Menu
AMLOVE empresarial

AMLOVE empresarial

La Costumbre del Poder L...

Oportunidad a Modo

Oportunidad a Modo

DE FRENTE Y DE PERFIL  R...

Vamos Para atrás: Carbón y Combustóleo, en Lugar de Viento y sol

Vamos Para atrás: Carbón y Combustó…

ÍNDICE POLÍTICO FRANCISC...

COVID-19: ¿El final del made in China?

COVID-19: ¿El final del made in Chi…

David López Cabia | e...

Las Reservas del Banxico Aumentaron 250 mdd en la Semana Concluida el 22 de Mayo

Las Reservas del Banxico Aumentaron…

Banco de México reportó a...

Diabetes y Obesidad en los Enfermos de Covid-19  Aumentan el Peligro de Muerte

Diabetes y Obesidad en los Enfermos…

Las personas con diabetes...

Repartirá el Gobierno 250 mdp de los Robados Entre Personal Médico Destacado en la lucha vs Covid-19

Repartirá el Gobierno 250 mdp de lo…

Recibe secretaria de Gobe...

Abrazar la tristeza: Las penas se disipan cuando aceptas lo que quieren decirte

Abrazar la tristeza: Las penas se d…

“Querer ser feliz todos l...

En campaña sin rubor

En campaña sin rubor

Entresemana MOISÉS SÁNCH...

Prev Next
Miércoles, 27 Mayo 2020
01:51:49

Madres ¿libres de culpa?

Madres ¿libres de culpa?

Libros de ayer y hoy

Teresa Gil

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 El último dato sobre violencia familiar en México, es de 46 mil 783 casos, en los primeros tres meses del 2020.  En un alto porcentaje esa violencia viene del sector masculino, pero hay datos que confirman la mano femenina, en el apoyo. La intervención  moral, etica y formativa de este sector se menciona poco. Los expertos que analizan los casos masculinos desde diversas disciplinas, señalan  al milenario sistema patriarcal, a religiones misóginas, a los diferentes sistemas económicos que han dominado al mundo  privilegiando al hombre, a la fuerza natural masculina que se ha impuesto, entre muchas.

 

La pregunta de aguafiestas que hago todos los años es  la misma en esta ocasión:, ¿que papel juegan las madres, las dadoras de hijos, las que los crían, las que los tienen a su vera durante los primeros años, en la violencia familiar y cual es el  porcentaje de su responsabilidad? Es una pregunta que no se atrevieron  a plantear y algunos la rechazaron, los grupos colectivos que se manifestaron en miles, el pasado 8 de marzo. La concepción sacrosanta de la madre se impone sobre la denuncia de feminicidios, de graves agresiones, de la necesidad de autocrítica, de la urgencia de enfrentar el problema en unidad de géneros. La idealización de un  concepto representado en vírgenes, no en mujeres procreadoras propiamente dichas, las estampas creativas de miles de mujeres que aparecen con  sus hijos en brazos y que son llamadas vírgenes, exhibe el también sacrosanto ideal de la pureza, lo intocable, que todavía se muestra en estas celebraciones del diez de mayo. La posición  de los sectores críticos – con excepciones notables de madres que luchan-, no tiene diferencia con el mandato dictatorial de los gobiernos priístas que exigían no tocar para nada a la madre. Confundir el respeto con la responsabilidad, ha sido uno de los atrasos.

 

EFECTO DEL COVID- 19:  DIEZ DE MAYO SIN ALHARACA COMERCIAL

Treparse en  los conceptos para sacar ganancia ha sido lo común. La emergencia frenó en muchos sentidos los alcances de la festividad maternal. El 10 de mayo en México, con fecha diferente en otros países, ha sido un día de jolgorio comercial, de regalos, de visitas a restaurantes, besos y abrazos. La fecha impone reglas; hay que guardar las formas. La grandes tiendas no hacen  rebajas en las bebidas fuertes. Se ponen en ofertas los vinitos, las mentas, las bebidas azucaradas, los chocolates, las lociones suaves, las blusitas rosadas. La aparición del otro integrante del festejo, el macho  mexicano, configura lo clásico de su descripción: va a ver a su mamacita, a la autora de sus días, le lleva los regalos también clásicos, según su nivel económico y el entorno familiar se complementa con  la actitud de los hijos, el reconocimiento humilde por un día, del recuerdo de la madre apapachadora, consecuente, selectiva para el hombre frente a las hijas mujeres,  mientras en los demás días puede llegar la violencia que se expresa en cifras, en el ocultamiento de una realidad que está a la vista y que por desgracia tiende a subir. Está en muchos casos el papel de la madre sumisa ante el  marido o el amante, omisa a los desmanes de ese hombre o de los hijos o parientes varones, que muchas veces son los  violadores incluso los asesinos de hijas o entenadas. Ellas mismas son a veces las víctimas. Y se ven madres que forcejean  a sus hijos como si fueran de oro  frente a  nueras,  novias o amigas. El sistema económico que privilegia un concepto para vender, la sociedad misma que lo acepta y oculta sus deficiencias,  los gobiernos  que quieren  llevar la fiesta en paz y muchas madres que  aceptan su papel y lo reproducen ,  ¿son todos ellos los culpables de la violencia familiar?  

 

INCONSISTENCIAS Y SILENCIO HACIA EL CONCEPTO MADRE, QUE NO AYUDAN

Con  la disculpa de ustedes publicaré de uno de mis libros, este relato  por el día de la madre:

 (Lo que lo no se dijo. Minis y otras pequeñeces, editora Groppe 2015, página 83).

INCONSISTENCIAS

La madrugada nebulosa, que se miraba con solo levantar la cortina de la sala, no le dijo nada sobre la petición  de aquel hombre que la había citado al amanecer. Una llamada a la puerta, le confirmó que su enviado había venido por ella y que tenía que enfrentarse a lo desconocido. A la habitación  oscura a la que entró después de recorrer buena parte de la ciudad, se llegaba por un estrecho pasillo también en penumbra y un  fuerte olor a resinas le hizo pensar  que estaba en el cuarto de un pintor. En efecto, por el reflejo que entraba de una ventana abierta, pudo ver cuadros, bocetos y esculturas. Un hombre alto, con el pelo largo, la miraba, mientras mantenía la mano derecha sobre un  libro en una pequeña mesa, cerca de la ventana. Al levantar la mano,  ella alcanzó a leer sobre el libro, un nombre que no le dijo nada: Gorki. El hombre se acercó y sin decir una palabra le movió el rostro hacia la ventana. La tenue luz se proyectaba en  su cara aún  hermosa, pero cubierta de arrugas y el hombre calibraba el efecto de la luz mortecina y la niebla reinante plasmadas sobre un rostro de mujer madura. Con mano suave, el hombre le recorrió las mejillas y examinó sus cabellos recogidos en  la nuca; luego la observó de lejos y por un momento pareció estar satisfecho. No obstante, dio un suspiro de desaliento y se dirigió a la mesita. La mujer vio como tomaba un sobre y se acercaba con  él. “Mi paga”, pensó. El hombre se volvió entonces a su enviado y con  una voz de murmullo que estaba acorde con la habitación  en  penumbra, le dijo algo que ella apenas alcanzó a percibir:

--Es lo que más se acerca  a lo que quiero. Pero no es la modelo exacta que yo he imaginado para La Madre.

volver arriba

El crack del 29 y la Gran Depresión

Seguimiento en vivo de Coronavirus

Pulsa aquí si no puedes visualizarlo (mapa elaborado por la Universidad Johns Hopkins.)