Menu
Narcos

Narcos

DE FRENTE Y DE PERFIL  R...

PRD en Congreso sigue practica de cochupo y entreguismo con líderes de NI y ADN

PRD en Congreso sigue practica de c…

VP rechaza representaci...

¡La tía Juana nos Salió Racista!

¡La tía Juana nos Salió Racista!

TAL CUAL  Luis Carlos Ro...

Inaugurará Interjet Ruta a San Salvador, El Salvador

Inaugurará Interjet Ruta a San Salv…

Ciudad de México a 19 de ...

Impuestos, igual a extorsión

Impuestos, igual a extorsión

ACTA PÚBLICA Claudia Rod...

El poder en su laberinto de cristal II/V

El poder en su laberinto de cristal…

La Costumbre del Poder *...

Revolucionarios de distintos bandos

Revolucionarios de distintos bandos

ACTA PÚBLICA Claudia Rod...

Los perdedores del 1 de julio atizan la polarización

Los perdedores del 1 de julio atiza…

ÍNDICE POLÍTICO FRANCISC...

El frustrante consejo asesor empresarial de AMLO

El frustrante consejo asesor empres…

Prisma empresarial Anato...

Prev Next
Martes, 20 Noviembre 2018
01:21:35

Echeverría y López Obrador

Echeverría y López Obrador

Juan Chávez

Aludí ayer el disgusto que causa al candidato morenista el llamarlo “Hugo Chávez  o Nicolás Maduro”, más que nada, por sus pendencieras descalificaciones a quienes no están con él y en el fondo, aunque se le vea convertido en dictadorcillo, hay que precisar que con López le iría mal a México.

 

Verlo  como si ya detentara el poder institucional tras el cual anda, lo asemejo con aquel par de pillos rufianes que tuvimos como presidentes en la década de los 70 y a cuyos gobiernos  el pueblo identificó como “La Docena Trágica”.

Los veintitantos millones de jóvenes que se identifican con el aspirante de la coalición “juntos haremos historia”, no vivieron aquellos regímenes que más atraso le inyectaron a la economía de México.

En las postrimerías del sexenio echeverrista fue descubierta la riqueza petrolera en las aguas someras de Cantarel, frente a las costas de Campeche, que sostuvo a México hasta que sus pozos  fueron totalmente exprimidos.

El descubrimiento del rico yacimiento petrolero que producía más de dos millones de barriles al día, fue casual: un pescador lo advirtió cuando, desde  su modesta lancha,  advirtió una mancha de aceite en las aguas del mar.

Pero el fortuito hallazgo solo sirvió para que JOLOPO se hartara de poder y lo llegara a conducir, desde Los Pinos, frívolamente.

La economía nacional, con José López Portillo a la cabeza y luego con los que le siguieron en la Presidencia, succionó las ciénegas del oro negro bajo la consigna de “aprender a administrar la riqueza nacional”.

Nunca, por parte de ese par de nefastos mandatarios, hubo la iniciativa de regular la explotación petrolera y, sobre todo, permitir que el  sector privado participara en los complejos mecanismos de exploración hasta la explotación, que ahora, con dinero de ese sector, sea nacional o extranjero, se lleva a cabo en aguas profundas  del Golfo de México.

México no cuenta con la tecnología para extraer el petróleo de profundidades de más de tres metros, así que la reforma energética lo está propiciando.

Y contra esa reforma, está López Obrador.

Ya ha repetido, hasta el cansancio, que la desaparecerá si llega a la Presidencia.

Va directo contra los avances. Quiere gobernar al “estilo de los 70”. Sería, si llega y lleva adelante sus propósitos, otro Echeverría y otro López Portillo, los dos de “La Docena Trágica”. O mejor dicho, peor a ellos. ¡Sería el destructor del México de las nuevas leyes, que nadie había conseguido!

Votar por él equivale a votar contra México. A aceptar su destrucción con el hombre de “las ocurrencias” y nula preparación.

volver arriba
Martes, 20 Noviembre 2018
01:21:35