado alta o las autoridades del ramo son las culpables o los propios atletas que se achican.

Son variados los posicionamientos, en los que se inicia un linchamiento mediático, el que al poco tiempo se desvanece y se cae nuevamente en la misma rutina.

 En este esquema, los más cuestionados resultan ser las autoridades deportivas, los programas que ejecutan y el hilo revienta siempre por lo más delgado que resultan ser los atletas.

Los componentes de este coctel no contienen los elementos adecuados para hacer una mezcla acertada y en ocasiones, las más de las veces, los ingredientes resultan fallidos.

Y no es porque las instituciones gubernamentales deportiva se manejen como las demás áreas políticas del país, por medio de compadrazgo, amiguismo y designaciones sin ton ni son.

Lo mismo da que al frente de los principales organismos deportivos se encuentren atletas de gran rendimiento, campeones del mundo y olímpicos o simples burócratas.

Sexenio tras sexenio se refuerza la estrategia, se buscan patrocinadores, se establecen nuevos planes, se proyectan metas y, al final, nuevamente se cae en la misma polémica.

Los atletas mexicanos viajan a los distintos eventos, mundiales, Juegos Olímpicos, Panamericanos, Centroamericanos, nacionales, regionales, etc y se gana algunas medallas, pero en el momento culminante algo sucede.

Regularmente los deportistas que alcanzan alguna presea, lo hacen por su esfuerzo, concentración, empeño, entusiasmo y habilidades personales y no por los programas diseñados para el incremento de su rendimiento.

Al término de su participación se quejan de la poca ayuda que reciben de los organismos deportivos y de los dirigentes de los mismos, mientras que una y otra vez se reflejan los pleitos existentes entre los dirigentes del deporte, los que se culpan unos a otros de los fracasos y se disputan las pocas preseas que se obtienen.

Nada nuevo hay en esto, una y otra vez la historia se repite.

Resulta ser que los atletas mexicanos son competitivos en algunas especialidades como el boxeo, la marcha, los clavados y ahora el Tae Kwon Do y antes en la Hípica, pero de ahí en fuera resulta sorprendente cuando un deportista gana medalla en una especialidad distintas, como sucedió con el bronce logrado en Pentatlón Moderno por Ismael Hernández Uzcanga.

Y es que en los deportes mencionados en los que alguna vez se logró destacar, hay unos terribles vaivenes, con dos o tres ciclos olímpicos en que se fracasa rotundamente, hasta que surge otra generación de atletas que dan brillo a la especialidad.

Curiosamente desde hace algunos años, los mejores resultados los obtienen aquellos elementos que pertenecen a los grupos castrenses, donde si los apoyan para su desarrollo deportivo.

La disciplina y el tesón que deben tener los militares es un acicate para los deportistas de alto rendimiento que prueban en los hechos con resultados sorprendentes.

Varios de los atletas que compitieron en Río de Janeiro, Brasil, provienen del sector castrense y obtuvieron buenos resultados.

Algunos de ellos avanzaron hasta el medallero como son los casos de Germán Sánchez, medalla de plata en trampolín de 10 metros; María del Rosario Espinosa, plata en Tae Kwon Do; Guadalupe González, plata en caminata de 20kms e Ismael Hernández Uzcanga, cobre en pentatlón moderno.

Pero también otros deportes sobresalieron mexicanos provenientes de la milicia como son los casos de los remeros.

Hace algunos años, durante los olímpicos de Londres (1948) se lograron las primeras medallas importantes para México, la primera de oro y proveniente de un jinete que con el tiempo se convertiría en leyenda, Humberto Mariles, quien con el tiempo llegaría a ser general. Rubén Uriza y Alberto Valdés y el propio Mariles conseguirían la de oro también en equipo.

Pero si bien fueron los primeros militares en lograr presea en JO para México, el siguiente personaje también es una de las grandes leyendas del deporte: el sargento José Pedraza consiguió una proeza cuando logró la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de México y la expresión de su rostro con el esfuerzo realizado se quedó grabado en la mente de todos.

Como ellos muchos otros deportistas de alto rendimiento, vinculados a las fuerzas armadas han alcanzado grande logros tanto en campeonatos mundiales como en Juego Olímpicos.

Por los principales organismos deportivos mexicanos han pasado medallista olímpicos como Raúl González, Ernesto Canto, Bernardo Segura, Jesús Mena, Carlos Mercenario, Ana Gabriela Guevara, Felipe “Tibio” Muñoz y muchos otros, sin que las cosas se lograran cambiar o que alguno de ellos hubiese sentado las bases de un nuevo proyecto y estrategias deportivas.

 

ALFREDO CASTILLO

 

Son muchos los que se preguntan qué sucederá con Alfredo Castillo Cervantes y su curiosa forma de actuar como dirigente deportivo. ¿Continuará al frente del organismo rector o será relevado?

 

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

volver arriba
Jueves, 21 Febrero 2019
18:23:13