Menu
¿Por qué el odio contra los pobres?

¿Por qué el odio contra los pobres?

Libros de ayer y hoy Ter...

De Siquiatra

De Siquiatra

DE PSIQUIATRA Teresa Gur...

Indígenas, en Riesgo por Pandemia

Indígenas, en Riesgo por Pandemia

DE NORTE A SUR Abigail A...

Los Políticos y la Dignidad

Los Políticos y la Dignidad

DE FRENTE Y DE PERFIL  R...

Covid 19 ¿virus de laboratorio? II/II

Covid 19 ¿virus de laboratorio? II/…

La Costumbre del Poder *...

Niega el gobierno apoyos fiscales a empresas

Niega el gobierno apoyos fiscales a…

LOS CAPITALES EDGAR GONZ...

La Caída de Demanda de Vuelos Internacionales Impulsará su Reducción al Mínimos: Cancillería

La Caída de Demanda de Vuelos Inter…

La Secretaría de Relacion...

Continúan las noticias falsas sobre registro para apoyos del Gobierno de México

Continúan las noticias falsas sobre…

La Secretaria de Hacienda...

Prev Next
Miércoles, 8 Abril 2020
21:45:08

Las benditas redes

Las benditas redes
La Costumbre del Poder

*La carga de insidia está allí, en el fraseo, la redacción… ¿y quién tiene tiempo para comprobar a cómo está el litro de gasolina en Alemania, el monto de la tenencia vehicular, el derecho al uso de las placas y la tarjeta de circulación, o la tasa de interés en los préstamos hipotecarios?

 

Gregorio Ortega Molina

 

 

¿Cómo modifican nuestro comportamiento las redes sociales? ¿En qué medida son un refugio contra la soledad o las agresiones tipo bullying cibernético? ¿O a la inversa, un escudo para satisfacer las pulsiones más oscuras del carácter individual y sumarse a la masa anónima para escarnecer, agredir verbalmente, desacreditar, propiciar crímenes?

Postear es mucho más fácil que ver de frente al adversario, que confrontarse con la realidad. Es el artilugio ideal para hacer como lo denunciaron nuestros abuelos: tirar la piedra, y esconder la mano.

Nada más difícil que saber el interés y la perfidia que motivan esos esos mensajes. Transcribo el resumen de uno, para que los lectores evalúen la carga anímica que contienen, y la posibilidad de constatar su contenido.

Un mexicano le escribe a otro, radicado en Alemania.

- Hola Pedrito, tu que estás allá, ¿por qué crees que los mexicanos somos tan pobres?

- Juan, ¿cómo puedes llamarte pobre, cuando eres capaz de pagar por un litro de gasolina más del triple de lo que pago, y el costo de tarifas de celular, 80% más caras de lo que me cuestan?

Ustedes pagan comisiones por servicios bancarios y tarjetas de crédito del triple de lo que cuestan acá.

Por un AUTO de 20.000 euros, tú pagas 38.000, y eso es porque puedes regalarle 18.000 euros en impuestos al gobierno, que nosotros no podríamos.

Pobres somos nosotros. Por eso el Estado alemán, por nuestra precaria situación financiera, nos cobra sólo el 4% de IVA y no el 19%, como a ustedes los ricos que viven en México.

Pobres nosotros, los de Alemania. Aquí, si ganamos menos de 3.000 euros al mes (unos 65 mil pesos m.n.), no pagamos ISR; en cambio ustedes sí.

Me asombra la riqueza de los mexicanos, capaces de solicitar un préstamo hipotecario pagando 20% anual de intereses. Aquí, en cambio, es de 8% anual. Pero hay otros en peores circunstancias que nosotros. Mis amigos de Escocia, por ejemplo, me dicen que sus préstamos a 30 años, se otorgan al 3% anual.

Me contaron también que a los funcionarios estatales el pueblo les paga grandes salarios, lo cual no estaría mal, pero lo hacen sin exigirles resultados.

Por último, más del 20% de la población económicamente activa en México no necesita trabajar, porque a ellos les pueden subsidiar vivienda, educación, salud, servicios públicos y, además, el Estado les da una lana mensual para comprar lo que deseen; sólo es necesario pedirles, a cambio, el voto, como una muestra de participación democrática. Acá, sólo 8% que puede vivir sin trabajar.

     La carga de insidia está allí, en el fraseo, la redacción… ¿y quién tiene tiempo para comprobar a cómo está el litro de gasolina en Alemania, el monto de la tenencia vehicular, el derecho al uso de las placas y la tarjeta de circulación, y la tasa de interés en los préstamos hipotecarios? De cualquier manera, a la mayoría de los lectores de estos mensajes les queda sólo la sensación de su pobreza… espiritual, física y política.

www.gregorioortega.blog                                               @OrtegaGregorio

volver arriba

El crack del 29 y la Gran Depresión

Seguimiento en vivo de Coronavirus

Pulsa aquí si no puedes visualizarlo (mapa elaborado por la Universidad Johns Hopkins.)