Menu
El Déficit Comercial de Agosto Menor en 461 mdd; Banxico e INEGI

El Déficit Comercial de Agosto Meno…

Un saldo negativo de 5 mi...

OCS: Tres Letras que Tenemos que Aprender

OCS: Tres Letras que Tenemos que Ap…

BUHEDERA – GUILLERMO FÁRB...

Dictamen de Vargas a favor de Américo

Dictamen de Vargas a favor de Améri…

HÉCTOR MOCTEZUMA DE LEÓN ...

Ayotzinapa fue el Tlatelolco del PRD de Los Chuchos

Ayotzinapa fue el Tlatelolco del PR…

Carlos Ramírez H. | Indic...

El reto de Morena

El reto de Morena

AUNQUE PESE   Salvador ...

El reto de Morena

El reto de Morena

AUNQUE PESE   Salvador ...

La Quinta es la Vencida

La Quinta es la Vencida

DE FRENTE Y DE PERFIL   ...

EU terminará el año con una tasa bancaria de 4.50%.

EU terminará el año con una tasa ba…

LOS CAPITALES   EDGAR G...

Vienen más alzas en tasas de interés en México

Vienen más alzas en tasas de interé…

Alejandra Sota * Cuauhtém...

AYOTZINAPA.  El Ejército juzgado y ¿el viejo poder civil?

AYOTZINAPA. El Ejército juzgado y …

Libros de ayer y hoy Ter...

Prev Next
Martes, 27 Septiembre 2022
20:41:47

EU saca a China de su zona de confort

EU saca a China de su zona de confort

POR LA ESPIRAL

Claudia Luna Palencia

@claudialunapale

 

 

Trump vuelve a la escena política de su país más fuerte que nunca azuzando el demonio al que más temen los estadounidenses: convertirse en Cuba o en Venezuela y perder su poderío como potencia imperialista. Biden está más obligado que nunca a jugar el minado ajedrez geopolítico para evitar el descalabro legislativo en noviembre próximo; por lo pronto, Nancy Pelosi, ha orillado a China a salir de su zona de confort.

 

 

Mientras la inflación sube 9.1%, la más alta en cuatro décadas en Estados Unidos, la popularidad de un Biden momificado busca suavizar su caída libre: según la más reciente encuesta de Ipsos, difundida por Reuters, Biden logró aumentar un punto porcentual su índice de aprobación pública previo al viaje de Pelosi por Asia.

Se ha situado en un 38% y es la segunda semana que en vez de caer empieza a subir marginalmente; aunque falta  mucho por mejorar y por convencer porque el 57% de los norteamericanos desaprueban la gestión laboral de Biden.

Pelosi quiere evitar el descalabro demócrata en  las próximas legislativas del 1 de noviembre y perder el control que su partido ostenta en ambas cámaras: en la de Representantes  posee la mayoría con 220 legisladores y en el Senado aunque hay empate (50 senadores republicanos y 50 demócratas) se cuenta con el voto de calidad –para el desempate– de la vicepresidenta Kamala Harris que es además presidenta del Senado.

Hay un interés electoral en Biden y en general en los demócratas sabiendo que el único punto de comunión con los republicanos tiene que ver con minar la capacidad de China y luchar contra el terrorismo; otro golpe de efecto favorable para la Casa Blanca es el reciente asesinato con un dron del buscadísimo terrorista Ayman al Zawahiri.

La inteligencia estadounidense llevaba cazándolo desde los atentados del 11 de septiembre de 2001, su nombre se puso en la lista de cerebros detrás de los lamentables hechos, junto a  Osama bin Laden. Es más, el egipcio ocupó el puesto de liderazgo en Al Qaeda, tras el asesinato de Bin Laden a manos de una tropa de élite estadounidense en 2011.

Al Zawahiri murió porque un dron le disparó dos misiles Hellfire mientras salía a la terraza de su casa en Kabul, Afganistán. El propio Biden lo confirmó ante la prensa en la Casa Blanca y celebró que ningún militar de su país hubiese perdido la vida en esta maniobra “impecable” que él mismo siguió  sentado cómodamente desde el mando de operaciones del Pentágono.

 A COLACIÓN

Rusia reaccionó como se esperaba. De hecho, desde febrero pasado, unos días previos a la invasión de las tropas rusas a Ucrania (24 de febrero) el dictador ruso, Vladimir Putin, se reunió con su homólogo chino Xi Jinping, en el marco de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno y aprovecharon la ocasión para signar la Declaración conjunta de la Federación Rusa y la República Popular China sobre las relaciones internacionales que ingresan a una nueva era y el desarrollo sostenible global.

El documento al que he tenido acceso señala que las partes están “muy preocupadas” por los serios desafíos de seguridad internacional y creen que los destinos de todas las naciones están interconectados.

“La parte rusa reafirma su apoyo al principio de Una China, confirma que Taiwán es una parte inalienable de China y se opone a cualquier forma de independencia de Taiwán”, señala el texto.

Otra parte del documento  indica que: “Rusia y China se oponen a los intentos de fuerzas externas de socavar la seguridad y la estabilidad en sus regiones adyacentes comunes, tienen la intención de contrarrestar la interferencia de fuerzas externas en los asuntos internos de los países soberanos bajo cualquier pretexto, se oponen a las revoluciones de color y aumentarán la cooperación en las áreas antes mencionadas”.

En los últimos días, el mandatario Biden ha declarado estar dispuesto a negociar con el Kremlin un nuevo tratado nuclear en lugar del START III cuya vigencia finalizará en 2026.

En una primera respuesta Rusia se negó.  No obstante,  días después Dmitri Peskov, portavoz del Kremlin, dijo que Moscú ha hablado “en reiteradas ocasiones” sobre la necesidad de iniciar cuanto antes dichas negociaciones ya que queda poco tiempo. Y pidió respeto mutuo.

La política del palo y de la zanahoria recurrentemente utilizada  desde Washington para hacerle sentir al resto del mundo su imperialismo podría estar llegando a su fin.

Con Rusia, su antagonismo es más militar y geopolítico, porque luego suelen confrontarse indirectamente al abanderar causas contrarias en los conflictos de otros países, léase el caso de Siria.

Pero con China, la obsesión es otra y tiene que ver con el poderío económico. Ninguna de las  poderosas  multinacionales norteamericanas está dispuesta a ceder espacio a sus contrapartes chinas… desde 2001, la CIA y todos los análisis estratégicos,  esgrimen que China en 2030 ocupará el espacio económico de Estados Unidos. Y eso es ya en sí mismo una declaración de guerra para la Casa Blanca. Por eso, Estados Unidos está haciendo todo lo que tiene entre sus manos para sacar a Beijing de su zona de confort y para meterle un traspiés, tras de otro, para no perder su influencia económica en el mundo. Los demás somos daños colaterales.

volver arriba

.Bailar chicharras cuento infantil oaxaqueño contado en español con subtitulos en lengua Maya.

Síndrome del impostor, afecta al 70% de la población: ¿de qué se trata? - UNAM Global