Logo
Imprimir esta página

Incendia ALDF debate por Ley de Amnistía

Incendia ALDF debate por Ley de Amnistía
  • Enfrentamiento frontal entre PRD y Morena olvida a ciudadanos

Guillermo Pimentel Balderas

Parecía que la Sesión legislativa local de este día sería tan aburrida como las demás, pero la calentaron perredistas y morenistas, principalmente, por una Ley de Amnistía, que se regresó a la congeladora como moción suspensiva, que presentó el PRD.

 

Luciano Jimeno Huanosta, del Partido Humanista, fue quien dio el chispazo al señalar que en la Comisión de Derechos Humanos, que preside, se asumía una conducta institucional y no de partido, remató al decir que la lucha de la libertad de expresión no es una prerrogativa de las izquierdas, y acusó a los perredistas de querer mandar la iniciativa de Ley de Amnistía a la congeladora.

Jimeno Huanosta se encabrito contra los que se pronunciaron para retener la propuesta de Ley, y subrayó que “es más honroso discutirla y no seguir retundiéndola”.

Entonces, sube a tribuna el “Joven Maravilla”, Ivan Testa e increpa a Jimeno Huanosta y le dijo que solo quiere darle claridad a sus ocurrencias, pues no están en contra de la Ley de Amnistía sino de los errores del Dictamen, que tiene imprecisiones. Y, también arremetió contra otros más que “ofendieron” al perredismo y al jefe de Gobierno local.

También, Elizabeth Mateos, subió a defender las causas perredistas e insistió que que la Ciudad de México es de libertades y de justicia, y Mauricio Toledo, con su verbo barato, se puso la casaca parlamentaria y le dijo al PRI –que se ofendió porque tocaron a sus ex gobernantes-, que “cada quien se hace responsable de los dichos y de los hechos”, o sea de las opiniones personales de cada diputado; al parecer por lo que dijo al respecto Raúl Flores, que al parecer lo reprendió –después- Leonel Luna por criticar a uno de sus aliados, y por eso mandó a Toledo al ruedo.

Toledo pidió –al igual que Mateos- serenidad y dijo que a todos conviene trabajar en conjunto, y que es un asunto técnico y no político el debate por la Ley de Amnistía. Sugirió mente fría y respeto, a los legisladores.

El que –sin pedirlo- logró la atención de la Asamblea fue César Cravioto, coordinador de los morenistas, quien acusó que hay mano oscura de Miguel Ángel Mancera detrás de la moción suspensiva presentada por el PRD y que se aprobó en el pleno con los votos del Sol Azteca, del PRI y el PAN, principalmente.

“La mano oscura del Jefe de Gobierno y del Consejero Jurídico –Manuel Grandes-están detrás de esta moción, porque no quieren que esta ley se apruebe”, dijo en tribuna.

Denunció a Manuel Granados de querer torcer la ley al conminarlos a que busquen argumentos, salidas, para quien hoy está en la cárcel o para quien hoy todavía está librando procesos. “Ahí sí quieren torcer la ley, para que puedan salir en lo oscurito”. Sin embargo, aclaró, los presos políticos de esta ciudad no quieren salir de esa manera, quieren salir con la cabeza en alto porque no cometieron ningún delito.

Además, Cravioto, aprovecho la tribuna para reclamar al Verde –PVEM-, presidente de la Mesa Directiva, Xavier López Adame, por impedir la entrada al recinto legislativo a familiares de presos y madres de desaparecidos de Ayotzinapa, para que presenciaran el debate del dictamen. Y, en cambio, permitió el acceso de mascotas al Recinto Legislativo y que “juguetonamente” se tomaron la foto con los perros los panistas, priistas y perredistas.

En forma enérgica, Cravioto subrayó que “con la Ley de Amnistía buscamos justicia para las víctimas privadas de su libertad injustamente, pero sobre todo, garantizar que estas acciones no se vuelvan a repetir”.

Acusó directamente al gobierno de la ciudad de dar línea al PRD en la Asamblea Legislativa para congelar la Ley de Amnistía que sería votada por el Pleno de la Asamblea. Dejo en claro que la mano oscura del Gobierno de la ciudad está detrás de la moción suspensiva presentada por el PRD para detener la discusión de este dictamen.

El legislador llamó al Pleno a estar a la altura de la oportunidad histórica de acreditar la soberanía de esta Asamblea y defender su facultad de emitir una norma legal, del ámbito de responsabilidad, frente al intento injerencista que claramente pretende violentar la separación de poderes en esta ciudad.

Al posicionar contra la moción suspensiva, aseguró que su grupo parlamentario no está encaprichado con la Ley de Amnistía; lo que buscamos, agregó, es justicia para las víctimas privadas de su libertad injustamente, pero sobre todo, garantizar que estas acciones no se vuelvan a repetir.

Insistió en descalificar que en esta Asamblea Legislativa se vuelva a criminalizar a quienes fueron víctimas y ni siquiera se les haya permitido el acceso a este parlamento abierto. Ello, a pesar que minutos antes se autorizó la entrada de mascotas al Recinto Legislativo.

Reconoció la congruencia del presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la ALDF, Luciano Jimeno Huanosta, por un trabajo impecable en la discusión y por no politizar un tema, ante la absurda pretensión de imponer una moción suspensiva sin fundamentos.

Cravioto Romero pidió pruebas de que Fernando Sotelo, Jesse Alejandro Montaño, Abraham Cortés y Fernando Bárcenas son culpables; también que mintió la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal al emitir seis recomendaciones que documentan un cúmulo de violaciones a los derechos humanos en el marco de manifestaciones y marchas entre 2012 y 2015.

Exhortó al Gobierno de la ciudad a desistirse en estos casos y en todos los que pretendía amparar esta iniciativa. Es momento de que el jefe de Gobierno demuestre su voluntad política y que la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal se desista para que los presos políticos y todos los que están en proceso, obtengan su libertad.

A los diputados que dicen militar en la izquierda, les recordó los casos Raúl Álvarez Garín y Heberto Castillo y deseó que todavía estén en su memoria y espíritu.

Por su parte, la diputada Citlalli Hernández Mora pidió a los legisladores actuar de manera libre y autónoma y no hacerle el juego a un Ejecutivo que está atemorizado por asumir la culpa que tiene en la represión y violación de los derechos humanos de los capitalinos. 

En tanto, su compañero de bancada, José Alfonso Suárez del Real y Aguilera calificó a la moción suspensiva como un insulto al trabajo serio y comprometido de los legisladores de la Comisión de Derechos Humanos de la ALDF. Pero, agregó, es más insultante para quienes esperan este proceso de reconciliación que la ciudad requiere.

Modificado por última vez enJueves, 27 Octubre 2016 20:58

Artículos relacionados (por etiqueta)

Lo último de Redacción

Análisis a Fondo Diario © Todos los derechos reservados. Hosteado por Cike Hosting OTM Armonia Rafting .