Menu
55% de Familias con Empleo Formal y Salario Remunerador

55% de Familias con Empleo Formal y…

CARLOS RAMÍREZ / INDICADO...

Semáforo Obligatorio, en Tiempo de Cigarras y de Avispones Rebeldes

Semáforo Obligatorio, en Tiempo de …

Libro de ayer y hoy  Ter...

Moral y Enfermedad

Moral y Enfermedad

La Costumbre del Poder *...

Energías renovables Serían Soberanía Energética de México

Energías renovables Serían Soberaní…

DE NORTE A SUR Abigail A...

Marcelo Ebrard y la Izquierda Ficticia

Marcelo Ebrard y la Izquierda Ficti…

La Contracolumna JOSÉ MA...

¿Chiflados o Vividores?

¿Chiflados o Vividores?

 ¿CHIFLADOS O VIVIDORES? ...

¿No que no sonabas, pistolita?

¿No que no sonabas, pistolita?

Colaboración Exclusiva M...

Continúa la Recuperación del Peso en su Paridad Cambiaria

Continúa la Recuperación del Peso e…

LOS CAPITALES ÉDGAR GONZ...

Prev Next
Miércoles, 27 Mayo 2020
16:56:53

¿Por qué Slim odia a Obrador?

¿Por qué Slim odia a Obrador?

JOSÉ MARTÍNEZ M. 

La relación entre el hombre más rico de México y el Presidente más popular es una ficción. Carlos Slim y Andrés Manuel López Obrador se odian.

 

“Yo lo respeto y admiro”, ha dicho en un par de ocasiones Obrador. Pero como dice el refrán: ‘a las palabras se las lleva el viento’.

En la relación entre ambos, los hechos por el contrario hablan por sí solos.

No es fortuito que Obrador haya puesto a Slim en el primer lugar de la lista de la Mafia del Poder como se constata en el libro escrito por el tabasqueño bajo el título de La mafia que se adueñó de México y el 2012. 

En 2010, cuando Obrador publicó dicho libro fungía (es un decir) como el “Presidente Legítimo”. Ese mismo año, la revista Forbes le colocaba a Slim por primera vez la corona como el hombre más rico del mundo. Slim era poseedor de una fortuna (53 mil 500 millones de dólares). 

Veinte años atrás (1990), el presidente Carlos Salinas de Gortari le había entregado a Slim la Concesión de Teléfonos de México, con la que el magnate se enriqueció vulgarmente. Ahí surgió la mítica relación del “Carlos and Charlie´s”. 

Obrador apoyó desde el principio al ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas en las denuncias que éste presentó tanto en la PGR, la Suprema Corte y el Congreso de la Unión en contra de Salinas y sus beneficiarios por lucrar ilícitamente con el patrimonio nacional por lo que se exigía que el entonces presidente de México debía ser sometido a juicio político por el delito de traición a la patria. 

Si Obrador odia a alguien en su vida, es a Salinas. De ahí, el menosprecio de Obrador por Slim y el odio de éste hacia el tabasqueño. 

Quienes consideran que la relación actual entre Obrador y Slim está ‘a partir un piñón’ y que las críticas a su falsa “reconciliación” son simples ‘pelillos a la mar’, están equivocados. En el fondo, ambos se odian y se repelen, pero se necesitan. 

Slim hizo todo lo posible por apoyar al PRI en las elecciones presidenciales de 2018, la pregunta es ¿a cambió de qué? 

La respuesta es muy simple: Slim y Peña Nieto negociaron en lo ‘oscurito’. Peña ordenó que se le renovara a Slim la Concesión de Telmex por otros 30 años, es decir se amplió hasta el año 2056. En eso consistió el trato. 

Justamente se le renovó a Slim el título de la Concesión en 2016, aun cuando Salinas la había autorizado hasta el año 2026. 

Slim tenía informes del llamado “malhumor social” provocado por tanta corrupción e ineptitud en el gobierno de Peña y cómo Obrador estaba capitalizando el descontento social. Slim se la jugó apoyando al candidato “externo” del PRI, José Antonio Meade, pero ya tenía en la bolsa la renovación de la Concesión de Telmex. Así que perdiera el PRI o ganara el candidato de Morena, Slim por cualquier lado resultaría vencedor bajo el principio de ‘ganar perdiendo, perder ganando’.

Aun antes del triunfo de Obrador comenzó una lucha de poderes. 

Una vez en el poder Obrador y Slim comenzaron a jugar a las vencidas. El reto es demostrar quién tiene más fuerzas. En este enfrentamiento el tabasqueño ha mostrado de qué están hechos sus músculos.

Uno representa el poder político, el otro el poder económico.

Los adversarios de Obrador esperan su derrota y ver convertida en cenizas su proyecto bajo señalamientos de que está hundiendo en la ruina a grandes empresas y a millones de ciudadanos. Los seguidores de Slim son los que glorifican el dinero, los dueños de los imponentes rascacielos que temen una crisis financiera sin precedentes con Obrador a quien desde un principio los empresarios vieron un ave de mal agüero.

