Menu
Punto para México y Centroamérica: cómo el tráfico ilegal de armas se ha colado en la agenda estadounidense

Punto para México y Centroamérica: …

Javier Buenrostro || ht...

Septiembre, mes de la “Familia Burrón”

Septiembre, mes de la “Familia Burr…

Nuevas generaciones deb...

(VIDEO) El fiscal anticorrupción de Veracruz también debe irse

(VIDEO) El fiscal anticorrupción de…

Sep 13, 2019 | Destacad...

Universidad del Pueblo Trabajador de Nezahualcóyotl, “brazo que lucha y espíritu que crea”

Universidad del Pueblo Trabajador d…

Guillermo Pimentel Balder...

ESPECIAL: Flujo de migrantes a Ciudad Juárez baja por más control migratorio de México

ESPECIAL: Flujo de migrantes a Ciud…

Spanish. xinhuanet. com...

¿Fracasa la cruzada antichina? El déficit presupuestario de EU supera el billón de dólares

¿Fracasa la cruzada antichina? El d…

El déficit presupuestar...

Cae 9.7% el mercado automotriz mexicano

Cae 9.7% el mercado automotriz mexi…

LOS CAPITALES EDGAR GONZ...

¡Ya dejen a Mireles en paz!

¡Ya dejen a Mireles en paz!

Balconeando Francisco ...

Se acabarán los contratos de protección dominados por el empleador, dijo Napo en la AFL-CIO

Se acabarán los contratos de protec…

Chicago.- El dirigente de...

Prev Next
Domingo, 15 Septiembre 2019
13:03:43

Protesta, ira y diamantina

Protesta, ira y diamantina
La protesta en el Metrobús Insurgentes de la noche del 16 de agosto donde llovió diamantina en color morado y rosa por todos lados, como parte de la protesta #NoNosCuidanNosViolan, subió de tono de manera abrupta y los manifestantes desataron su ira y rabia contra todo lo que se les atravesaba.


Fue una tarde noche donde imperó el enojo y la marcha feminista alzó la voz como nunca antes lo habían hecho, algunos y algunas se taparon el rostro con pañuelos y mantas, pero el común denominador era lanzar diamantina y de esta manera dejar su marca morada o rosa.

 



Texto: Agustín Lozano 
Fotos: Isaías Hernández  || Notimex





En la estación de policía “Florencia” fue objeto de innumerables pintas y las palabras más utilizadas fueron “violadores” y “cerdos”, los cuales remarcaron en diferentes colores.







Antes de llegar a la glorieta de Insurgentes los manifestantes detectaron a un numeroso grupo de agentes de Tránsito en su mayoría mujeres, quienes en un principio intentaban desfogar el tráfico vehicular.







Los elementos de Tránsito fueron acorralados y al grito de “violadores” los fueron copando al tal grado que los oficiales se replegaron contra la pared y fue allí donde recibieron una lluvia de insultos, diamantina morada y fueron rociados con pintura en aerosol de diferentes colores.







El fuego también se hizo presente durante esta marcha, y varios participantes quienes vestían de negro pintaron palabras y posteriormente las rociaron con combustible para después arrimarles un cerrillo encendido.



Fue en ese momento cuando se respiró un ambiente de enojo y la ira se apoderó de la muchedumbre, los gritos de justica fueron cada vez más fuertes, y la gente corría de un lado a otro tratando de atrapar a los golpeadores.

 





Cuando el grupo de feministas llegó al Metrobús Insurgentes las cosas se salieron de control, comenzaron a vandalizar la estación, hicieron pintas y dejaron su marca con grafitti en casi todas las paredes.







La intervención de los cuerpos policiacos brilló por su ausencia, las autoridades de la Ciudad de México reconcentraron a todos sus uniformados, y los conminaron a mantenerse al margen de la marcha.







Cuando los rayos del sol desaparecieron, una turba se apoderó de la estación del Metrobús Insurgentes y tras pintarrajear los muros y lanzar diamantina al aire, la marcha que en todo momento fue pacífica se descontroló.







Comenzaron a romper cristales y mamparas, lanzaron todo tipo de objetos desde piedras, maderas y hasta extintores, destrozando la mayoría de los anuncios luminosos, mientras tanto cerca de la estación se suscitaron agresiones físicas, puñetazos e insultos.







Fue en ese momento cuando se respiró un ambiente de enojo y la ira se apoderó de la muchedumbre, los gritos de justica fueron cada vez más fuertes, y la gente corría de un lado a otro tratando de atrapar a los golpeadores.





Modificado por última vez enSábado, 17 Agosto 2019 19:59
volver arriba
Domingo, 15 Septiembre 2019
13:03:43