Menu
Los índices de México cierran al alza; el S&P/BMV IPC avanza un 1,18%

Los índices de México cierran al al…

Investing.com – La Bolsa ...

Partidos políticos ante el Covid-19: omisos o vociferantes

Partidos políticos ante el Covid-19…

Libros de ayer y hoy     ...

De rumores a realidades

De rumores a realidades

Perfiles Políticos  Fran...

Lo que exigen los gringos II/II

Lo que exigen los gringos II/II

La Costumbre del Poder *...

En el Encierro por el Covid-19, Enséñeles Trucos a sus Mascotas

En el Encierro por el Covid-19, Ens…

Para evitar que perros y ...

Versión de la Prensa Asociada: México endurece el mensaje contra el coronavirus

Versión de la Prensa Asociada: Méxi…

Por MARÍA VERZA CIUDAD...

México Repatrió 576 mexicanos del exterior, tan sólo los días 27, 28 y 29 de marzo

México Repatrió 576 mexicanos del e…

En tan solo tres días, el...

El número de fallecimientos hasta este domingo 29 de marzo: 20

El número de fallecimientos hasta e…

México, 29 Mar (Notimex)....

Me haré la prueba sólo cuando la autoridad de Salud lo ordene AMLO

Me haré la prueba sólo cuando la au…

Emmanuel Carrillo. Enviad...

Prev Next
Martes, 31 Marzo 2020
01:41:09

ESPECIAL CORONAVIRUS: Los Rezagos en la Atención a la Salud y la Recesión Económica Juegan a Favor de la Pandemia

ESPECIAL CORONAVIRUS: Los Rezagos en la Atención a la Salud y la Recesión Económica Juegan a Favor de la Pandemia

Los rezagos históricos en la prevención y en la atención de la salud en México juegan en contra de las posibilidades para afrontar la embestida del coronavirus. Simultáneamente, la recesión económica configura un entorno poco favorable para encarar los efectos que provocará la pandemia.

 

A esta conclusión arribaron los investigadores Jesuswaldo Martínez Soria (doctor), Ma. Concepción Torres Ramírez y Ernesto David Orozco Rivera, quienes acaban de elaborar un documento de trabajo para el Instituto Belisario Domínguez, del Senado Mexicano.

Juegan en contra la fragilidad en el dinamismo productivo reciente y la limitada capacidad de respuesta de la política fiscal para soportar los desequilibrios derivados de la desaceleración y de la incertidumbre en los mercados de bienes y servicios.

Las limitaciones institucionales del sistema público de salud, por otra parte, constituyen condiciones desfavorables que se agudizan ante las restricciones presupuestales recientes en el sector y ante otros desafíos asociados al suministro de medicamentos, la capacidad instalada, el equipo y la infraestructura hospitalaria, el personal sanitario y las estrategias para prevenir y atender la salud pública.

No hay que olvidar, advierten los autores del documento, que la cobertura de los servicios de salud en México aún no alcanza a toda la población y se dificulta en los territorios en los que la geografía o la distancia imponen restricciones de acceso.

Los programas de prevención de la salud han tenido un éxito limitado; persisten los problemas de acceso efectivo y de desigualdad en los servicios públicos; el ejercicio del gasto público no logra la eficiencia necesaria y se conservan asignaciones presupuestarias insuficientes; el sector privado de la salud es muy extenso y el gasto de bolsillo de la población no es menor; falta articulación de los niveles de atención del sistema, entre otros (Murayama y Ruesga, 2016).

Una de las primeras limitaciones del sistema de salud, ante la epidemia, aseguran, es la aplicación de las pruebas para detectar el Covid-19.  De acuerdo con Macías (Infobae, 2020b), para la primera fase de la epidemia se contaba con 9,100 pruebas, 850 de las cuales se habrían aplicado hasta el 18 de marzo.

(Las instituciones acreditadas para el diagnóstico del Covid-19 en la Ciudad de México son las siguientes:

Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias.

Instituto Nacional de Nutrición.

Centro Médico Nacional 20 de Noviembre.

Hospital de Especialidades La Raza del Seguro Social.

Instituto Nacional de Pediatría.

Hospital Infantil de México.

Además, fueron autorizados los laboratorios de las secretarías de Salud de los 31 estados, los de los institutos nacionales de Salud, del Instituto Mexicano del Seguro Social y del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado, así como tres hospitales y 16 laboratorios privados. El costo de producción de la prueba se estima entre 2 mil y 2 mil 300 pesos (SS, 2020).

El siguiente reto se refiere propiamente a la atención de las personas contagiadas. De acuerdo con declaraciones del subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud de la Secretaría de Salud, en caso de una propagación comunitaria del Covid-19, se esperaría que en nuestro país se contagie hasta el 70% de la población; es decir, de 75 a 78 millones de personas, de las cuales la mayoría tendría una infección leve; hasta un 15% puede tener una enfermedad más intensa y 5% pueden requerir hospitalización (Presidencia, 2020).

De acuerdo con Macías (Durán, 2020), el 5% que tendría mayores complicaciones lo constituye el sector de población más vulnerable al virus: personas de la tercera edad y pacientes con enfermedades crónicas. Además, en términos absolutos esa población rebasa las cerca de 3 mil camas para la atención de los casos críticos de las cuales se dispone en el sistema de salud.