En sus respectivos ámbitos ambos personajes atraen los reflectores, a una muchedumbre de periodistas y fotógrafos con las cámaras listas, cual paparazzis en espera del vencedor. Hasta ahora, Obrador va ganando la partida.

Personalmente Slim y Obrador se conocieron en el año 2000, cuando el escritor Héctor Aguilar Camín los presentó. Obrador emprendía sus primeros pasos como Jefe de Gobierno de la Ciudad de México. 

A partir de entonces llevaron una relación más o menos complicada. Pero en 2010, Obrador en su libro La mafia que se adueñó de México, se refería a Slim y a los principales empresarios del país como unos pillos. 

Para Obrador los empresarios eran unos vándalos, unos saqueadores sin principios, cuya única motivación es la codicia desmedida, que con tal de acumular riquezas han conducido al pueblo de México al sufrimiento. 

Si en México hay inseguridad y el crimen organizado ha desatado la violencia, los empresarios tienen la culpa por no invertir. 

Si el estado de la educación pública deja mucho que desear, es culpa de los empresarios, que han propiciado esa situación para suprimir la movilidad social. 

Si el campo padece falta de inversión es porque los empresarios prefieren que México importe los alimentos que consume. 

Todos los males del país tienen su origen en los grandes empresarios. 

Ellos son los dueños de México. El presidente, su empleado. 

Ellos dominaban a los partidos, a los legisladores, a la Suprema Corte de Justicia, a todas las instituciones, a la gran mayoría de los medios de comunicación. 

Según Obrador con su llegada al poder, todo eso se acabó. Los mexicanos son felices y los empresarios se volvieron buenos y algunos de ellos ahora son parte de sus “asesores económicos”. Entre ellos: Ricardo Salinas Pliego, Bernardo Gómez, Olegario Vázquez Aldir, Carlos Hank González, Daniel Chávez, Miguel Rincón Arredondo, Miguel Alemán Magnani y Sergio Gutiérrez Muguerza. 

La pugna Obrador – Slim se resume hasta ahora en tres puntos: el pleito por la cancelación del aeropuerto de Texcoco, la construcción de los gasoductos y el sistema de Internet.

En los dos primeros (aeropuerto y los gasoductos) el gran perdedor fue Slim. Esas historias ya las sabemos y hasta nos aburren.

En cuanto al Internet ambos personajes volvieron a chocar.

Inicialmente el gobierno de Obrador ofreció al sector privado una red de 50 mil kilómetros de fibra óptica de la CFE para brindar el servicio de Internet en todo el país.

Ninguna compañía participó en la licitación.

Carlos Slim, quien es el mayor proveedor de telecomunicaciones en el país no se quedó callado. En un tono molesto respondió al comentario de Obrador.

“Se deben tener redes de comunicación avanzada de última generación y de muy alta penetración poblacional y territorial. Es fundamental y eso no necesariamente tiene que ser con cablecitos y fibra óptica”.

Ante el desdén y la frialdad del magnate de las telecomunicaciones, el presidente Obrador lanzó una pregunta: “¿Saben cuánto territorio del país está comunicado por Internet? Sólo 20 por ciento”.

Obrador volvió a la carga contra Slim.

“Como a las empresas no les resulta rentable, no dan el servicio en los pueblos apartados”. Molestó Obrador continuó con sus puyas.

“Háganse a un lado porque ahora el gobierno va a tener a su empresa para comunicar con Internet a todos los mexicanos”.

Obrador tiene una carta fuerte bajo la manga y la puede usar cuando se le pegue su regalada gana para atacar Slim en caso de que fuese necesario: la expropiación del Título de Concesión de Telmex porque la compañía de Slim ha incumplido con los acuerdos establecidos en dicho título de concesión al haberse negado a participar en la ampliación del servicio de Internet para comunicar al restante 80 por ciento de la población que acrece de ese elemental servicio, que ahora el Estado brindará a través de la CFE.

En el año 2023 deberá hacerse una revisión al Título de la Concesión de Telmex y López Obrador tendrá la oportunidad de seguir los mismos pasos de Salinas o pasar a la historia como el Presidente que desafió a uno de los hombres más ricos y poderosos del mundo que hizo su mega fortuna a partir de la explotación comercial de Telmex.

Basta un dato: en 1991, tan sólo en el primer año al frente de Telmex, Slim obtuvo ganancias suficientes como para haber comprado los cinco principales bancos del país. Las utilidades de Telmex en ese primer año fueron cercanas a los 8 billones de pesos.

volver arriba

El crack del 29 y la Gran Depresión

Seguimiento en vivo de Coronavirus

Pulsa aquí si no puedes visualizarlo (mapa elaborado por la Universidad Johns Hopkins.)