Menu
Retira IPN a sus Estudiantes de Medicina y Enfermería del Internado y Servicio Social en el Sector Salud

Retira IPN a sus Estudiantes de Med…

Esta acción corresponde...

Una Colorada (vale más que cien descoloridas) ¿Amas la vida?

Una Colorada (vale más que cien des…

Lilia Cisneros Luján   O...

Preocupa la falta de planes para enfrentar crisis económica

Preocupa la falta de planes para en…

LOS CAPITALES EDGAR GONZ...

Concluye reunión privada entre el presidente y cúpulos

Concluye reunión privada entre el p…

México, 6 Abr (Notimex).-...

Hoy Lunes, 31 Defunciones Para Pasar de 84 a 125

Hoy Lunes, 31 Defunciones Para Pasa…

México rebasa las 100 mue...

Lo que se Hace y Dice Ante la Pandemia

Lo que se Hace y Dice Ante la Pande…

DE FRENTE Y DE PERFIL  R...

El modelo Centinela, la apuesta de México para contener la epidemia de coronavirus (y que contradice las recomendaciones de la OMS)

El modelo Centinela, la apuesta de …

A pesar de que el númer...

Un ratoncito en Palacio Nacional

Un ratoncito en Palacio Nacional

ÍNDICE POLÍTICO FRANCISC...

Covid-19 ¿virus de laboratorio? I/II

Covid-19 ¿virus de laboratorio? I/I…

La Costumbre del Poder ...

Informe de AMLO Tira el Peso a 25.7571 por USC

Informe de AMLO Tira el Peso a 25.7…

Ileana García Mora Inves...

Prev Next
Martes, 7 Abril 2020
07:50:44

Mentiras y perversidad en 2018

Mentiras y perversidad en 2018

La Costumbre del Poder

*¿A quién sirve el crecimiento de la economía? Viven con intensidad la presencia de un malestar porque saben que unos viven bien y ellos ahí la llevan: su ropa no está limpia, quizá no pueden bañarse cotidianamente, los zapatos les duran muy poco

 

Gregorio Ortega Molina 

Para muchos la mendacidad es autodefensa, manera de ser, debilidad; otros la llevan como la piel de la cebolla: capas y capas de mentiras, de cuentos, de tergiversaciones para justificar su proceder, la decisión que tomaron y terminó por afectar a millones.

Durante esta época electoral, ¿a quién creerle? Se ha demostrado hasta la saciedad que las estadísticas parecen sacadas del caletre de Humpty Dumpty, porque significan lo que sus difusores quieren que signifiquen, y distan mucho de ser fiel espejo de la realidad.

Ahora resulta que de acuerdo a los datos proporcionados por el Inegi, la economía creció 2.4% durante el primer trimestre de 2018, en comparación con el mismo periodo del año pasado, impulsada principalmente por actividades primarias; en comparación con el último trimestre del 2017, nuestro PIB creció 1.1% de enero a marzo de este año.

Por otro lado el Coneval indica que cinco de cada 10 niños en México son pobres, lo que significa que viven de milagro, pero más pronto que tarde se convertirán en víctimas, por necesidad, por ganas de comer o por deseo de vengarse; indica también que si son indígenas su situación es peor, ya que ocho de cada decena viven muertos de hambre.

Esta situación exige que nos preguntemos: ¿a quién sirve el crecimiento de la economía?

Para profundizar nuestro desconcierto, el Coneval indica que los datos más recientes de la medición de este fenómeno (2016), dan cuenta de que 52.3 por ciento de los menores de 11 años vivían en carencia económica, 9.7 por ciento de ellos estaba en pobreza extrema y 42.6 en pobreza moderada; pero si tenían entre 12 y 17 años, 41.1 por ciento estaba en pobreza y 7.8 en pobreza extrema. Esto significa que hay 20.7 millones de niños y adolescentes que viven en hogares que experimentan algún tipo de precariedad. Mucho les falta.

¿Cómo reaccionan los niños y adolescentes que intuyen, primero, saben después, que algo les hace falta, porque mantienen ese vacío estomacal que indica algo más que el hambre siempre insatisfecha? Es la presencia de un malestar porque saben que unos viven bien y ellos ahí la llevan: su ropa no está tan limpia, quizá no pueden bañarse cotidianamente, los zapatos les duran muy poco, y los tenis, bueno, no pueden sus papás darles esos con los que ellos sueñan, a menos de que sean piratas y adquiridos en los tianguis, o robados.

Claro, me dirán que es cierto que todos somos iguales, pero hay unos más iguales que otros. Sería estúpido que todos pudiesen vivir como Carlos Slim, porque el asunto es bíblico, aunque la disparidad no puede ser tanta.

En san Pablo a los corintios (12,3-7 en adelante) dice: “Hay diferentes dones, pero el Espíritu es el mismo. Hay diferentes servicios, pero el Señor es el mismo. Hay diferentes actividades, pero Dios que hace todo en todos, es el mismo. En cada uno se manifiesta el Espíritu para el bien común”.

Y esto es precisamente lo que olvidaron: EL BIEN COMÚN.

www.gregorioortega.blog

volver arriba

Seguimiento en vivo de Coronavirus

Pulsa aquí si no puedes visualizarlo (mapa elaborado por la Universidad Johns Hopkins.)