CHRISTOPHER SHERMAN

 

Today

 

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Tras años de amenazas y ataques que Cándido Ríos achacó a un alcalde local enojado por sus informaciones, la casa del periodista, en el estado mexicano con más reporteros asesinados, estaba rodeada por una cerca coronada por rollos de alambre de espino y rodeada por media docena de cámaras de seguridad que controlaba desde las pantallas de su sala de estar.