Menu
Cada año, en el mundo, 2,45 millones de personas son víctimas de trata

Cada año, en el mundo, 2,45 millone…

20 millones de personas...

Los 3 peligros que encierra nuestro pensamiento categórico

Los 3 peligros que encierra nuestro…

Rincón de la Psicología ...

El Gobierno Llega Tarde Para Implementar Acciones vs Feminicidio

El Gobierno Llega Tarde Para Implem…

politicomx || Olga Sánche...

El fardo de la subcontratación y las desavenencias de la reforma sobre el outsourcing (I)

El fardo de la subcontratación y la…

José Luis Ríos Vera...

¿Quién sigue…?

¿Quién sigue…?

De la Ciudad Guillermo P...

Presuntos asesinos de la niña Fátima, internados en el Reclusorio Oriente y en Santa Martha

Presuntos asesinos de la niña Fátim…

La Fiscalía General de Ju...

Trabajadores del Estado con Padecimientos Cardiacos Pueden ser Atendidos en el Hospital Adolfo López Mateos de CDMX

Trabajadores del Estado con Padecim…

Los padecimientos del cor...

Carlos Montemayor, Diez Años de Homenaje Sonoro (Concierto)

Carlos Montemayor, Diez Años de Hom…

A partir de su prosa brev...

Notimex, error de AMLO

Notimex, error de AMLO

Perfiles Políticos  Fe...

CENSO 2020. Preguntar para saber y que ese saber sirva

CENSO 2020. Preguntar para saber y …

Libros de ayer y hoy Ter...

Prev Next
Domingo, 23 Febrero 2020
06:54:06

¿Debe reelegirse Trump?

¿Debe reelegirse Trump?

La Costumbre del Poder

*Dos teocracias se confrontan. Obedecen al dinero y al terrorismo. Ninguno de los líderes es de temer por su inteligencia, sí por su ignorancia 

Gregorio Ortega Molina 

La de Irán y Estados Unidos es una confrontación entre dos teocracias. De un lado el Islam -en el sentido propalado por ISIS-, del otro Mammón, en su más apegada concepción bíblica. No hay reconciliación posible, ni siquiera para la foto. Allí está la simbología impresa en el billete de un dólar: In God We Trust, y el ojo de Dios junto a la pirámide.

 

Pueden acordar una tregua, pero el odio entre esos dos mundos vivirá por la eternidad, pues es imposible desaparecer a uno u a otro. Allí está la torpe idea de no dejar piedra sobre piedra de los totalitarismos soviético y nazi, y ahora aparecen y manifiestan quienes añoran la vida durante el comunismo, o se hacen presentes los cabeza rapada, que ya no pueden comportarse como las juventudes hitlerianas, pero hacen de las suyas para recordarnos que el desprecio por las “razas inferiores” permanece vigente.

Los campos de concentración fueron sustituidos por las estaciones migratorias, por los centros de trabajo en los que se exige producir al máximo, y en los que está prohibido detenerse a soñar que este mundo puede ser otro, ofrecer oportunidades para la vida.

Es en este contexto que Donald Trump rediseña el esquema de su reelección, sin importarle los costos inmediatos, las consecuencias a mediano y largo plazo, ni la posibilidad de que, en su ejecución, los estrategas militares se entusiasmen, pierdan el control del dispendio en vidas humanas, y lo que está previsto como operaciones militares quirúrgicas para infundir miedo, distraer y asegurarse un mayor número de adeptos, se convierta en una guerra totalmente fuera de madre y capaz de llevar al mundo al apocalipsis nuclear, en nombre de Dios.

Debemos preguntarnos si los manuales que escribiera Sun Tzu en el Bing Fa, o los de Carl Von Clausewitz acerca de la Revolución y la Restauración, permanecen vigentes. O si es mejor confiar en que las admoniciones bíblicas pudieran hacerlos entrar en razón, o sólo el miedo a no tener tiempo suficiente para disfrutar de su poder y sus fortunas. Lo cierto es que la irresponsabilidad de los líderes políticos y morales del mundo, nos deja en el pasmo.

El temor de Dios, que fue un modelo ético y moral válido para todos, dejó de existir, de ser considera como instrumento de templanza en el carácter y en el uso y abuso del poder político y económico. Nos damos cuenta de que Donald Trump, Vladimir Putin, los líderes religiosos de Irán y Benjamín Netanyahu no son temibles por su sabiduría, sino por su terrible ignorancia, su espantosa insolencia y arrogancia. Los hace más susceptibles de una espantosa y final equivocación.

La realidad impuesta por la cibernética, lo instantáneo de la información, obliga a tomar en cuenta que no existen manuales para atemperar el juicio humano, en medio de su afán de poder, riqueza y lujuria por la capacidad de exterminio que tienen en sus manos.

www.gregorioortega.blog                                            @OrtegaGregorio

volver arriba
Domingo, 23 Febrero 2020
06:54:06