 Resultado de imagen de CORONAVIRUS ENTRE LOS POBRES DE MEXICO

Riesgos económico-sociales

 

De acuerdo con los autores del documento de trabajo, el desempeño de la economía actual del país configura un entorno poco favorable para encarar los efectos que provocará la epidemia del coronavirus, por la fragilidad en el dinamismo productivo reciente y por la limitada capacidad de respuesta que tendrá la política fiscal para soportar los desequilibrios derivados de la desaceleración y de la incertidumbre en los mercados de bienes y servicios. Esta situación se verá aún más afectada si se confirman las perspectivas negativas en el crecimiento de la economía mundial, en particular la de los Estados Unidos.

Con el estancamiento en el crecimiento económico que se registra en México desde el tercer trimestre de 2018, se perfila una situación de expectativas desfavorables para el desarrollo nacional, pues se han debilitado las cadenas de producción, la exportación, la inversión y el empleo, a lo que se suman los desequilibrios recientes sobre el tipo de cambio, los precios del petróleo y las caídas en la bolsa de valores.

Este escenario se traduce en restricciones presupuestales, tanto en la capacidad para generar ingresos públicos como en las consecuentes reducciones al gasto.  Asimismo, la consolidación de la política ortodoxa de disciplina fiscal que impide el endeudamiento del Estado y la aplicación de medidas anticíclicas, terminan por aumentar la fragilidad económica sobre la que va a impactar la epidemia del coronavirus.

Respecto a las condiciones socioeconómicas de la población, la pobreza es uno de los factores más importantes que deben considerarse, pues permite estimar la capacidad de respuesta de la población mexicana ante la epidemia y sus consecuencias económicas: en 2018, 49.5% de la población, es decir, millones de personas, se encontraban en condiciones de pobreza o pobreza extrema (Coneval, 2018).

Resultado de imagen de CORONAVIRUS ENTRE LOS POBRES DE MEXICO

Otro factor es la desigualdad en el acceso a derechos sociales, de los cuales interesa destacar aquellos que tienen relación directa con las condiciones sanitarias en las cuales se enfrentará la contingencia (Coneval, 2018):

  • 20.2 millones de mexicanos no tienen acceso a servicios de salud.
  • 24.7 millones no cuenta con servicios básicos en su vivienda, y 13.8 millones no tenía condiciones mínimas de calidad y espacios.
  • 25.5 millones de personas no tienen acceso a una alimentación suficiente y adecuada.

A estas condiciones deben sumarse otras relacionadas con la situación laboral; en particular, destaca que en enero de 2020 la tasa de informalidad alcanzó 56% y la tasa de desocupación fue de 3.7% de la Población Económicamente Activa. En ambos casos se trata de personas sin acceso a servicios de salud.

Adicionalmente debe considerarse que el comportamiento demográfico de los últimos años y las estimaciones   de   población   para   2030   muestran   la   tendencia   de   la   sociedad   mexicana   al envejecimiento, por lo cual en este año la población de 65 años y más –es decir, la más susceptible de sufrir complicaciones graves una vez contraído el Covid-19– alcanzó 9.7 millones de personas (CONAPO, 2018). Un dato complementario lo aporta el Instituto Nacional de Geriatría (2016): más de un tercio de las personas mayores vive con, al menos, dos enfermedades crónicas, lo cual incrementa el riesgo de muerte por Covid-19.

No sólo la transición demográfica de México representa un riesgo para el impacto de la epidemia del coronavirus, sino también la transición epidemiológica (Murayama y Ruesga, 2016). Con ella se ha incrementado el número de personas que padecen enfermedades crónico-degenerativas, lo que aumenta la probabilidad de muerte o de complicaciones en el estado de salud de las personas que sufran el contagio del Covid-19, como es el caso de la población que padece diabetes, hipertensión, enfermedades del corazón, o de pacientes en curso o en recuperación de padecimientos oncológicos u otras enfermedades crónico-degenerativas.

Resultado de imagen de CORONAVIRUS ENTRE LOS POBRES DE MEXICO

Los flujos de migración internacional que pasan por territorio nacional rumbo a los Estados Unidos también significan un riesgo para la propagación del coronavirus. En su mayoría, se trata de personas de una elevada marginación que no tiene acceso a servicios sanitarios en su recorrido por el país y que están expuestos a las malas condiciones de alimentación e higiene durante su movilidad.

Asimismo, las condiciones de marginación de la población que habita viviendas con escases de bienes y servicios públicos como agua potable, drenaje y alcantarillado, o que viven en condiciones de hacinamiento y/o en zonas distantes a los servicios públicos de salud, se vuelven factores sociales que facilitan la propagación no sólo del coronavirus, sino de diversas enfermedades infecto- contagiosas.

La saturación y el estado de los servicios públicos para el transporte de pasajeros a nivel urbano, pueden representar un foco de propagación importante, si los recursos presupuestales, el personal y las acciones de mantenimiento no garantizan la higiene necesaria para los usuarios. El hacinamiento y la sobrecarga de pasajeros en el transporte urbano y conurbado evitan la sana distancia que conviene tener y es un desafío importante en caso de no tomar medidas de aislamiento y distanciamiento social, concluye el documento.

Modificado por última vez enSábado, 21 Marzo 2020 14:04
volver arriba

Seguimiento en vivo de Coronavirus

Pulsa aquí si no puedes visualizarlo (mapa elaborado por la Universidad Johns Hopkins.)

Martes, 31 Marzo 2020
01:41:09