Menu
Empresarios y banqueros comprometidos con la reactivación

Empresarios y banqueros comprometid…

LOS CAPITALES EDGAR GONZ...

Federico Engels; el proceso de trabajo y el fin de la explotación

Federico Engels; el proceso de trab…

Libros de ayer y hoy  Te...

El Presidente de México no es Ciudadano Común

El Presidente de México no es Ciuda…

RÁFAGA JORGE HERRERA VA...

Arriban a México dosis de vacunas para la fase III del ensayo clínico de laboratorio alemán

Arriban a México dosis de vacunas p…

Un lote de dosis de la va...

Candidaturas Devaluadas

Candidaturas Devaluadas

Salvador Martínez García ...

Abierto rechazo de OSC a señalamientos del Alto Comisionado de la ONU-DH

Abierto rechazo de OSC a señalamien…

Contra lo que se hizo c...

Sinaloa, la Otra Alternativa Para el PRI

Sinaloa, la Otra Alternativa Para e…

DE FRENTE Y DE PERFIL   ...

La Masacre de Camargo, el San Fernando de la 4T

La Masacre de Camargo, el San Ferna…

TAL CUAL   Luis Carlos ...

Banxico, por una Recuperación sin Arriesgar los Fundamentos Macroeconómicos

Banxico, por una Recuperación sin A…

(AFDiario).- En su Progra...

Vencí al Covid…

Vencí al Covid…

Contracolumna JOSÉ MARTÍ...

Prev Next
Jueves, 28 Enero 2021
02:44:10

Juntos, ¿para qué?

Juntos, ¿para qué?

Juan Chávez 

Con Aurelio Nuño de la mano, el nuevo dirigente nacional del PRI piensa que hará la grande y que el 1 de julio levantará la mano a José Antonio Meade.

 

René Juárez Cisneros está equivocado. El priismo, el de las bases, quiere a Nuño fuera de la campaña del  candidato “no priista”,

Además, Nuño ¿en que ayuda a la candidatura de Meade?

Hasta ahora, su participación como coordinador de campaña, ha pasado inadvertida porque no ha hecho nada. Y es que como Meade, él   tampoco tiene oficio político. Sí fue el “niño maravilla” de Peña Nieto en Los Pinos, es porque su preparación, como la de Meade, rayo el caballo en Harvard o en Yale.

Ambos, Meade y Nuño, son políticos “de escritorio”.

En tal tesitura, la carga del incómodo tercer lugar, para ¿quién es? Sí, en efecto, para los auténticos priistas, los que constituyen el voto duro, no el “voto útil”.

Este, el “voto útil”, como dice El Bronco, uno de los dos candidatos independientes a la Presidencia, “no existe”.

Y es que frente a la boleta, con la crayola en la mano, uno está sólo con su conciencia y es cuando cruza la papeleta que nace el voto útil. De esta suerte, todos los votos que caen en las urnas, son votos útiles… aun los cancelados o nulos.

El voto útil fue cuento que inventó Ricardo Anaya en la perniciosa y  polémica insinuación, ante dirigentes de la iniciativa privada, de reunirse con el presidente Peña para un pacto “anti Amlo”.

El desesperado por alcanzar y rebasar al mesías tropical es el frentista Anaya, en todo caso.

A mí me extraña Juárez Cisneros al declarar que “Aurelio (Nuño) y yo caminamos juntos para ayudar a Meade”.

Así, su llamado a la reconciliación de los priistas, se desploma. No importa que él, Juárez Cisneros haya sido causa de Meade al demandarle al presidente Peña, el líder real del PRI, la remoción de la liderada del tricolor de Enrique Ochoa Reza.

Como que no se ve su mano de político reconocido por el priismo por sus antecedentes como diputado, senador, alcalde de Acapulco y gobernador de Guerrero.

¿Habrá metido al clóset del olvido su experiencia política tan solo por ir de la mano con Nuño?

En la dirigencia del PRI se llega para ser el del chicote, no para andar con medias tintas, cuando los priistas estamos convencidos de que Nuño es otro de los “grandes estorbos” de Meade.

En fin.

Yo bajo la cortina, motivos de salud me obligan a ello. La semana que viene seré sujeto de intervención quirúrgica. Espero que luego de mi recuperación, Meade haya escalado algunos puntos en su deteriorada escalera a la cima y que me haya equivocado en mis apreciaciones sobre el nuevo líder del priismo.

volver arriba

El crack del 29 y la Gran Depresión

Seguimiento en vivo de Coronavirus

Pulsa aquí si no puedes visualizarlo (mapa elaborado por la Universidad Johns Hopkins.)